Mundo

¿Vuelve el "período especial" a la isla?

El gobierno nunció que habrá apagones programados para paliar la falta de combustible. Afirma que las limitaciones durarán un mes pero los cubanos temen otra etapa de penurias como la que ocurrió en la década de 1990.

La Habana - El Gobierno cubano comenzará a aplicar una serie de medidas para enfrentar la crisis de petróleo, entre ellas apagones programados, que surgen a partir de los efectos de la política de bloqueo que está aplicando EE.UU. contra la isla.

“¿Preocupada?, aterrada. Cuando se anuncian medidas de este tipo, el cubano se eriza de los pies a la cabeza, porque resulta inevitable que evoques los días negros y muy tristes del período especial (crisis económica de los 90)”, declaró Katia Morfa, de 36 años, que madrugó para que su pequeña Lucía (7) llegara temprano a la escuela.

Morfa estudió Comunicación Social, pero trabaja como camarera en una cafetería privada, lo que le permite obtener mayores ingresos. Su rutina de llevar a la niña a la escuela, distante unos 2 km de su casa, se ha complicado esta semana por la falta de transporte público en La Habana.

Explicando las causas de este empeoramiento, el presidente Miguel Díaz-Canel llamó la noche del miércoles en la televisión a una mayor “austeridad y ahorro” ante una crisis “coyuntural” de combustible que se mantendrá hasta finales de mes.

Díaz-Canel culpó de esta crisis al embargo que Estados Unidos aplica contra la isla desde 1962 y que la administración de Donald Trump ha recrudecido con nuevas sanciones, tras considerar que la isla es el sostén de Nicolás Maduro en Venezuela.

Inmediatamente después de su comparecencia, muchos cubanos se apresuraron a abastecerse de combustible. En las estaciones de servicio de la capital cubana se apreciaban ayer largas filas, al igual que en las paradas de ómnibus. En la calle, las medidas eran la comidilla.

Reiterando que el país está en mejores condiciones que antaño para enfrentar una situación de crisis, y exhortando a encarar la actual situación “sin sustos ni miedos”, Díaz-Canel trató de alejar el fantasma de la crisis de los años 90 generada por la caída del bloque comunista soviético y cuya crudeza dejó un trauma en la memoria de los cubanos. ¿Pero lo logró?

“Ojalá esto sea así, coyuntural, porque él (Díaz-Canel) está haciendo lo mejor que puede, pero hay muchas cosas que no dependen de sus buenos deseos”, dice Vicenta Crespo, de 63 años, que tiene un puesto de venta de café y cigarrillos en La Habana Vieja.

Cuba tiene que importar el 60% del combustible que consume, alrededor de 9 millones de toneladas anuales, y produce el 40% a partir de un petróleo muy pesado que destina fundamentalmente a la generación de electricidad. Venezuela es su principal aliado económico y político, y su principal suministrador de petróleo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario