10 de abril 2023 - 09:02

Empresas y sostenibilidad: ¿se pueden obtener ganancias siendo responsable con el ambiente?

El cuidado del ambiente esta cada vez más instalado en las empresas. Sin embargo, cabe preguntarse hasta que punto se comprometen y cuanto hay de marketing.

El cuidado del ambiente es un tema que esta instalado en agenda y las empresas deben incorporar y tener en cuenta sus impactos.

El cuidado del ambiente es un tema que esta instalado en agenda y las empresas deben incorporar y tener en cuenta sus impactos.

Foto: Freepik

En Uruguay se puede ver que cada día más las empresas se vuelcan a desarrollar programas sostenibles, es decir, aquellos que no solamente tienen el objetivo de generar una ganancia económica, sino que se comprometen con ser parte de la solución a la crisis climática, abordando temáticas ambientales, pero también sociales, políticas y culturales.

Es por esto que Ambito.com dialogó con Carolina Ferreira, profesora de la UCU Business School, sobre la actualidad de las empresas, su relación con el ambiente y si es posible tener un proyecto sostenible y responsable con el ambiente y, a la vez, obtener ganancias.

Según la especialista, cuando se pensaba en el valor agregado de las empresas, se pensaba en un perfil más económico. Sin embargo, cada vez más el concepto de sostenibilidad tiene que ver con lo que en las empresas se denomina triple impacto, donde se tienen en cuenta las áreas económicas, sociales y ambientales donde la compañía tiene incidencia.

El peligro del greenwashing y los primeros pasos a la sostenibilidad

Actualmente existe una tendencia denominada greenwashing donde las empresas orientan sus campañas de marketing hacia un posicionamiento comprometido con el ambiente mientras que sus acciones van totalmente en sentido opuesto. Frente a esto, Ferreira explicó que todavía existen compañías que utilizan esta estrategia para lograr una mejor imagen, aunque se ven cada vez menos.

Para lograr el objetivo de la sostenibilidad, o al menos dar el primer paso, la profesora explicó que “en términos ambientales, hay una normativa que ha ido mejorando a lo largo del tiempo”. Ferreira se refiere, en primer lugar, al Informe Brundtland, publicado en 1987, que contrastaba el desarrollo económico con el ambiental, y que las empresas empezaron a utilizar cada vez más.

Otra de las herramientas es la normativa ESG (por sus siglas en inglés: Environmental, social and governance) que son una serie de indicadores que permite determinar hasta qué punto una corporación trabaja en nombre de objetivos sociales, que van más allá de los beneficios económicos.

“Por otro lado, hay un impulso vinculado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) donde cada vez más las empresas empiezan a ser parte de la solución”, explicó Ferreira. Los ODS son 17 objetivos globales interconectados que tiene el objetivo de ser un plan para lograr un mejor futuro y más sostenible. Fueron establecidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015 y se pretenden alcanzar en 2030.

En este sentido, la profesora de UCU Business explicó que se necesita del sector privado para el financiamiento de la agenda de objetivos para el 2030 y que se ven cada vez más las alianzas público-privadas donde el rol de las empresas empieza a ser reconocido.

¿Es posible generar ganancias siendo sustentable?

Según Ferreira, es totalmente posible generar las mismas ganancias y estar comprometido con el ambiente. “Hay un cambio hondo en las nuevas generaciones”, explicó la profesora quien además lo relaciona con el cuidado de los recursos, que son finitos y es necesario manejarlos de manera responsable. “Hay que tener en claro que este enfoque lineal no va más y prestar atención a la circularidad y el manejo de recursos”, remarcó.

“También esta vinculado con los temas sociales. Cada vez mas los colaboradores de las nuevas generaciones se vinculan con la misión y la propuesta de la compañía y lo que le da sentido”, especificó Ferreira. Finalmente, agregó que los objetivos de las empresas comprometidas y con triple impacto se van resignificando y cambiando con el tiempo, a medida que el mundo cambia y los cambios culturales orientan a las empresas a asumir cada vez más compromisos que no tengan que ver solamente con lo económico.

Dejá tu comentario

Te puede interesar