Edición Impresa

Vuelven a seducir las inversiones en pesos

Por incipiente calma en el dólar y mejor clima externo. Plazos fijos con tasas de hasta el 52%, bonos y letras ajustables por inflación o el título que indexa por la tasa de Leliq, en el radar de los asesores financieros.

El peso argentino fue la mejor moneda del mundo en la última semana. Terminó en el primer peldaño del podio, recuperando 3,3% frente al dólar. Todo en un contexto más favorable para los mercados emergentes, en el que esta vez la Argentina se destacó del resto y recobran atractivo las inversiones en moneda local.

Subieron fuerte los ADR de las acciones que cotizan en Nueva York, con picos del 10% en los papeles bancarios, un 6% en las energéticas y más del 20% en Mercado Libre, la e-Bay latinoamericana, como la llaman en Wall Street. El S&P Merval acompañó con un alza del 8,4% en la semana y el ETF que sigue la marcha del equity argentino (ARGT) finalizó con una mejora del 8,6%, más de 7 veces el promedio de emergentes (EEM) y de Brasil (EWZ).

Pero también revivieron los títulos públicos, aunque se nota un mayor apetito de los inversores por la deuda privada. La recuperación de los bonos soberanos se dio en toda la curva “hard dollar”, pero particularmente en el tramo corto, en el Bonar 2020 (+3,3%) y el 2024 (+5,0%). Los rendimientos de estos papeles, que habían superado el 22% anual sobre fines de abril, quedaron apenas por encima del 17,5%.

El Bonar 2024 cortó cupón el viernes y mañana paga la primera amortización de 16,66% más la renta semestral: en total aproximadamente 20% de los u$s19.622 millones emitidos en 2014, u$s4.100 millones. La Secretaría de Finanzas intentará que parte de esas divisas vuelvan a reinvertirse en títulos y entre hoy y mañana subastará dos letras (ver nota aparte).

Los plazos se acortaron y ahora la atención estará puesta no solo en la predisposición de los inversores a renovar colocaciones más allá de la fecha en que se definen las candidaturas presidenciales, sino también qué porción del pago del Bonar 2024 será reinvertido en ese mismo título, en otras alternativas en moneda dura, si salen del radar o si el incipiente mejor clima global tienta a una apuesta a los pesos, al menos por espacio de 60 días.

Parte de la calma cambiaria se debe que el Banco Central logró vía libre del FMI para vender dólares dentro de la zona de no intervención, que ahora se volvió irrelevante. Los u$s250 millones diarios que vendería si la cotización llegaba a $51,45 ahora los puede vender en cualquier momento. Pero también ayudó la decisión unánime de la Reserva Federal, de mantener sin cambios la tasa de interés estadounidense, bajo el argumento de la solidez con que evoluciona la economía, tanto en crecimiento como en los indicadores de empleo e inflación. Tasas bajas juegan a favor tanto de las acciones en Wall Street como de los mercados emergentes.

Probablemente la fuerte reacción de los ADR argentinos se deba en parte a la confirmación de MSCI de incluir a la Argentina en el índice de Emergentes. Eso está previsto para el 28 de este mes, pero antes, el lunes próximo se dará a conocer la composición final del indicador. En otras, palabras, las acciones y ADR que serán incorporados. Según los trascendidos, la lista incluye a 3 bancos; 3 energéticas; una IT; una de comunicaciones; una cementera; un holding con inversiones en infraestructura, energía, IT y finanzas; una agencia de viajes y una empresa de comidas rápidas. En el “small cap” se incluirían una firma de transporte de energía, una agropecuaria y otra cuyo core business está en los bienes raíces.

Aquellos inversores que confían en que persistirá un clima externo favorable y en que funcionará la estrategia oficial de evitar la volatilidad cambiaria, tienen varias alternativas en pesos, que pueden dejar, medido en dólares, más de lo que ofrece una colocación convencional y conservadora en el exterior.

La más simple son los plazos fijos, cuyas tasas subieron a más del 52% anual, a partir de la competencia que se desató con la posibilidad de constituir un depósito sin necesidad de ser cliente de un banco. El salto fue de 6 puntos y estiman que seguirán los movimientos, que por ahora lidera la banca oficial.

Pero también están las Lecap, que según la serie, tienen rendimientos superiores al 60% anual en el mercado secundario. O las Lecer, que ajustan por inflación, como los Boncer. En este caso los asset managers recomiendan la serie 20, pero más las 21 y 23. Todas opciones que ofrecen rendimientos de hasta 10% por encima de la inflación. El atractivo es que, tras el 4,7% de marzo las estimaciones mencionan entre 4,1% y 4,3% para el IPC de abril. Entre los bonos en pesos, desde Fingurú Gustavo Neffa agrega el BOTAPO (TJ20), que indexa por la tasa de referencia del BCRA para las Leliqs que está en 73,7%.

El menú es amplio y variado. Qué elegir depende del perfil de cada inversor. Y del escenario que estime con mayor probabilidad de ocurrencia para los próximos meses. Por ahora solo se vio solo una foto. Falta ver cómo sigue la película.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario