30 de julio 2023 - 10:54

Cosse respondió a las críticas por el impuesto a los combustibles y lo calificó de "una escalada de disparates"

La presentación del proyecto de ley para crear un nuevo impuesto al transporte a granel de líquidos inflamables y GLP sigue generando polémica.

Carolina Cosse, intendenta de Montevideo, desistió del nuevo impuesto que buscaba cobrar por la circulación de transporte de combustible en la capital uruguaya.

Carolina Cosse, intendenta de Montevideo, desistió del nuevo impuesto que buscaba cobrar por la circulación de transporte de combustible en la capital uruguaya.

Foto: Telenoche

Esta semana la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, presentó un proyecto en la Junta Departamental para crear un impuesto al transporte a granel de líquidos inflamables y gas líquido petróleo (GLP), lo que generó polémicas en los altos rangos del gobierno, algo que Cosse calificó de “una escalada de disparates”.

Si bien fue presentado el lunes en la Junta Departamental, el proyecto de decreto que pretende volver a instalar la tasa de inflamables —luego de que la Suprema Corte de Justicia la declarara inconstitucional por no ofrecer una contraprestación tras el cobro— bajo la forma de un impuesto —que no tiene mayores exigencias—; la iniciativa ya generó polémica y cruces entre el gobierno departamental y el nacional.

Frente a esto, la jeda departamental aseguró que es una “escalada de disparates” y que el nuevo impuesto no afectaría sobre los precios del combustible. "Estamos hablando de que el impacto son 10 centésimos de peso, 20 centésimos de peso, o sea la quinta parte de un peso", explicó Cosse. "Cuando el gobierno pensó que esta tasa no estaba más, bajó el combustible 10 centésimos de peso, o sea que a los hechos me remito", agregó.

Por otro lado, aseguró que los camiones pesados tienen libre circulación por toda la ciudad, debido a que tienen que llegar a todas las estaciones de servicio, pero tienen que, de alguna manera, retribuir al daño que provocan. "Tienen circulación libre por la ciudad los camiones más pesados y esto es una forma de que devuelvan a la ciudad y se pueda mitigar parte del daño, del esfuerzo que le suponen a la ciudad", explicó.

En respuesta a las críticas del gobierno, recibidas por parte del secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini; y del presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, la intendenta aseguró que ya no puede comentar más porque rebaja “la capacidad intelectual de las personas".

"Yo ya no puedo estar comentando los disparates que salen para distraernos. No nos distraigamos, yo no me distraigo, la Intendencia de Montevideo no se distrae y vamos a seguir trabajando por la gente", remarcó y aseguró que los problemas de los uruguayos son otros, entre ellos, la corrupción y la inseguridad.

Las críticas a Cosse

Luego de la presentación del proyecto de ley, se generaron varios revuelos dentro del gobierno. Entre ellos, el secretario de Presidencia quien apuntó a que “subir los combustibles y el supergás para beneficiar su gestión habla de un estilo de gobierno de otro tiempo en el Uruguay”.

Por otro lado, el líder del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), Omar Paganini, también apuntó en contra del proyecto y lo cuestionó de “revanchista” debido a que la Suprema Corte de Justicia declarara inconstitucional a la tasa de inflamables por no ofrecer una contraprestación tras el cobro.

Paganini estructuró su posición contraria en función de cómo el nuevo impuesto impactaría en las tarifas que deben pagar los consumidores finales por estos productos en la capital del país. Esto, sobre todo, considerando que tras el fallo favorable de la SCJ a la Distribuidora Uruguaya de Combustibles SA (Ducsa), las petroleras de Montevideo reflejaron la reducción de costos —ante el no pago de la tasa— en los valores al público.

“Cargará a la ciudadanía con un costo injustificable”, sostuvo el ministro y luego apuntó que “lo que desde enero y antes de ser derogado era un 0,4% ahora subiría a 0,5%”, en referencia a la alícuota propuesta en el proyecto presentado a la Junta Departamental.

La pultima crítica vino desde la Administración Nacional de Combustible, Alcohol y Portland (Ancap), donde su presidente, Alejandro Stipanicic, sostuvo que quienes buscan sustituir la tasa “se tendrán que hacer cargo de restituir una carga sobre los combustibles del país, que ya están suficientemente caros y que tienen una carga de impuestos bastante importante”.

El posible escenario de aumentos se daría, además, en un contexto en que es posible que las tarifas se vean impactadas por la parada técnica en la refinería de La Teja y la consecuente pérdida del margen de refinería que ha mantenido estables —subsidiado— los valores en los surtidores en varias ocasiones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar