17 de mayo 2024 - 19:00

Qué fue de la vida de Dolores Hart, la actriz de Hollywood que renunció a la fama para ser monja

Se encontraba en la cima de su carrera artística e incluso tuvo la oportunidad de besar a Elvis Presley. Esta es su fantástica historia.

Qué fue de la vida de Dolores Hart, la actriz de Hollywood que renunció a la fama para ser monja.

Qué fue de la vida de Dolores Hart, la actriz de Hollywood que renunció a la fama para ser monja.

Son conocidas las historias de artistas que al poco tiempo de llegar a Hollywood deciden abandonar su carrera delante de las cámaras y cambiar totalmente su vida laboral, pero son pocas y hasta única la historia de esta actriz que renunció a su fama internacional y se convirtió en monja, por eso hoy te contamos qué fue de la vida de Dolores Hart.

A poco de finalizar la década de los 50, Dolores Hart con tan solo 20 años se convirtió en una de las joyas de la industria del entretenimiento de Hollywood. Fue la primera actriz en besar a Elvis Presley en la gran pantalla, además de trabajar con figuras de la talla de Anthony Quinn y Montgomery Clift mientras se codeaba con Marlon Brando y Warren Beatty.

Sin embargo, en medio de su tan preciada fama, decidió cambiar rotundamente de vida y ser una monja más dentro de la orden benedictina en la Abadía de Regina Laudis, en Connecticut (EE.UU.).

Dolores Hart

Así vive Dolores Hart, la actriz de Hollywood que dejó la fama y ahora vive en un convento

Dolores Hart nació el 20 de octubre de 1939 y hoy con más de 85 años mantiene intacta su fe y no se arrepiente de haber dejado su exitosa carrera repleta de reconocimientos internacionales, lujos y contratos millonarios, por una vida humilde dentro de la orden benedictina en la Abadía de Regina Laudis, en Connecticut (EE.UU.).

Su debut cinematográfico fue a los 17 años con Elvis Presley en el film Amándote (1957) su simpatía, dulzura y carisma le valieron de forma inmediata contratos millonarios con estudios de cine. Un año más tarde de su primera grabación volvió a protagonizar con Presley la película Melodía siniestra (1958).

Con poco más de 20 años Dolores Hart ya tenía una importante lista de películas hechas, también obras realizadas en Broadway e incluso nominaciones a los premios Tony.

En medio de la pelea por los estudios MGM y la 20th Century Fox por tener la exclusividad de su imagen, ella decidió ponerle un freno y cambio rotundo a su vida. La decisión de ser monja se fue gestando cuando aceptó el consejo de una amiga que le había recomendado que se tomara un descanso en la Abadía de Regina Laudis debido al gran cansancio que acumulaba tras pasar nueve meses ininterrumpidos en los escenarios de Broadway.

Si bien pasó el tiempo previsto en estas instalaciones, luego decidió continuar con su agenda laboral. En su regresó conoció al arquitecto conocido como Don Robinson de quien se enamoró y estuvieron juntos 5 años.

A pocos días de su gran boda, ella le confesó al amor de su vida que no estaba lista para este momento, que no solamente renuncia a él, sino a toda su carrera profesional para volver a aquel convento.

Fue así que en el año 1963, canceló su boda, regaló todas sus pertenencias a sus amigas y se marchó a la abadía con su vestido de novia. Esta escena parece el final de una película, sin embargo es parte de la vida que eligió y hoy sigue eligiendo Dolores Hart.

Dejá tu comentario

Te puede interesar