7 de abril 2024 - 17:00

Si tienes que exponer en público, no te puedes perder estos consejos de Harvard

Todos estos consejos sirven en relaciones interpersonales con una o pocas personas

Cuáles son los rituales que recomienda hacer la Universidad de Stanford por las mañanas

Cuáles son los rituales que recomienda hacer la Universidad de Stanford por las mañanas

Enfrentarse a un público puede ser un desafío muy difícil de lograr para muchos. En este contexto, un investigador de Harvard brindó algunas estrategias que pueden ayudar en la tarea.

Charles Duhigg, graduado en la Universidad de Harvard y ganador del premio Pulitzer, detalló que las conversaciones se pueden agrupar de tres formas según su contenido: emocionales, que comprenden los sentimientos; prácticas, en las que se plantean soluciones o se planifica a futuro; y sociales, que tratan sobre las relaciones entre individuos y sus identidades.

Antes de pasar a las recomendaciones, señaló que los nervios interfieren a la hora de comunicarse. Entonces, aconsejó el pensar en 3 ideas de temas de conversación o preguntas los 10 o 20 segundos antes de comenzar una charla.

También destacó la escucha activa como un elemento de suma importancia en cualquier interacción social. Si una persona no interpreta conscientemente lo que le está diciendo un emisor, no va a generar la sensación de que le importa la información que está recibiendo.

orador.jpg

Los seis consejos de Harvard para hablar en público

  1. Pensar en el tipo de audiencia a la que se dirige el discurso y cuáles son sus conocimientos potenciales sobre el tema que se va a exponer. A partir de eso se pueden determinar más claramente los objetivos de la exposición.
  2. Planear la charla alrededor del espacio y del tiempo disponibles: adaptar los contenidos a la cantidad de minutos con los que se cuenta para expresarse, y evaluar cuál sería el mejor uso del espacio (dónde pararse, cómo moverse, qué gestos realizar).
  3. Elegir palabras específicas para construir el mensaje a expresar con precisión e intención. Diseñar la narrativa del discurso y la estructura que va a tener. Las frases cortas y directas funcionan mejor para mantener el interés de la audiencia.
  4. El lenguaje verbal es tan importante como el no verbal: al hablar se debe variar el tono y el volumen, tener cuidado con la rapidez con la que se está hablando, realizar pausas según el énfasis que se le quiere dar a determinados aspectos y repetir los puntos importantes. Además, el lenguaje corporal debe enfocarse en entablar una relación con el grupo mediante una postura erguida, mirar al frente y establecer contacto visual con el público.
  5. Recordarle a la audiencia a lo largo de la charla por qué lo que se está diciendo es importante, qué beneficios les brinda el estar adquiriendo esos conocimientos y cómo se pueden utilizar en sus vidas diarias.
  6. Considerar cómo se va a cerrar la presentación: las personas suelen retener con mayor frecuencia lo último que se dice en una charla, las frases o declaraciones finales. Por ende, el cierre debe dejar un impacto en el receptor para que luego recuerde de lo que se trataba el discurso.

Dejá tu comentario

Te puede interesar