15 de abril 2024 - 10:15

Montevideo vs Punta del Este, ¿dónde es más rentable invertir?

El ladrillo sigue siendo una apuesta segura y que permite generar ingresos a través de una renta fija.

Ventura Tower Carrasco.

Ventura Tower Carrasco.

Foto: Kopel Sánchez

Para entender la dinámica de Montevideo y Punta del Este, es importante ir un poco a la historia que tiene cada uno de los territorios uruguayos. Por el lado de Punta del Este es tradicionalmente un lugar balneario y de “segunda casa”, donde la inversión se basa en la conservación del patrimonio y en la posibilidad de utilizar esas viviendas durante la temporada de verano. Es decir que al mismo tiempo que se van de vacaciones, principalmente los argentinos, refugian sus ahorros fuera de su país, en un lugar con un gran atractivo para veranear y con políticas económicas mucho más estables y seguras.

En Montevideo, en cambio, no existía esta lógica, salvo algunas viviendas en la zona de la Rambla. Sin embargo, esta tendencia fue cambiando con el correr de los años, y en la actualidad ofrece una alternativa equivalente a una rentabilidad en dólares, lo que sería una colocación de un bono, pero con el beneficio de hacerlo a través de una propiedad. Esta opción permite resguardar capital, con la ventaja de utilizarla tanto para uso personal como para obtener una rentabilidad a través de alquileres mensuales (en moneda extranjera) e incluso en verano. A diferencia de Punta del Este, en donde se percibe únicamente ese retorno durante los meses de calor y el resto del año debe ser mantenida por el propietario.

Por otra parte, los precios récords que tiene actualmente el m2 en la ciudad balnearia -el cual en muchas ocasiones duplica al de Montevideo- generaron una tendencia para que muchos elijan invertir en la capital uruguaya. Sumado a esto, las temporadas en Punta del Este están relacionadas a los vaivenes económicos de Argentina lo que genera que fluctúa mucho año a año, mientras que lo que ocurre en la capital va más relacionado a la situación propia del país y sus movimientos citadinos vinculados al turistas, estudiantes y trabajadores diarios que utilizan a Uruguay como un país de paso.

Desde el 2010 en adelante, Montevideo mostró un gran crecimiento gracias a la propia evolución del país y a los cambios en políticas públicas que se comenzaron a realizar de puertas hacia fuera en términos de inversión extranjera y recepción turística. Parte de ese crecimiento estuvo dado con proyectos tales como la Ley de Vivienda Promovida, a través de la cual brindaron beneficios fiscales a empresarios nacionales e inversores extranjeros interesados en apostar al mercado nacional, lo que permitieron que Montevideo se haya convertido en una alternativa muy interesante. Hoy en día, aquel que pasea por Montevideo puede ver que no hay ningún tipo de diferencia sustancial desde el punto de vista arquitectónico, constructivo e incluso respecto a los amenities entre un apartamento construido en la calle Roosevelt de Punta del Este, o uno que se está haciendo en zonas como las del Cordón, Palermo o Carrasco.

Si bien es cierto que con el paso del tiempo aparecen nuevas formas de inversión, el ladrillo sigue siendo una apuesta segura y que permite generar ingresos a través de una renta fija. Por ejemplo, en Montevideo se puede adquirir una unidad en pozo -por un monto inicial menor a los USD 100 mil- y obtener luego una rentabilidad anual en dólares cercana al 11% entre lo que se percibe de alquiler (6%) y la revalorización del terreno, cercana a un 5%, gracias a la demanda creciente de desarrollos inmobiliarios en la capital del país.

En resumen dado el contexto del mercado argentino, especialmente con relación al dólar, para muchas personas Montevideo es una de las mejores opciones de inversión y que se complementan a los beneficios de ser un país cercano, con garantías jurídicas y una cultura rioplatense muy similar entre ambas naciones.

* Fabián Kopel es director de Kopel Sánchez

Dejá tu comentario

Te puede interesar