12 de enero 2023 - 20:45

Crecimiento, exportaciones y salarios, ¿cuáles son las previsiones para este año?

Se espera una desaceleración en la variación del PIB y en las ventas al exterior, aunque el consumo podría convertirse en un factor clave en 2023.

Con la reducción prevista de la inflación, se espera un incremento en los salarios reales de alrededor del 2%.

Con la reducción prevista de la inflación, se espera un incremento en los salarios reales de alrededor del 2%.

La economía uruguaya tuvo un 2022 con unos cuantos puntos a favor pero otros tantos en contra. La consultora Exante realizó un balance pormenorizado y proyecciones para 2023 en las principales variables de la macro. Las previsiones muestran una desaceleración del crecimiento y en las exportaciones, aunque un fuerte impulso a través del consumo, motorizado por la merma en la inflación y la consecuente suba en los salarios reales.

En cuanto al crecimiento del PIB, desde la consultora prevén una variación más moderada que la de 2022, en donde aún restan los datos oficiales pero consideran que fue del 5% anual. En cambio, para este año proyectan un 2% anual, lo que implicaría una fuerte desaceleración.

De todas formas, en el equipo de investigación advierten que, en el análisis trimestral, esta variable mostrará mejores resultados. “El segundo semestre de 2022 fue bastante pobre. Nuestras proyecciones ahora contemplan cierta reactivación incluso en el ritmo trimestral de crecimiento en este inicio de 2023”, afirmó la analista económica de Exante, Tamara Schandy.

El consumo podría ser el principal motor de ese crecimiento

Si bien las estimaciones respecto a la inversión y las exportaciones muestran una desmejora respecto al año pasado, no sucede lo mismo con el consumo, que será una variable clave para 2023, dado que los otros dos motores no pujarán tanto.

“Pensamos que el consumo de los hogares va a crecer este año, porque la inflación, a nuestro juicio, va a ceder, y eso va a dejar un espacio de aumento del salario real”, sintetizó Schandy.

Esta mitigacion del incremento general de los precios, explican desde la consultora, no se producirá solo por efecto cambiario –a causa de los niveles en los que se encuentra el dólar–, sino a partir de la presunción de que en 2023 no se repetirán ciertas presiones de precios internacionales que sí se dieron el año pasado por la guerra en Ucrania.

En efecto, aunque los salarios no crezcan en términos nominales mucho más que en 2022, por vía de la desaceleración de la inflación podría llegar a darse un crecimiento del salario real del 2% anual. “Eso es clave en términos de consumo, porque desde el lado del empleo no estamos previendo un dinamismo muy importante para este año”, aclaró la economista.

En ese mismo sentido, la consultora prevé que no habrá un “mal” desempeño en la inversión. Ahora bien, el proyecto de la planta UPM 2 Paso de los Toros “tuvo una envergadura que es muy dificil de sustituir”. En comparación, a nivel agregado, probablemente esa variable caiga.

El otro gran motor después de la pandemia, que fue el de las exportaciones, tampoco pujará con tanta fuerza, dado que es poco probable que se repitan los “excepcionalísimos” precios internacionales de los commoditys que hubo en 2022.

No obstante, se espera que la venta al exterior de los servicios no tradicionales continúen firmes, y los servicios turísticos registren una mejora. Con ello, el equipo proyecta un aumento del 5% real en los ingresos por venta de bienes y servicios en el mercado internacional. Un número importante, pero bastante menor al 15% que estiman que hubo en 2022.

Dejá tu comentario

Te puede interesar