1 de noviembre 2023 - 10:58

¿Cómo impacta en Uruguay el congelamiento de los impuestos a los combustibles en Argentina?

El gobierno argentino continúa tomando medidas de regulación en los precios. La última en un rubro que, a nivel local, sufre particularmente la diferencia cambiaria.

El precio de los combustibles en Uruguay es el más alto de América Latina.

El precio de los combustibles en Uruguay es el más alto de América Latina.

Foto: Presidencia

En Uruguay se siguen de cerca las recientes medidas económicas anunciadas en Argentina, sobre todo respecto del precio de los combustibles, debido al impacto que pueda generar en las ventas del mercado interno y en la recaudación fiscal, en medio de una situación que ya es compleja para el litoral, particularmente, pero también para toda la economía nacional.

El éxodo habitual de uruguayos hacia Argentina ya no es una novedad, y el combustible es uno de los principales productos que motivan el cruce de fronteras. Incluso a pesar de algunas medidas que se tomaron en el país vecino para desincentivar la compra por parte de extranjeros, tales como un diferencial del 35% en el precio del surtidor e, incluso, un tope de venta —en ciertas estaciones de servicio, de 20 litros— para vehículos con patente extranjera.

En este contexto, las autoridades locales ya miran con preocupación lo que pueda llegar a suceder con la reciente disposición anunciada por el gobierno argentino, en la figura del ministro de Economía y candidato a la presidencia, Sergio Massa.

Al respecto, esta mañana Massa anunció que se postergará hasta el 1° de febrero del 2024 el aumento a los impuestos que impactan en el precio de las naftas, una suba que estaba prevista para este mes y que, tras una nueva dilatación, evitará que estos productos se encarezcan más allá de la inflación —y, a su vez, impedirá que el incremento se refleje en los índices inflacionarios.

La medida alcanza a la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil; y tiene como objetivo asegurar la estabilización y la adecuada evolución de los precios en medio de la crisis económica que experimenta el país vecino, y tras superar un desabastecimiento de combustibles durante el fin de semana.

¿Cómo impactará esto en Uruguay?

Así como Uruguay tiene el combustible más caro de la región —1,47 dólares el litro de gasoil y 1,95 dólares el litro de nafta—, según el informe energético que elabora SEG Ingeniería; Argentina tiene, en contrapartida, el más barato: 0,99 dólares el litro de gasoil y 0,87 dólares el litro de nafta.

A esta diferencia base se le suma, además, la generada por la diferencia cambiaria que existe entre ambos países, la cual hace que la nafta sea un 193% más caro en Salto que en Concordia (Entre Ríos), mientras que el gasoil es un 290% más costoso de este lado de la frontera. Incluso considerando el descuento en el Impuesto Específico Interno (Imesi) que tienen los combustibles en el litoral, así como el diferencial del 35% que cobran las estaciones de servicio argentinas.

En este escenario, la postergación del aumento de impuestos al combustible en Argentina sigue profundizando la brecha de precios en el rubro, a pesar de que, al menos por noviembre, la nafta y el gasoil se mantendrán congelados en Uruguay. En el mejor de los casos, la situación permanecerá sin cambios, algo que, de todas formas, no es auspiciante.

En este sentido, hay que recordar que la recaudación fiscal de la Dirección General Impositiva (DGI) lleva tres caídas consecutivas —a agosto— y un retroceso acumulado en el año del 2,1%, impulsado mayormente por la caída de los impuestos al consumo: IVA e Imesi. Sobre este último, mayormente debido a una menor venta de combustible en los departamentos de frontera, la caída a julio fue del 1,5%; en agosto, el acumulado anual de baja ya había alcanzado el 5,3%.

El impacto también se puede ver de forma directa en las ventas de las estaciones de servicio del litoral: éstas venden apenas el 40% de lo habitual —según los datos de agosto, previo a los picos históricos del dólar blue en el país vecino— debido a la diferencia cambiaria y a la importante brecha de precios de un lado y el otro de la frontera.

En la misma línea, las ventas de la Administración Nacional de Combustible, Alcohol y Portland (Ancap) entre abril y mayo fueron incluso más bajas que en el peor momento de la pandemia de Covid-19. Un ejemplo que da cuenta de la gravedad de la situación que atraviesan los departamentos del litoral también en este rubro, profundizada por las recientes devaluaciones que se vivieron en Argentina.

Dejá tu comentario

Te puede interesar