Espectáculos

"Volviendo a casa": tocante documental

Sencillo, melancólico y de conmovedor desenlace, así es el nuevo documental de Ricardo Preve, un argentino de buen corazón a quien le debemos “Chagas: un mal escondido”, “Esperanza Means Hope”, “Niños momia: sacrificados en Salta” y otros trabajos que habitualmente hace para National Geographic, Discovery, Al Jazeera y medios similares. El que ahora vemos remite a una historia lejana, que quizás impulsó el “Uomini sul fondo” de Francesco De Robertis (1941), pero que nos toca de cerca.

Es que en 1940, a poco de iniciada la guerra, un submarino italiano se hundió por desperfectos en el Mar Rojo. Sus 45 tripulantes lograron salvarse en un mísero islote, a 300 kilómetros de la costa. ¿Los encontrarían sus compatriotas o sus enemigos? Al fin, volvieron a la patria. Pero uno de ellos recién volvió el año pasado, y hoy descansa junto a su madre, que lo esperó hasta 1978.

“Volviendo a casa” reúne a los sobrevivientes, viaja hasta el islote, encuentra los restos del submarino hundido a 60 metros, y la tumba de arena del infortunado, al que identifica con un antropólogo forense, y acompaña esa vuelta a casa, desde la sede de gobierno de Khartum hasta el cementerio de un pequeño pueblito del Piamonte. Se insertan, para mayor ilustración, algunas escenas ficcionales. Al comienzo, en un estudio de Munro, donde Graciela Fraguglia reconstruyó a escala natural varias partes de la nave. Luego, otras escenas filmadas en la Laguna del Medio y las dunas de Claromecó, que según el autor son similares a las de Eritrea, pero más tranquilas. Tocantes, las dedicatorias finales, a los marinos italianos muertos en el mar, y a los nuestros, del ARA San Juan, y otra más íntima, a la memoria de la propia hija del autor. Coherentemente, el preestreno de esta película fue anteayer, en el Museo del Mar.

P.S.

“Volviendo a casa/ Tornando a casa” (It.-Arg., 2019); Dir.: R. Preve; documental.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario