21 de junio 2024 - 08:41

Charlas de quincho en Uruguay

Cosse acapara bastante de la atención de estos días. Por un lado hay quienes no vean a la ingeniera convencida de ser vice y otros esperan su decisión sobre el plebiscito.

La precandidata del FA, Carolina Cosse.

La precandidata del FA, Carolina Cosse.

Foto: @CosseCarolina

“Era lógico, no hay que exagerar: ya se viene la fecha y la barra se pone nerviosa”, bromeaba un militante frenteamplista con varias campañas electorales encima, mientras recorría un par de barrios de Montevideo con su candidato, Yamandú Orsi. La interna del Frente Amplio está tomando voltaje y -a pesar de los actos conjuntos y las sonrisas- comienzan a expresarse algunos intercambios más duros. “Nunca fue sencillo armar la jugada en las internas y -sobre todo- después. Para mí la fórmula es con los dos: Orsi-Cosse, Cosse-Orsi”, remarcó, mientras llegaba al comité a saludar.

Sin embargo, en filas de Cosse la cosa no se ve tan sencilla. “Vos la escuchaste: ha dicho que estará donde el FA le pida”, dijo una militante vinculada directamente a la campaña de la ingeniera. “¿Y eso qué quiere decir?”, preguntó un periodista, desconfiado. “Si el FA dice que debe ir, irá como vice; es sencillo”, respondió.

Lo cierto es que desde tiendas de Orsi no la notan convencida a Cosse si le toca el segundo puesto. “Una cosa es lo que dice, otra el tono: no está para nada convencida”, planteaba un dirigente del MPP, con cierta preocupación. En el FA temen que se reedite el escenario del 2019, cuando Cosse (segunda en las internas) no acompañó a Martínez en la fórmula y el FA perdió. “No podemos cometer el mismo error… para mí la fórmula debería estar ya cocinada”, agregó, haciendo el gesto de revolver la olla.

Un punto de discusión que emergió en las últimas semanas en la interna del FA es el vinculado a la economía, especialmente a los posibles nombres para encabezar el ministerio. “Orsi no lo dice expresamente, pero tiene a Gabriel Oddone primero en la lista”, dijo un economista del FA, en ronda de cocktail, mientras asistía a una presentación de una institución financiera. “El problema es que, para algunos sectores del FA, es un neoliberal”, dijo con una breve carcajada que motivó sonrisas y sorpresas entre sus contertulios.

“Si es así, no le va a ser fácil”, comentó otro asistente, mientras manoteaba una bruschetta, en dos tiempos. “Tendrá mucha oposición interna, ¿no?”, preguntó una directora de comunicación que escuchaba con gran interés el diálogo. “Si, pero hay otro asunto… “, respondió con tono críptico el hombre. “El problema es que, todo indica, este gobierno va a dejar una situación macroeconómica delicada; el déficit fiscal crece, pero la economía no mucho. Y las demandas en el arranque del próximo gobierno serán casi infinitas… ¿cómo hacés?”, se preguntó preocupado. “Pensé que eran los cracks del equilibrio fiscal. ¿qué pasó?”, retomó el economista del FA, con tono irónico.

Plebiscito

No eran tantas como en un principio parecían, pero las firmas recogidas por el PIT-CNT para impulsar un plebiscito que reforme la Constitución y cambie el funcionamiento del sistema de seguridad social, serán suficientes y habrá convocatoria para las elecciones de octubre. Mirando el mapa político parece muy lejana la posibilidad de que el plebiscito se apruebe: todo el oficialismo y parte importante de la oposición ya se ha manifestado explícitamente en contra. Sin embargo la precandidata del Frente Amplio, Carolina Cosse, ha dejado abierta la posibilidad de apoyarlo y esto preocupa. En particular en el ámbito de las Afap, que están desplegando una ronda de consultas de sus jerarcas a diversos actores, para analizar cómo viene el panorama y ver posibles escenarios. “La propuesta realmente no tiene el menor asidero, pero es bastante obvio que, en el corto plazo, hay ciertas personas que pueden verse beneficiadas”, reconocieron desde una de las Administradoras de Fondos de Pensiones. “Después de que se aprobara la reciente reforma con un aumento de la edad de retiro, que será paulatina, en largo plazo, si te dan la posibilidad de volver atrás la edad de retiro a los 60 años, puede ser algo atractivo para mucha gente. Evidentemente que para la economía uruguaya sería un descalabro, pero no sería la primera vez que una votación popular va contra los propios intereses generales”, explicó esta persona, que ha estado desde el principio en el sistema mixto.

Y aunque suene paradójico, en algunos grupos del Frente Amplio también hay preocupación, porque -de aprobarse lo propuesto por el PIT-CNT, generaría un estrés sobre las cuentas estatales que será muy difícil de gestionar en el próximo gobierno, al que aspiran. "Te soy sincero: si bien tenemos nuestra discrepancia con la reforma que impulsó Lacalle Pou, a puerta cerrada la festejamos: muchas de esas cosas son las que hay que hacer, y las deberíamos haber hecho nosotros si ganáramos”, dijo uno de los economistas cercanos a Orsi. “Podemos tener algunos matices o diferentes enfoques, pero es bastante obvio que el sistema de seguridad social como venía no era sostenible y había que cambiarlo. Si se aprueba lo propuesto por el PIT-CNT, se corre el riesgo de perder el grado inversor y con eso se genera un serio problema financiero para el Estado uruguayo, en momentos en que el panorama global no está fácil, con altas tasas de interés y economías desarrolladas con poco crecimiento", sintetizó.

El nivel de rechazo en las firmas presentadas ha sido altísimo, bastante más alto de lo habitual. Pero de todas maneras las firmas están y el plebiscito se hará. El presidente Lacalle Pou ya ha dicho que saldrá a hacer campaña para defender su propia reforma.

Ojeda

En uno de sus recientes desayunos, la Asociación de Dirigentes de Márketing (ADM) convocó a 3 de los principales politólogos del Uruguay, en particular cuando se apunta a encuestas y análisis de la carrera electoral. Ignacio Porzecanski (Opción), Mariana Pomiés (Cifra) y Eduardo Bottinelli (Factum), expusieron sobre la situación política y las proyecciones. Todo se daba dentro de lo esperable, con las especulaciones en la interna de cada partido y el posible escenario en octubre. En un momento Porzecanski sorprendió al plantear, como pregunta, si Andrés Ojeda (que lidera la interna colorada) es un “nuevo Sartori”. Es relativamente nuevo en política, casi un outsider, apunta a despliegue mediático y simpatía, convocando un voto no muy interesado en política, pero al que llega con su imagen, planteó el experto.

En efecto, Ojeda es el que ha hecho la campaña más moderna. Pero a su competidor en la interna, Gabriel Gurméndez, no le faltaron reflejos: divulgó una foto con Pedro Bordaberry, lo que fue entendido en un principio como respaldo del ex senador al precandidato. Sin embargo, Ojeda dijo que él también se reunió con Bordaberry, y que no le pareció correcto sacarse una foto. “Gabriel anduvo rápido”, reconoció un militante colorado, que -más allá del episodio- remarcó que Bordaberry irá al Senado con su lista 10. “Tiene muchos amigos en el partido, en las distintas precandidaturas. No quiso dividir apoyando a uno y no a otros… pero estará poniéndole el hombro al partido. Será fundamental”, dijo entusiasmado el militante, de riguroso buzo rojo y sobre todo negro.

Dejá tu comentario

Te puede interesar