5 de marzo 2024 - 13:06

Las demoras en la parada de La Teja costarán u$s 135M extras a Ancap

El sobrecosto se debe al conflicto sindical que impidió el inicio de las obras de mantenimiento según el cronograma original, y extendió el plazo de los trabajos por 90 días.

Refinería La Teja, la más importante de la petrolera estatal uruguaya.

Refinería La Teja, la más importante de la petrolera estatal uruguaya.

Las obras de mantenimiento en la refinería de La Teja, la principal planta de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) en Uruguay, estarían finalizadas para la segunda quincena de abril, cuando las instalaciones vuelvan a operar a pleno. Luego de una parada que terminará extendiéndose por siete meses, de los cuales dos no hubo actividad debido al conflicto sindical en la empresa estatal, el lucro cesante por el atraso fue de 135 millones de dólares.

Que Ancap destinaría una gran cantidad de dinero a la parada técnica de mantenimiento en La Teja, ya se sabía desde que se pactó la fecha de inicio de los trabajos. Ya por abril del año pasado se hablaba de un estimativo de pérdidas en torno a los 180 millones de dólares por la pausa en la producción y la importación de combustible para abastecer el mercado interno; y de un endeudamiento de 300 millones de dólares para financiar las obras necesarias en la refinería.

Sin embargo, el conflicto con los trabajadores por el portland, que demoró durante casi dos meses el comienzo del mantenimiento a pesar de que la planta se paralizó el 4 de setiembre, según el cronograma original, generó gastos extraordinarios para la empresa pública: entre 65 y 70 millones de dólares, según confirmó a El País el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic.

Las demoras y los gastos en la parada de mantenimiento

Cabe destacar que a las demoras por conflictos con el sindicato, se sumaron otros factores que extendieron el plazo de la parada: trabajos preparatorios —planificados a comenzarse en junio— que comenzaron el mismo día que los de mantenimiento; licencia de la construcción; y demoras por la semana siguiente a Navidad, Carnaval y Turismo. Con estas cuestiones, la refinería tiene demorado el comienzo de su producción hasta fines de marzo, pero no se espera que la planta esté plenamente operativa sino hasta la segunda quincena de abril.

Esto significa, en total, unos 90 días de extensión de la parada adicionales a lo planificado originalmente. Algo que, inevitablemente, genera mayores costos para Ancap: según las estimaciones oficiales confirmadas por Stipanicic, el lucro cesante —lo que deja de ganar la refinería en concepto de margen de refinación— alcanzaría los 135 millones de dólares por los días de demora asociados directamente al conflicto sindical.

La proyección surge a partir del cálculo de una producción diaria de 50.000 barriles diarios a un margen de 30 dólares por barril.

A esto, de todos modos, habrá que sumarle la pérdida efectiva por el tiempo de parada estimado inicialmente, de 180 millones de dólares; y el pago del bono de 65.000 pesos para cada trabajador en caso de que la obra se termine en menos de 130 días.

Dejá tu comentario

Te puede interesar