10 de febrero 2024 - 13:00

La impensada afirmación de Harvard: "Los alimentos orgánicos son una estafa"

Algunos estudios afirman que tienen propiedades adicionales para la salud, pero los avances científicos demuestran lo contrario.

La impensada afirmación de Harvard: Los alimentos orgánicos son una estafa

La impensada afirmación de Harvard: "Los alimentos orgánicos son una estafa"

Un profesor de la Universidad de Harvard ha generado una controversia en todo el mundo al asegurar que no existe evidencia científica que demuestre que los alimentos orgánicos sean más saludables que los productos cultivados convencionalmente.

Esto se da en épocas en las que los alimentos orgánicos han sido promocionados como superiores a los alimentos cultivados convencionalmente. Incluso, muchas de las dietas que se consumen hoy en día tienen a estas frutas y verduras en la base de la planificación.

De esta manera, el doctor Robert Paalberg, profesor del Programa de Ciencias de la Sostenibilidad de la Universidad de Harvard, precisó que la evidencia que sugiere que los alimentos orgánicos son más nutritivos no es confiable y consumir menos pesticidas puede no tener un impacto en la salud.

“No hay pruebas fiables que demuestren que los alimentos cultivados orgánicamente sean más nutritivos o más seguros para comer”, afirmó. Y agregó: “Si seguimos la ciencia, los alimentos orgánicos pierden su ventaja aparente.”

Diferencias entre alimentos orgánicos y convencionales, según investigador de Harvard

De acuerdo con el doctor Paalberg, en 2012, la Universidad de Stanford analizó 237 estudios sobre alimentos orgánicos y no se encontraron diferencias convincentes en nutrientes o beneficios para la salud entre los alimentos orgánicos y convencionales. La principal diferencia fue que los alimentos orgánicos tenían menos pesticidas.

Estudio de Stanford también desmiente los beneficios de los alimentos orgánicos

Al respecto, la doctora Dena M. Bravata, autora principal del estudio, dijo en su momento que “no existe mucha diferencia entre los alimentos orgánicos y los convencionales si eres un adulto y tomas una decisión basada únicamente en tu salud”.

Los alimentos orgánicos todavía usan pesticidas, a pesar de que en su mayoría están restringidos a fuentes naturales, como cobre y azufre, mientras que los productos convencionales pueden usar pesticidas sintéticos. Sin embargo, los agricultores orgánicos todavía tienen acceso restringido a 25 pesticidas sintéticos, mientras que la agricultura convencional puede utilizar más de 900.

El doctor Paalberg dijo entonces que prohibir los pesticidas sintéticos en los alimentos orgánicos no tiene ningún beneficio para la salud. “Los científicos de alimentos de la Universidad de California concluyen a partir de tales estudios que los ‘beneficios marginales’ de reducir la exposición humana a los pesticidas en la dieta mediante un mayor consumo de productos orgánicos parecen ser insignificantes”, agregó.

Controversias sobre los alimentos orgánicos.jpg

Por otro lado, en 2018, un estudio francés en Jama Internal Medicine mostró que entre 70.000 adultos, aquellos que consumían alimentos orgánicos tenían un 25 % menos de cánceres que aquellos que nunca consumían alimentos orgánicos. Dos años antes, un metaanálisis en el British Journal of Nutrition encontró que la carne y la leche orgánicas proporcionaban un 50 % más de ácidos grasos omega-3, que son vitales para la salud del cerebro y el corazón, que los productos no orgánicos.

“Muchos consumidores siguen pensando que los alimentos orgánicos provienen de pequeñas granjas locales, pero ahora la mayoría proviene de granjas industriales lejanas. Según una estimación en 2014, solo el 8 % de las ventas orgánicas en EE. UU. todavía las realizaban pequeños agricultores a través de mercados de agricultores o mediante agricultura apoyada por la comunidad”, dijo Paalberg .

Y señaló que “la prohibición orgánica de los productos químicos sintéticos tampoco mejora la seguridad alimentaria en EE. UU., ya que el uso de pesticidas ahora está significativamente regulado en la agricultura convencional” (el uso de insecticidas hoy es un 82 % menor que en 1972), y porque “los productos en los supermercados se han lavado para eliminar casi todos los residuos químicos que pudieran quedar”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar