Política

Xi Jinping: otro protagonista que se coló en las PASO

No parece posible que esta nueva crisis se calme en lo inmediato. Irán y el petróleo garantizan complicaciones extra. La suerte electoral.

La guerra comercial entre los Estados Unidos y China le vino complicando la vida a los países emergentes desde hace tiempo. Pero ninguno como a la Argentina. Y no es solo porque solemos ser el peor alumno de ese grupo con nuestra historia de incumplimientos y errores que siempre hace que los inversores vuelen primero de aquí, sino también porque no hay otro como Argentina que esta atravesando un proceso electoral tan complicado.

Donald Trump y su gobierno han sido un apoyo esencial para la Argentina que gobierno Mauricio Macri. China es un cliente-proveedor con el que el país negocia a varias bandas desde impo-expo hasta inversiones de todo tipo. Tanto amor a dos bandas sirvió para definir salvatajes, swaps, inversiones, represas, alguna central nuclear, refuerzos al BCRA, pero también viene con efectos colaterales.

El de ayer es uno de esos. Nunca podría haber llegado en peor momento la decisión de Xi Jinping de avanzar con una retaliación cambiaria a la última decisión de Trump de aplicar un refuerzo de 10 % en los aranceles de importación a productos chinos. Estamos hablando de un impacto sobre importaciones por u$s300.000 millones.

El golpe sobre los mercados fue directo y el gobierno argentino reaccionó inmediatamente queriendo calmar las aguas. “Tranquilidad, estamos bien. Solo hay que rezarle a Trump para que no haga más movimientos”, era el mensaje.

Más allá de esos mensajes, el tembladeral que estalló ayer en los mercados produjo pánico en el oficialismo; aunque el tema no este originado esta vez en un problema argentino. Ahora bien, la caída de 3,5 % en el Dow Jones y el eco en todos los mercados tras que el Yuan superara los 7 por dólar le va a salir caro a todos.

Paz cambiaria

Hay que entender que las PASO argentinas, junto a la necesidad del Gobierno de mantener la paz cambiaria (que en los últimos tiempos es lo que le permitió recuperar terreno) no tienen relevancia alguna para el resto del mundo. Aunque suene a broma, que ningún distraído imagine que algún protagonista de esta guerra va a detenerse un segundo a pensar en lo que sucede con los emergentes.

En el mercado esperan otro mal día para hoy y hay datos que indican que el tembladeral seguirá. El diario Financial Times avisaba ayer que los EE.UU., habían identificado petroleros iraníes llevando crudo a China. Se sabía que los iraníes estaban exportando petróleo a Beijing, pero ahora el gobierno de Trump puso ese dato en el juego público, lo que anuncia más puñetazos en esta pelea.

El final es impredecible: puede haber nuevas sanciones aunque eso significaría entregarle Irán a los chinos. Mientras tanto, por estas tierras conviene mirar bien de cerca como se mueven las inversiones en los emergentes y sobre todo, para nuestros intereses, que deciden sobre Brasil.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario