25 de febrero 2023 - 10:42

La apicultura local sufre la sequía

El déficit hídrico impacta en el sector con menos producción, precios internacionales a la baja y el riesgo de plagas.

La apicultura en Uruguay sufre la sequía.

La apicultura en Uruguay sufre la sequía.

La apicultura en Uruguay atraviesa momentos arduos debido a la sequía extrema y a los efectos negativos de la misma: una producción reducida, panales destruidos por los incendios, precios a la baja en el mercado internacional y el riesgo de plagas impactan en un sector ya golpeado.

La apicultura sufre desde hace meses, pero recién el pasado 17 de enero los productores del sector fueron incluidos en la batería de medidas que supuso la extensión de la emergencia agropecuaria hasta fines de abril. De esta forma, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) decretó la entrega de un préstamo de 600 pesos por colmena al que pueden aplicar los productores de hasta 1.000 colmenas, con dos años de gracia y sin intereses.

Para aquellos que tengan entre 1.000 y 1.800 colmenas, el período de gracia se mantiene pero se agrega un 10% de interés a la devolución del financiamiento. Esta dinámica también abarca a los productores que hicieron la declaración jurada fuera de fecha y quedaron fuera del Registro Nacional de Propietarios de Colmenas (RNPC), independientemente del tamaño de su producción.

Menos miel en las colmenas

Debido también a la sequía, los apicultores esperan que la producción caiga entre un 30% y un 40%, lo que equivaldría a unas 10.000 u 11.000 toneladas por debajo de la cantidad habitual.

En este sentido, hay zonas del país que suman tres años de sequía con fuertes impactos en la producción, por lo que los productores no tienen nada de miel. En las zonas menos comprometidas, las líneas de crédito habilitadas por el MGAP permiten la compra de azúcar para alimentar a las colmenas y estimular la producción en medio del déficit hídrico.

Si bien no se prevé un desabastecimiento interno en tanto la mayor cantidad de miel es para exportación, los apicultores ven con dificultad la colocación del producto en el exterior debido a la poca capacidad de acopio.

El otro lado negativo de la sequía son los incendios, que ya produjeron la pérdida de, al menos, 200 colmenas.

El precio de la miel en caída

Otra dificultad que enfrentan los apicultores es el precio internacional desplomado: mientras que hace un año se colocaba en el exterior a alrededor de 3 dólares por kilo, hoy en día los valores rondan apenas entre los 1,20 y los 1,40 dólares por kilo de miel.

La guerra en Europa y la inflación en los países del primer mundo, así como la incidencia negativa de las mieles adulteradas o falsas mieles a bajo precio de los países asiáticos deprimen la demanda y los valores de las mieles reales.

A esto se le suma también la amenaza del ácaro varroa, que fue detectado en el país; así como el importante estrés nutricional por la sequía que afecta la calidad de vida y la longevidad de las abejas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar