Edición Impresa

Wall St. encadenó cuarta suba por Powell y China

Nueva York (Especial). Wall Street cerró ayer con ganancias de 0,39% para el caso del Dow Jones; 0,87% el Nasdaq y 0,41% en el S&P 500. El mercado extendió así la racha de los últimos días que ya se traduce por ejemplo en el caso del S&P 500 en una suba acumulada de 10,14% desde los mínimos anuales de 2018 (del 26 de diciembre) en 2.346 puntos (ayer cerró en 2.584 puntos). El optimismo va de la mano de la creciente posibilidad de que las negociaciones comerciales entre China y EE.UU. arriben a buen puerto. Según la prensa estadounidense, la primera ronda de negociaciones entre EE.UU. y China concluyó ayer con buenas sensaciones. Los inversores apuestan a que las mismas lleguen a un acuerdo, más aún después de que el CEO de Apple, Tim Cook, afirmara tener fuentes cercanas a las negociaciones que le hacen sentirse “muy optimista”.Por su parte, el cierre del gobierno estadounidense va para largo y ayer la calificadora Fitch lanzó una advertencia sobre la deuda de EE.UU. (ver aparte). Es que el presidente Trump defendió el martes su muro para separar la frontera con México, una de las claves que impide el acuerdo para volver a la normalidad. Además ayer se conocieron las actas de la última reunión de la Fed (ver aparte) e inyectaron otra dosis de optimismo.Ayer dentro del Dow Jones, Apple fue la compañía más alcista con un repunte del 1,70%, delante de Microsoft (1,43%) y Chevron (1,35%). En el lado de las pérdidas, el valor más castigado fue Coca-Cola (-1,93%), seguido de Procter & Gamble (-1,62%) y Verizon (-1,35%). En el mercado de materias primas, el petróleo West Texas subió un 4,98% al cierre del mercado estadounidense, hasta 52,26 dólares, soportado por la esperanza de que China y EE.UU. alcancen un acuerdo comercial que impulse la actividad económica mundial en los próximos meses. Mientras que en el mercado de divisas, el euro se apreció hasta los 1,1555 dólares. Al respecto el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, dio un gran impulso al euro al comentar que las tasas de interés en EE.UU. pueden moverse “en cualquier dirección”, lo que abre la puerta incluso a una baja de tasas en los próximos meses. En cuanto al mercado de deuda, la rentabilidad del bono americano a 10 años repuntó hasta el 2,71%, mientras la del bono a 2 años llegó hasta el 2,56%. El mercado vigila de cerca la posible inversión de ambas rentabilidades, ya que las últimas recesiones en EE.UU. han estado precedidas por una inversión de la curva de tasas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario