Edición Impresa

Ya estamos sufriendo el cambio climático

Antes de la Revolución Industrial la Tierra estaba rodeada por gases contaminantes, como el CO2, cuyo nivel se ubicaba alrededor de 280 ppm; desde 1959 se conocen datos del Observatorio de Mauna Loa (Hawai), administrado por el gobierno de los Estados Unidos. Todos los días este Observatorio informa la magnitud de los gases acumulados, el primer dato nos decía que en 1959 la acumulación de gases ya llegaba a 316 ppm. Posteriormente las Naciones Unidas convoca a todos sus miembros y se concreta el Protocolo de Kyoto, en 1997, en ese año los gases acumulados ya ascienden a 363,7 ppm.

Pasan los años, siguen las declaraciones y las promesas ambientales y así se concreta en 2015 el Acuerdo de París, para que 190 naciones comiencen a abatir estas peligrosas emisiones contaminantes; en ese año 2015 las emisiones acumuladas ya habían trepado a 400,8 ppm. En 2018 se vuelven a reunir 197 naciones en Polonia (Katowice), cuando las emisiones ya llegaban a 408,5 ppm. Es decir que desde hace años todas las naciones se reúnen convocadas por Naciones Unidas, pero todos los años siguen creciendo las emisiones acumuladas. Al momento de escribir esta nota el C02 acumulado ya había llegado a 411 ppm. El límite que no debe ser cruzado si es que se quieren evitar muy graves impactos ambientales es de 450 ppm, Nos estamos acercando rápidamente a este limite.

Las emisiones acumuladas siguen trepando año a año porque cada año aumenta el flujo de emisiones vinculadas a la utilización de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas). Cuando se concretó el Acuerdo de París las emisiones anuales ya habían trepado nada menos que un 45 por ciento sobre las emisiones emitidas cuando se había firmado el Protocolo de Kyoto (1997). Es grave que, a pesar de las declaraciones y discursos, año a año siguen creciendo las emisiones contaminantes. Por ejemplo, se estima que las emisiones de los países desarrollados del año pasado han aumentado un 0,5 por ciento, al mismo tiempo, como son los países emergentes los que más crecen, se estima que sus emisiones han aumentado nada menos que 3 por ciento.

¿Cual es la importancia de estas cifras?... Días antes de la reunión de Katowice, los científicos y expertos (IPCC), convocados por Naciones Unidas, habían encendido la alarma. Recordemos que el IPCC es el órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático, sus impactos y sus riesgos, así como las posibles opciones de mitigación de las emisiones. En el informe del IPCC se señalaba que para limitar el calentamiento global a 1.5C” se necesitarían transiciones “rápidas y de gran alcance” en la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades. Según el IPCC, preservar el clima requiere que las emisiones anuales de CO2 disminuyan hacia 2030 alrededor de 45 por ciento respecto de los niveles de 2010.

Estas advertencias vienen siendo desde hace tiempo planteadas por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que ha insistido que las emisiones son ya el principal causante de los desastres ambientales que vienen aumentando en todo el planeta, debido a que en los últimos cuatro años se han registrado las temperaturas más elevadas desde mediados del siglo XIX.

El año pasado han ocurrido graves eventos ambientales, como los huracanes Florence y Michael en Estados Unidos, los incendios en California, las sequías en Europa, Australia, Sudáfrica y Argentina, las inundaciones en Japón, China y la India, más el tifón Mangikhut en Filipinas y China. Las estimaciones del costo económico de estos desastres llegan a casi 100.000 millones de dólares.

Este año ya se han conocido nuevos informes científicos. Por ejemplo, se señala que los océanos se están calentando un 40 por ciento más rápido que lo que había sido estimado hace 5 años por un panel científico de Naciones Unidas. El 2018 fue el año record de la temperatura de los océanos, ya 2017 había sido antes el record hasta esa fecha. El incremento de la temperatura de los océanos está afectando negativamente los ecosistemas marítimos, por ejemplo, ya desapareció la quinta parte de los arrecifes de coral. Este calentamiento oceánico disminuye la cantidad de peces, perjudicando así la alimentación en muchos países.

La NASA informa este año que en la Antártida se registra un retroceso en los glaciares, este hecho tiende a elevar el nivel del mar. También la Agencia NOAA (Gobierno de los Estados Unidos) alerta informando que las altas temperaturas en el Ártico están reduciendo rápidamente los glaciares en el Mar de Bering, generando muchos hechos negativos para el medio ambiente. Por ejemplo, la población de renos se ha reducido nada menos que un 56 por ciento en los últimos 20 años. La OMM informa que Australia ha tenido este año el mes de enero mas caluroso, al mismo tiempo una gran ola de frío afectó a varias regiones de Estados Unidos. Nosotros tenemos este verano una ola de calor nunca vista en la Patagonia.

Para avanzar en una nueva política ambiental la cooperación multilateral es esencial, ya que ayuda a los países a tener en cuenta el bienestar de los pueblos más allá de sus fronteras, por eso es preocupante la negativa actitud de Trump, quien decidió el retiro de los compromisos de París y además anular importantes medidas adoptadas por Obama; tener en cuenta que Estados Unidos es el segundo contaminador mundial, superado únicamente por China. Por esta razón el nuevo Premio Nobel de Economía, William Nordhaus, pudo decir que “el cambio climático es como la ruleta y en el casino siempre se pierde”.

Fue claro el secretario general de Naciones Unidas cuando al inaugurar las deliberaciones en Katowice expresó que “somos la última generación que puede frenar el cambio climático”. Esto exige reducir la deforestación y abatir sin demoras las emisiones causadas por los combustibles fósiles, expandiendo la participación en la matriz energética de las energías limpias. Esto requiere una gran voluntad política de todas las naciones.

Academia Argentina de

Ciencias del Ambiente

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario