Edición Impresa

VW enfrenta el “dieselgate”

Comenzó el juicio en el que los accionistas acusan a la automotriz alemana por no haberles informado sobre el escándalo de las emisiones que estalló en septiembre de 2015.

Volkswagen enfrenta desde ayer un juicio en el que inversores piden u$s10.600 millones en compensaciones, bajo el argumento de que la automotriz alemana debió haber informado a tiempo a sus accionistas sobre el escándalo de emisiones de vehículos diésel. Accionistas representados en 1.670 demandas buscan una compensación por la caída en el precio de las acciones de Volkswagen (VW) generada por el escándalo, que estalló en septiembre de 2015 y que hasta el momento ha costado a la empresa multas y penalizaciones por 27.400 millones de euros.

"VW debería haber avisado al mercado que cometió manipulación y creó riesgos valuados en miles de millones de dólares", dijo Andreas Tilp, abogado de los demandas, en la corte regional de la ciudad alemana de Brunswick. "Creemos que VW debería haberle dicho al mercado no más tarde que en junio de 2008 que no podía desarrollar la tecnología que necesitaba en Estados Unidos", sostuvo.

Los demandantes dijeron que VW no cumplió con su deber de informar a los inversores sobre el impacto financiero del escándalo, que llegó a la opinión pública sólo después de que la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) emitió un "aviso de transgresión" el 18 de septiembre de 2015. Si los inversores hubieran estado informados de las actividades criminales de Volkswagen, entonces habrían vendido sus acciones o no habrían realizado compras, y por lo tanto se habrían evitado pérdidas a los accionistas, argumentaron los demandantes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario