12 de enero 2024 - 10:39

El dólar recuperó el comportamiento positivo, ¿cómo puede influir el contexto internacional?

La inflación más alta de lo esperado en EEUU y el aumento de tensiones en Oriente Medio puede llevar a un fortalecimiento de la divisa en los próximos días.

El dólar en Uruguay lleva 7 jornadas de 8 con subas.

El dólar en Uruguay lleva 7 jornadas de 8 con subas.

Foto: Freepik

El dólar en Uruguay retomó rápidamente el comportamiento positivo que viene siendo generalizado en lo que va de este 2024, en el que lleva 7 jornadas al alza de los 8 días en que abrió el mercado. Sin embargo, el panorama internacional abre diferentes frentes que pueden incidir en la cotización a nivel local.

El dólar subió un 0,15% en la jornada de ayer tras un día negativo que cortó con la racha alcista de seis subas consecutivas. Si bien no alcanzó para recuperar lo perdido el miércoles, la divisa estadounidense cerró en 39,393 pesos, según el Banco Central del Uruguay (BCU); y se mantiene relativamente estable dentro de esa franja de valor.

De esta manera, el billete verde acumula una variación mensual y anual del 0,95%, y lleva aumentados 0,37 pesos en enero. Sin embargo, continúa lejos de las expectativas del mercado, que esperaban comenzar el 2024 con un dólar a 39,5 pesos.

¿Qué puede pasar en los próximos días?

El contexto internacional viene influyendo directamente en la cotización del dólar a nivel local. No solo porque la depreciación acumulada en 2023 de la moneda fue similar en ambos mercados —en torno al 2,6%—, sino también porque las subas y caídas de este año también son similares. De hecho, el índice dólar lleva una valorización del 0,9% en lo que va de enero.

En ese sentido, el dólar global se mantiene relativamente estable, pero puede verse impulsado por dos factores: por un lado, el dato de inflación en Estados Unidos y, por el otro, el aumento de la tensión en Oriente Medio.

En el primer caso, el aumento de precios se desaceleró menos de lo esperado por los analistas, y los alquileres subieron por encima de las previsiones. Esto puede llegar a contribuir a que la Reserva Federal (Fed) confirme un plan de recorte de tasas más moderado del que consideraban los operadores —cuya apuesta a una primera baja en marzo ancló el valor de la divisa—, por lo que una caída en el billete verde no sería el escenario más probable.

El segundo factor, con Washington y Londres lanzando ataques aéreos y marítimos en Yemen y el precio del petróleo subiendo ante la escalada de tensiones en Oriente Medio, puede llevar a los mercados a entender que hay una situación de riesgo evidente. En consecuencia, los inversores con mayor aversión al riesgo podrían refugiarse en monedas seguras y estables como lo es, históricamente, el dólar; lo que haría que la cotización también tienda a subir.

Por lo tanto, de mantenerse las condiciones actuales, es posible que la divisa estadounidense experimente una mejora en su valor en el corto plazo, a pesar de que las expectativas generalizadas a nivel local y global señalan que el 2024 será un año de debilidad para la moneda.

Dejá tu comentario

Te puede interesar