11 de octubre 2023 - 09:02

El mercado pierde interés por la toma de deuda en pesos ante el fortalecimiento del dólar

Ambos comportamientos están encadenados detrás de la baja de las tasas de interés y de los factores internacionales que generan incertidumbre.

El fortalecimiendo del dólar en Uruguay va en paralelo con una caída en la toma de deuda en pesos.

El fortalecimiendo del dólar en Uruguay va en paralelo con una caída en la toma de deuda en pesos.

Foto: LaRepublica.pe

El dólar en Uruguay alcanzó su valor más alto en lo que va del año tras su séptima jornada consecutiva al alza y un octubre que se mantiene totalmente en positivo, sin retrocesos en la cotización. En paralelo, el interés por la toma de deuda en pesos cae ante una moneda local menos atractiva por la baja de las tasas de interés.

El dólar está a centavos de la franja de los 40 pesos, un sitio en el que no logró estar durante todo el 2023, y que la última vez que estuvo en esos valores fue el 27 de diciembre del año pasado. Esto es gracias a la séptima suba consecutiva en el mes, esta vez del 0,28% respecto de la jornada del lunes, que permitió cerrar a la divisa estadounidense en 39,967 pesos, según la cotización del Banco Central del Uruguay (BCU).

Mientras tanto, los analistas todavía esperan que esta corrección del atraso cambiario experimentado durante el año —que ya se redujo a apenas un 0,26% de retroceso acumulado en el 2023, y del 2,72% a nivel interanual— pronto llegue a su techo, aunque los factores de incertidumbre internacional —a los que se le sumó recientemente la guerra desatada en Oriente Medio entre Israel y Hamas— incentivan un fortalecimiento del dólar global que puede seguir influyendo en el plano local.

Sube el dólar, baja la demanda de pesos

En paralelo de la suba optimista del dólar, aunque incluso se podría pensar que es una causa de este fortalecimiento, la demanda por la toma de deuda en pesos —que supo ser muy buena durante este año debido a las altas de tasas de interés frente a un dólar depreciado— sigue bajando.

Esto se pudo observar ayer, en la licitación de reapertura de la Nota del Tesoro Serie 10 en pesos por parte del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que contó con una oferta del gobierno por 600 millones de pesos —equivalentes a 15 millones de dólares—; pero cuya demanda fue de 393 millones de pesos —9,8 millones de dólares— y la adjudicación final fue de apenas 93 millones de pesos —2,3 millones de dólares.

Esta señal de una baja en el apetito del mercado en instrumentos de deuda en moneda local corresponde a una posibilidad de que los inversores estén “exigiendo mayores tasas de interés”, explicó Francisco Echegoyen, jefe de mesa de la financiera Gastón Bengochea, Ámbito. Asimismo, al ser una nota de tasa fija, “temen a que la inflación se acelere y la rentabilidad real se vea afectada en los próximos años”.

En definitiva, los mismos factores que explican —al menos, parcialmente— la suba del dólar, son los que disuaden a los inversores de continuar apostando a la moneda nacional para las inversiones: la baja de la Tasa Política Monetaria (TPM) y los factores internacionales que llevan, históricamente, a asegurar valor en el dólar.

En tanto, y según señaló Echegoyen, es probable que el rally alcista en el dólar finalmente termine impactando en las cifras de inflación —de allí que el gobierno no quiera una suba extraordinaria en la divisa estadounidense y los augurios de que pronto toque su techo—; algo que fomenta todavía más a que los inversores no busquen tasas fijas y exijan mayor rentabilidad nominal.

Dejá tu comentario

Te puede interesar