9 de febrero 2023 - 10:47

Los cultivos de invierno crecieron un 33% durante el 2022

La colza fue el cultivo estrella y el trigo también tuvo grandes rendimientos en una campaña que logró más de 861.000 hectáreas sembradas.

Colza.jpg
RTVE

Los cultivos de invierno tuvieron un gran año durante el 2022 en Uruguay, con más de 861.000 hectáreas plantadas, según las cifras de la encuesta de Primavera de 2022 de la Oficina de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). Este número representa un 33% más de superficie sembrada que en el 2021.

Cada año, los cultivos de invierno siguen mejorando su desempeño, y así lo demostraron durante el 2022, cuando superaron con creces las 648.000 hectáreas sembradas en el 2021, que ya había sido un buen número.

Esto fue impulsado principalmente por dos motivos: los buenos precios, que incluso tuvieron un pico en el primer cuatrimestre por la invasión rusa a Ucrania, y los altísimos rendimientos obtenidos en las últimas dos campañas: la de 2020 con rindes superlativos y la de 2021.

La colza, el cultivo estrella

La colza fue el cultivo al que mejor le fue dentro de una gran campaña, con un crecimiento del 114% de un año a otro, y 348.145 hectáreas plantadas. Estas cifras la posicionan como el principal cultivo de invierno del país y el segundo de grano, por detrás de la soja.

El rendimiento promedio para este cultivo fue de 1.687 kilos por hectárea, ajustando a la baja frente a 2021 pero teniendo de todos modos buen rendimiento considerando también el déficit hídrico y las heladas fuera de fecha.

A su vez, la colza se posiciona como un cultivo estable para el futuro gracias a los beneficios en las rotaciones agrícolas, entregando un buen rastrojo al cultivo de verano, pero además haciéndolo temprano para entrar con una siembra de primera. Si bien los ajustes a la baja en el precio y el incremento de costos hacen prestar mayor atención a la campaña de este año, las perspectivas son estructuralmente favorables.

El trigo también tuvo un buen crecimiento

La siembra de trigo alcanzó las 301.850 hectáreas y obtuvo un rendimiento promedio de 4.251 kilos por hectárea, situándose un 23% encima del área de 2021, y tan solo 30.000 hectáreas por debajo del pico alcanzado en 2015.

Además, y a pesar del déficit hídrico sostenido, el rendimiento promedio fue el más alto de la historia desde que el MGAP lleva la estadística con la encuesta de DIEA, superando los excelentes indicadores de 2020. El clima especialmente frío en la etapa de llenado de grano logró compensar la falta de agua que tuvo el cultivo a lo largo del ciclo.

La cebada en cambio, tuvo un leve ajuste a la baja: de las 224.000 hectáreas sembradas en 2021, la superficie descendió a unas 211.000 en 2022, aunque siguen siendo buenas cifras. En cuanto al rendimiento promedio, estuvo 150 kilos por encima de 2021: cerró en 4.252 kilos por hectárea.

Dejá tu comentario

Te puede interesar