28 de marzo 2024 - 21:56

Ancap volvió a encender las antorchas en La Teja y prepara su reactivación

El ente autónomo dio el primer paso para poner en marcha la refinería, la cual se encuentra en parada técnica desde setiembre de 2023.

La refinería de La Teja se prepara para retomar sus actividades.

La refinería de La Teja se prepara para retomar sus actividades.

Foto: Ricardo Pastorino

Ancap volvió a encender esta semana las icónicas antorchas de la refinería de La Teja, abriendo así una de las etapas iniciales para la reactivación de la planta que está prevista para los próximos días, una vez que finalice la parada técnica que comenzó a principios de setiembre de 2023.

A través de su cuenta de X (antes Twitter) la empresa estatal celebró el encendido de las dos "emblemáticas" antorchas tras la parada del complejo industrial por obras de mantenimiento.

El presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, informó en noviembre la inversión total de Ancap en la parada técnica de la refinería era de 79 millones de dólares, donde 67 millones de dólares se destinaron para la actualización del cracking catalítico (incluyendo los contratos de los trabajadores); 5 millones de dólares en materiales y equipos importados, y 7 millones de dólares destinados al pago de horas extras.

Sin embargo, el conflicto sindical dentro de la empresa extendió la parada técnica por unos 7 meses, extendiendo el plazo de trabajo por más de 90 días y significando un lucro cesante de 135 millones de dólares.

¿Qué tareas se realizan en la refinería de Ancap?

"Lo que se hace es que se desarma, se limpia, se repara, se inspecciona y se sustituyen equipos" , indicó el jerarca del ente autónomo sobre las tareas que actualmente están realizando unos 470 funcionarios propios y alrededor de 1.000 contratistas asignados a la tarea.

En el proceso se sustituyeron tres torres de destilación, de unos 30 metros de altura y unas 20 a 23 toneladas de peso cada una. También unas 17 bombas, y la obra más importante consiste en el cambio del precalentador del horno.

"La obra más importante de todas es la sustitución del casquete del cracking catalítico, que le va a alargar la vida útil a la unidad más importante", explicó Stipanicic.

"El cracking catalítico lo que hace es que convierte aceites de escaso valor económico en una refinería. Son los aceites que salen de la destilación atmosférica. Esos aceites se someten a enorme presión y gran temperatura en presencia de un catalizador y se producen transformaciones en las cadenas de los carburos que permiten elaborar gasolinas, gases de petróleo y otros productos que en el mercado tienen muchísimo más valor", detalló acerca de la tarea.

Dejá tu comentario

Te puede interesar