6 de julio 2023 - 09:58

El dato de inflación abre la puerta a una baja de tasas más pronunciada

El BCU debería anunciar hoy una reducción de 0,50%, de acuerdo a sus propias pautas. Expectativa en el mercado.

El Banco Central del Uruguay (BCU).

El Banco Central del Uruguay (BCU).

Foto: BCU

La presión para que el Banco Central del Uruguay (BCU) baje la tasa de interés hoy luego de la reunión del Comité de Política Monetaria (Copom) se acrecentó en las últimas horas de la mano del buen dato de inflación que difundió ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Si bien era mayoritario el consenso entre analistas de que el BCU retomaría en esta jornada la senda bajista que inició en abril, cuando redujo en 25 puntos la Tasa de Política Monetaria (TPM) desde el 11,50% al 11,25% actual, la mayoría de las voces estipulaban una nueva reducción del 0,25%.

Sin embargo, el dato de inflación actualizado ayer por el INE mostró una baja mayor a la estipulada por el mercado y el Índice de Precios al Consumo (IPC) fue de -0,46% en junio, con una acumulado anual de 5,98%, ingresando por primera vez en el rango meta del BCU de 3-6%.

El Banco Central ha colocado a la tasa de equilibrio en un 2% por encima de inflación. Actualmente, esa tasa se ubicaría en el 8%, muy por debajo de la TPM actual. Por ello, la posibilidad de un recorte de 50 puntos básicos comenzó a cobrar fuerza.

“Las expectativas de mercado contemplan baja de 25 puntos básicos para la reunión de política monetaria de julio del BCU, pero la regla ("a la Taylor") sugiere baja mayor”, destacó el economista Aldo Lema en Twitter.

Uruguay inició en solitario el descenso de los tipos de interés el pasado mes de abril. No obstante, analistas consultados por la agencia Reuters estiman que Chile y Brasil se sumarían en los próximos meses.

La política contractiva del BCU, en sintonía con los grandes bancos centrales, como la Reserva Federal y el europeo, y con los socios de la región, ha sido mantenida por el gobierno como el principal punto de contención de la crisis inflacionaria.

Sin embargo, ello contribuyó a una importante depreciación de dólar, generando malestar primero en el agro, que desde enero reclama una corrección del tipo de cambio, para actualmente llegar a casi todos los principales sectores de la actividad económica.

La caída de las exportaciones informada ayer por la agencia gubernamental Uruguay XXI que cifró en 18% la baja semestral, impulsada por pésima performance de la soja y la carne, también es mencionada por los analistas como una razón de presión para que el BCU disminuya su TPM.

Dejá tu comentario

Te puede interesar