28 de julio 2023 - 08:49

Ciudades inteligentes: vivir mejor y disfrutar la ciudad

Una smart city prioriza el óptimo desarrollo de infraestructuras con miras a mejorar la economía, el desarrollo social, cultural y urbano.

Shanghái lidera el ranking de ciudades inteligentes en el mundo.

Shanghái lidera el ranking de ciudades inteligentes en el mundo.

Foto: It Wire

Una Ciudad Inteligente o Smart Cityes un sistema complejo e interconectado que aplica las nuevas tecnologías para gestionar de forma más eficiente una gran variedad de servicios de las ciudades, como el sistema de transporte público y privado, los recursos energéticos e hídricos, los planes de protección civil, la vitalidad de los espacios públicos y comerciales, la comunicación de incidencias, etc.

Una ciudad digital está conectada a Internet y está dotada de plataformas tecnológicas para la gestión de la información y las comunicaciones, gracias a las cuales los objetos pueden comunicarse a través de Internet de las Cosas. Estas plataformas también permiten recopilar y procesar enormes cantidades de datos e información, ofreciendo nuevos servicios a los habitantes de las ciudades, así como nuevas funcionalidades en la gestión del entorno urbano.

La importancia de las ciudades inteligentes: beneficios y ventajas

Los beneficios de una ciudad inteligente incluyen la mejora de la calidad de vida de sus habitantes, un aire más limpio, menos contaminación, ahorro en las facturas de energía y una reducción de la huella de carbono para el conjunto de la ciudad, haciéndola más sostenible y resistente.

Todas estas ventajas significan también que una ciudad inteligente está más preparada para seguir los cinco pilares del modelo de economía circular: reciclaje/reutilización, insumos sostenibles como la energía renovable, producto como servicio, plataformas de intercambio y prolongación de la vida útil del producto.

El buen uso integrado de las nuevas tecnologías supone el crecimiento y el desarrollo de las comunidades:

  • Favorece el desarrollo social ya que ofrece diversos espacios para innovar, crear nuevos negocios y generar ideas.
  • Reduce el gasto público que tiene el gobierno para la correcta gestión de los servicios públicos.
  • Ofrece servicios de calidad y eficientes gracias a la adecuada gestión de los procesos.
  • Permite una fácil identificación de las necesidades de la ciudad y un óptimo planeamiento de servicios complementarios para dar soporte.
  • Mejora la transparencia de las administraciones locales facilitando información en tiempo real a los ciudadanos, empoderándolos.

Una Smart City prioriza el óptimo desarrollo de infraestructuras con miras a mejorar la economía, el desarrollo social, cultural y urbano. Por eso mejora los canales de comunicación para que servicios como vivienda, diversión, telecomunicaciones, empresariales, entre otros se conecten. Para ello se hace uso de tecnologías avanzadas que permitan el crecimiento y desarrollo de la ciudad.

Las Smart cities o ciudades inteligentes, son el resultado de la necesidad cada vez más imperiosa de orientar nuestra vida hacia la sostenibilidad. Así, estas ciudades se sirven de infraestructuras, innovación y tecnología para disminuir el consumo energético y reducir las emisiones de CO2.

¿En qué consisten estas medidas hacia la sostenibilidad?

Servirse de paneles fotovoltaicos en las comunidades, más medios de transporte y vehículos eléctricos, molinos eólicos en farolas, paneles solares para semáforos o señales, promoción y desarrollo del uso de bicicletas.

Las Smart Cities utilizan variedad de recursos, y todos estos pequeños actos llevan a una ciudad a convertirse en más eficiente y sostenible.

Ranking de las top 5 ciudades inteligentes

  • Shanghái La ciudad china ha destacado este año debido al Shanghai's Citzen Cloud, una plataforma de datos donde se pueden encontrar más de 1200 servicios que pueden necesitar los ciudadanos de la ciudad.
  • Seúl. Está realizando diversos proyectos como es la utilización de robots patrulla autónomos y la utilización de balizas inteligentes para impedir la desaparición de niños al transmitir señales constantes para seguir la ubicación en tiempo real.
  • Barcelona. Utiliza en su mayor parte un sistema renovable y que funciona con rutas diagonales por la ciudad. El alumbrado público es LED y los residuos son enviados en contenedores inteligentes.
  • Beijing. Una tarjeta virtual es la encargada de gestionar todos los documentos de identidad de los ciudadanos, mientras que todo el transporte público puede pagarse a través de los teléfonos.
  • Nueva York. Ha progresado en los principales problemas de consumo de energía y de agua, incluyendo un sistema de lectura automática de los contadores. Mejoró la eficiencia de la recogida de basura gracias a chips y contenedores que funcionan con energía solar.

Todas estas ciudades son un ejemplo de reinvención, pero en paralelo han ido surgiendo nuevas metrópolis 100% inteligentes:

  • Másdar (Dubái), una ecociudad totalmente sostenible y sin coches.
  • Dongtan, situada en las proximidades de Shanghái y donde solo se usarán energías renovables y se reciclarán casi la totalidad de los residuos generados.
  • Apern a solo 14 kilómetros de Viena, incluirá sistemas de movilidad y edificios sostenibles, utilización eficiente de recursos energéticos renovables y agricultura urbana.

Teniendo en cuenta que la ciudad perfecta no existe, hay que caminar hacia esa perfección con todos los medios al alcance.

* Gonzalo Martínez Vargas es CEO de Moebius Consultora Inmobiliaria

Dejá tu comentario

Te puede interesar