24 de mayo 2024 - 10:48

Charlas de quincho en Uruguay

El gobierno vive una semana dolorosa: los conflictos empresariales se suman y el escándalo Iturralde-Penadés dificulta la campaña.

Pablo Iturralde.

Pablo Iturralde.

Foto: Semanario Brecha/Héctor Piastri

En el Partido Nacional se viven horas de extrema tensión por la divulgación de los chats entre el ex senador Gustavo Penadés y Pablo Iturralde, presidente del Directorio del Partido Nacional, que debió renunciar de manera casi fulminante a ese cargo en la mañana de ayer. “No puede ser tan pelotudo" dijo indignado un dirigente nacionalista al ser consultado sobre la situación. Conocido el referido chat en la edición del semanario Búsqueda del jueves, la decisión de renunciar de Iturralde no demoró más de un par de horas. Los precandidatos a la Presidencia blancos, que están en plena campaña, debieron salir rápidamente en tono más improvisado que pensado a dar su visión, en un asunto que deja el Partido Nacional muy mal parado: la que formalmente es su máxima jerarquía -el Presidente del Directorio- incurrió en actitudes que claramente lo posicionan buscando influir en el proceso judicial a nivel de la fiscalía, en esta situación particular en el caso Penadés.

El senador Sebastián da Silva, uno de los legisladores que ha tomado alto perfil en filas nacionalistas en estos últimos tiempos, opinó en declaraciones a Radio Carve de una manera muy dura: “el comedido sale jodido”, dijo. “Iturralde tiene pretensiones de importancia que no son reales”, agregó. Pero más allá de este intento de bajarle el perfil al asunto, la divulgación del chat y el diálogo con Penadés -que tuvo lugar en marzo del año pasado- expuso al Partido Nacional en un aspecto muy sensible. “Los blancos acusaron una y otra vez al Frente Amplio de inmiscuirse en la justicia y tener influencia sobre la fiscalía. Les salió el tiro por la culata”, comentó un dirigente del Frente mientras releía el escandaloso diálogo entre los dirigentes oficialistas. “Con la renuncia no alcanza, hay que ir a fondo”, agregó.

Pero hay otro tema que preocupa tanto o más a los blancos que lo estrictamente vinculado a este caso: es el hecho de que se filtren componentes de la carpeta fiscal de manera intencionada, paulatina y buscando notoriamente incidir en la política y en la campaña electoral. “Es un chat que tenía más de un año y surgió del celular de Penadés, que hace varios meses está en poder de la justicia. Que haya salido ahora tiene una clara intención de afectar la campaña oficialista”, dijo en tono nervioso una legisladora blanca, en diálogo con algunos correligionarios. La preocupación es alta, precisamente porque no se sabe qué alcance puede tener todo esto. “¿Qué más puede haber en el celular de Gustavo? no sabemos”, agregó. Bueno, en realidad se supone que él sabe.

Otro frente de preocupación

El frente judicial no es el único que preocupa al gobierno y al oficialismo. En las últimas semanas se han acumulado conflictos particularmente graves. Y no se trata de temas presupuestales que involucren a los gremios estatales como COFE o los gremios de la educación. Se trata de cuestiones a nivel empresarial. Por un lado, la situación en Copsa y por otro lado la situación en FNC, empresas muy importantes con muchos puestos de trabajo en juego.

En ambos casos en las últimas horas se han abierto posibilidades de solución, pero en el gobierno no bajan la guardia. "Estamos percibiendo -aunque es difícil comprobarlo- que están aprovechando el año electoral para presionar algunas cuestiones y la verdad que esto nos tiene bastante molestos”, dijo un jerarca del Ejecutivo en charla vespertina en su oficina ministerial, comentando estas cuestiones. “Fijate que, en ambos casos, los problemas vienen de hace bastante tiempo… que vuelvan ahora con posturas más radicales, como cerrar una planta industrial (caso de FNC en Minas) o directamente dejar de pagar parte de los salarios (caso de Copsa) parecería que tiene más de especulación y táctica, buscando presionar al gobierno para que otorgue determinados beneficios o prebendas”, reflexionó, sin disimular la incomodidad. “Cuando duele el bolsillo, los empresarios no tienen partido”, concluyó.

Minerva

En el ámbito ganadero la decisión de la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia era esperada con ansiedad, y en muchos escritorios rurales fue recibida con beneplácito y hasta con festejo, descorchando algún tinto o compartiendo algún whisky, resultado de alguna apuesta. “Minerva venía netamente a barrer a los consignatarios, pero la decisión de la Comisión impidió que avanzara con eso”, comentó un consignatario, satisfecho con la decisión. En efecto, Minerva -el grupo brasileño que pretendía comprar tres frigoríficos al otro gigante norteño Marfrig- había anticipado y demostrado su intención de comprar ganados sin intermediación. "En sí mismo es un sinsentido, porque los consignatarios tienen un rol muy importante en este mercado; era una actitud muy agresiva y ahora la Comisión le ha dado un ‘estate quieto’ “, agregó el intermediario de hacienda.

El fallo de la Comisión, sin embargo, habla poco de los temas de la intermediación ganadera y basa su argumento en el hecho de que, de haberse concretado la referida compra, Minerva habría quedado en una posición dominante y con riesgo de ahogar a la competencia. “En el sector ganadero valoramos el libre mercado”, agregó el titular de otro escritorio rural, de los principales del país. Minerva ya transmitió que seguramente va a apelar el fallo, de manera que el asunto va a seguir. Pero claramente marca un cambio en los temas vinculados a la industria frigorífica.

Reclamos

Esta semana se celebra el Día de la Ciencia y la Tecnología y las sociedades científicas del Uruguay le pasaron factura al gobierno. Formalmente, divulgaron una proclama en la que reclaman más presupuesto. En los corredores (y laboratorios), algunos científicos plantean que se han sentido defraudados. “En la pandemia el aporte de los científicos fue clave, pero no somos reconocidos”, lamentó un biólogo, doctorado, luego de escuchar la lectura de la proclama, en un acto en la sala Vaz Ferreira. “Uruguay está muy lejos de invertir un mínimo razonable en ciencia… y eso luego se paga en desarrollo y económico. Sin inversión científica tenemos un techo; yo te diría que ya estamos chocando con él”, dijo algo frustrado, mientras se aprontaba un espectáculo en el que una estudiante de neurociencia haría un show de luces… controladas por sus ondas cerebrales.

Desde el oficialismo tienen una visión distinta. “La inversión en Ciencia y Tecnología aumentó y el nuevo predio para la Universidad en Paysandú es emblemático, aunque no es lo único”, dijo un legislador colorado del litoral. “Además, el rol del GACH en la pandemia ha sido reconocido. El gobierno hizo bien: recurrir a los científicos que están para eso, para asesorar y que las decisiones se tomen con base científica. Al contrario de lo que pasó en otros países como EEUU y Brasil, con presidentes que rechazaron la ciencia”, abundó.

“Desde la oposición piensan que allí tenemos un punto débil y es al revés: la ciencia fue protagonista en este gobierno, a todo nivel”, agregó con viento en la camiseta. “Estoy seguro que esto tendrá también su impacto a nivel electoral”, sentenció optimista, mientras rumbeaba a una reunión para discutir el caso Iturralde. A veces lo urgente quita tiempo a lo importante.

Dejá tu comentario

Te puede interesar