13 de abril 2023 - 16:45

El precio de las naftas podría volver a subir por un polémico proyecto de Ancap

La empresa estatal estudia la posibilidad de elevar el techo permitido para el porcentaje de bioetanol en la composición del fluido.

Por qué el aumento del máximo permitido de bioetanol en la composición de la nafta podría impactar en los precios de surtidor en Uruguay.

Por qué el aumento del máximo permitido de bioetanol en la composición de la nafta podría impactar en los precios de surtidor en Uruguay.

Foto: Medios Públicos

Ancap analiza elevar la mezcla de bioetanol en la composición de las naftas. Aunque la medida promueve el cumplimiento de las metas ambientales, podría implicar un aumento en los surtidores en Uruguay, que es actualmente el país con los combustibles más caros de la región.

El bioetanol es un tipo de alcohol que se produce en el país a partir de la fermentación de de los azúcares de algunas materias primas vegetales, principalmente la caña de azúcar. Y actualmente, las naftas pueden llevar en un máximo del 10% de su composición esa mezcla, aunque Ancap la mantiene en 9,8%.

Hoy, la principal producción de bioetanol del país se encuentra en las dos plantas de la subsidiaria de Ancap, Alcoholes del Uruguay (ALUR) en sus dos complejos agroindustriales en Paysandú y Bella Unión, donde a partir de la utilización de caña de azúcar y sorgo BT se llega a producir 100 millones de litros al año.

Estamos analizando levantar la mezcla hasta un 12%”, confirmó este martes el presidente de la empresa estatal, Alejandro Stipanicic, quien expresó que la decisión iría en el sentido de “ayudar a la construcción de objetivos ambientales y económicos asociados con metas ambientales, pero además para capturar el valor del aumento de la producción de Bella Unión, sin perder la producción de Paysandú que es la más eficiente”.

La decisión podría impactar en los precios de los combustibles

El proyecto, estudiado en conjunto entre los ministerios de Industria, Energía y Minería, Ambiente y Economía, podría tener un impacto en los precios de las naftas. Esto es, básicamente porque los agrocombustibles, como el bioetanol, son más costosos que los combustibles fósiles.

En tanto, aunque el gobierno haya decidido mantener el congelamiento de los precios de la nafta también en abril –con el litro a 71,89 pesos–, al incrementar el porcentaje permitido para la mezcla de beneficios ambientales el precio podría verse impactado al alza.

Esto, en un contexto en el cual Uruguay permanece como el país con los precios más altos de la región en este rubro, con 1,83 dólares por litro, seguido por Chile (1,60 dólares por litro) y Paraguay (1,26 dólares por litro), según la consultora SEG Ingeniería.

Pero además, tal como planteó Stipanicic, la decisión –en caso de concretarse– se enmarcaría en la motivación de capturar el valor del aumento de la producción de ALUR, lo que abre toda una discusión respecto a si debería priorizarse lo que algunos economistas consideran un "emprendimiento ineficiente" antes que el bolsillo de los consumidores y para qué lado inclina la balanza el peso de las metas y los compromisos ambientales asumidos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar