21 de marzo 2024 - 14:03

Elecciones 2024: expertos vislumbran un escenario de estabilidad económica pese a la incertidumbre política

Los directores del CED y de Equipos consultores detallaron que la recuperación económica no se verá afectada por la poca claridad que presenta la disputa electoral.

El domingo 30 de junio serán las elecciones primarias no obligatorias de cada partido.

El domingo 30 de junio serán las elecciones primarias no obligatorias de cada partido.

Foto: Presidencia

El Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) realizó su primer desayuno de trabajo de análisis de coyuntura económica y política con la presencia de su director, el economista Hernán Bonilla, y el director de la consultora Equipos, Ignacio Zuasnabar. Ambos especialistas trazaron una mirada sobre el escenario que tiene el actual gobierno de coalición en su tramo final y sobre las proyecciones hacia una elección que se adelanta como pareja.

Bonilla comparó el escenario internacional y regional para luego ingresar en el terreno local. El experto definió a Brasil como “una sorpresa positiva” en el último año en cuanto a su crecimiento económico y enmarcó la realidad de Argentina en una “enorme incertidumbre” con señales de encarecimiento rápido y aceleración de la inflación a partir del comienzo del gobierno de Javier Milei. De todas maneras, valoró las expectativas de que el país vecino salga de esta situación critica, eliminando el cepo cambiario y aspectos de la economía que definió como “excesivamente protegida”.

Sobre el Uruguay, el economista definió a los números de cierre de 2023 como “positivos en términos generales” a pesar de que la economía “estuvo prácticamente estancada”. “Pese a un mal dato del producto bruto interno (PBI), se crearon 40.000 puestos de trabajo y por primera vez en una década crecieron juntos el salario real y el empleo. Eso no pasaba hacía más de 10 años y es un dato alentador junto a la baja de la inflación, que del 8% tradicional que veníamos de muchos años pasamos a un nivel en torno al 5%”, expresó.

Sobre el 2024, Bonilla consideró que la economía “va a tener un rebote porque la baja del año pasado se dio sobre todo por la sequía del primer semestre y ya en el segundo semestre del año pasado empezó a crecer y este año estamos viendo que va a crecer al 4%”.

Ignacio Zuasnabar y Hernán Bonilla
Ignacio Zuasnabar, Tatiana Cortazzo y Hernán Bonilla durante la disertación.

Ignacio Zuasnabar, Tatiana Cortazzo y Hernán Bonilla durante la disertación.

Desde el CED se plantea la necesidad de una serie de reformas para el futuro inmediato. “Estamos planteando eliminar la tasa consular, bajar el arancel, liberar la importación de distintos productos. Creo que ahí hay una agenda pro-competencia bien importante que permitiría bajar el costo de vida de los uruguayos y que también hará más competitiva a la economía”, detalló.

“La bomba populista” de la seguridad social

El director del CED definió a la campaña de recolección de firmas impulsada por el PIT-CNT para derogar la reforma de la seguridad social como una “bomba populista”. “El referéndum plantea volver a bajar la edad de jubilaciones, que se está aumentando gradualmente a 65 años para volverla a los 60, subir la jubilación mínima al salario mínimo y eliminar las AFAPs, que implicaría confiscar el dinero que hoy los trabajadores tienen ahorrados. Pero además de eso, que ya de por sí es muy negativo, implicaría un agujero fiscal muy difícil de enfrentar para el próximo gobierno”, diagnosticó.

“Estamos hablando que el IVA tendría que pasar de 22 puntos a más de 30 puntos en el periodo que viene. Eso es inviable. Entonces, creo que el referéndum que está planteado de la seguridad social es una bomba populista que está muy alejado de lo que han sido siempre los planteos políticos en Uruguay. Tenemos que cobrar conciencia de que realmente es algo muy peligroso, muy fuera del mapa y muy poco uruguayo”, alertó Hernán Bonilla.

Frente Amplio Carolina Cosse, Mario Bergara, Andrés Lima y Yamandú Orsi.jpg

El mapa político: elección pareja con ventaja para el FA

A su turno el politólogo Ignacio Zuasnabar, director de la consultora Equipos Consultores, presentó los números de la ultima encuesta realizada que muestra un escenario parejo rumbo a las próximas elecciones de octubre, con una leve ventaja para el Frente Amplio (FA). “No es una ventaja tan contundente como para poder decir que está cerrado. Parece ser que las alternativas que están sobre la mesa no generan grandes incertidumbres a la mayor parte del electorado. Hay como una sensación de tranquilidad en el uruguayo medio de que, si hay una continuidad del oficialismo, el país va a funcionar más o menos bien, y que, si hay un regreso del Frente Amplio, también puede funcionar más o menos bien”, aclaró.

“Los liderazgos están en construcción. Esta es una tercera particularidad de la elección, porque hay una enorme renovación en términos de candidaturas. Hay muy pocas excepciones de candidatos que repiten y eso genera también un marco de incertidumbre. Por un lado, de menor entusiasmo, porque no están ya varios de los grandes liderazgos históricos. Por otro lado, también de atractivo por conocer a estos nuevos candidatos, sobre los cuales uno de ellos será el próximo presidente de la República”, agregó.

Sobre las elecciones internas del 30 de junio, Zuasnabar consideró que “no está cerrada ninguna interna”. “En la del Frente Amplio hay una situación muy pareja con un liderazgo de Yamandú Orsi, pero una situación muy competitiva con Carolina Cosse. En el Partido Nacional una mayoría a favor de Álvaro Delgado. En el Partido Colorado, hay una situación de una enorme fragmentación con un desconocimiento importante de varios de los candidatos por parte del electorado, así que es una interna sobre la cual no se puede hacer ningún pronóstico”, detalló.

El politólogo culminó su intervención alertando que al momento tampoco hay definiciones claras sobre si habría mayoría parlamentaria o incluso si la elección puede definirse en una o dos vueltas electorales. “El requisito en Uruguay para que la elección se defina en primera vuelta es muy alto, tiene que ser 50% más uno de los votos emitidos, inclusive los votos blancos y nulos. Entonces, evidentemente, si bien para la mayoría parlamentaria el requisito es un poco más bajo, para segunda vuelta el requisito es más alto, pero uno diría, matemáticamente, con tantos electores por definir, no es imposible que una elección se defina en primera vuelta”, concluyó el director de Equipos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar