4 de enero 2023 - 12:00

El MIEM defendió el Precio de Paridad de Importación del combustible

El subsecretario Walter Verri sostuvo que el mecanismo de fijación de precios de los combustibles en Uruguay es justo y transparente.

La empresa dejó de recaudar 230 millones de dólares durante el 2022.

La empresa dejó de recaudar 230 millones de dólares durante el 2022.

El subsecretario de Industria, Minería y Energía (MIEM), Walter Verri, defendió el mecanismo a través del cual el gobierno fija los precios de los combustibles en Uruguay de forma mensual —en función de los valores de referencia en mercados internacionales y a través del cálculo del Precio de Paridad de Importación (PPI) —; y lo consideró un sistema transparente que baja y sube las tarifas en los momentos en que tiene que hacerlo.

Con la reciente baja de los combustibles en el país luego de varios meses de congelamiento —una medida tomada por el presidente Luis Lacalle Pou para evitar que la volatilidad de los precios internacional impactara en los consumidores finales, y apoyada en el importante superávit de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap)—; Verri destacó en diálogo con el sitio especializado Surtidores la estabilidad a la baja que se observa en los mercados del mundo, y señaló la posibilidad de que este comportamiento se repita en febrero.

Frente a las críticas al cálculo que se utiliza para fijar el precio de los combustibles que se hicieron eco en diferentes sectores, sobre todo, de la oposición —aunque también en determinados espacios ligados al combustible y/o a su uso—, en los últimos meses, el subsecretario consideró que la fortaleza de este sistema es que es justo y transparente para la población. Además, sostuvo que si bien acompaña las tendencias de los precios internacionales, la mayor parte de las subas fueron por debajo de lo que marca el PPI de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea).

Sobre esto, hizo énfasis en destacar que “el gobierno no utilizará ANCAP como el cajero automático del Estado”, en términos de financiar los aumentos a la población, y que los números que se dan a conocer a los uruguayos son más realistas, “sin especular ni usar a una empresa pública para hacer caja”.

Asimismo, reveló que cuando el sistema se implantó a partir de la Ley de Urgente Consideración (LUC), durante los primeros meses pareció un error debido a los anuncios consecutivos de suba de precios; pero que, con el tiempo y una mayor estabilidad en los mercados, la medida encontró su cauce y fue positiva.

Los precios y los subsidios del gobierno

Según Verri, el gasoil fue el combustible que tuvo una mayor reducción —a partir de enero se consigue con una baja del 9,4% respecto de diciembre— debido al contexto previo de fuertes subas que se produjeron a partir de la guerra entre Rusia y Ucrania, que disparó los valores. Sin embargo, desde diciembre comenzó a bajar en una amyor proporción que las gasolinas, y por eso fue también el producto que más descendió en Uruguay.

De todos modos, destacó que ANCAP siempre subsidió los precios más elevados, para que los combustibles permanecieran accesibles para el consumo en los hogares y para las actividades económicas. Un ejemplo de ello, señalado por el subsecretario, es el subsidio al supergás.

“En los gobiernos del Frente Amplio este subsidio alcanzó a un 15% traducido en 6 mil garrafas, mientras que este gobierno extendió el subsidio hasta un 50% por ciento y hoy se venden 136 mil garrafas con tarjetas MIDES”, sostuvo Verri. Y recordó que el Poder Ejecutivo trabaja para que los futuros subsidios se apliquen a quienes lo necesiten.

Dejá tu comentario

Te puede interesar