14 de mayo 2024 - 09:04

Uruguay exporta energía a Brasil en medio de las catastróficas inundaciones

Rio Grande do Sul tiene afectadas 4 plantas hidráulicas, 3 subestaciones, 10 transformadores y 24 líneas de transmisión, por lo que importa electricidad de UTE para el consumo interno.

Uruguay exporta energía a Brasil por las inundaciones en el sur del país.

Uruguay exporta energía a Brasil por las inundaciones en el sur del país.

Uruguay se encuentra exportando energía a Brasil durante algunos momentos del día luego de que las graves inundaciones que afectan al estado de Rio Grande do Sul dañaran al menos cuatro plantas hidráulicas, tres subestaciones y 24 líneas de transmisión.

La situación en el sur brasileño sigue siendo crítica, y las consecuencias, posiblemente, se extiendan durante meses mientras los ríos y cursos de agua siguen experimentando crecidas. En Rio Grande do Sul, el estado más afectado, los daños abarcan todo tipo de rubros: desde lo social y lo referente a la infraestructura, hasta la producción de carne de cerdo, arroz y, ahora, energía.

Por este último punto, el gobierno del país norteño solicitó a Uruguay energía eléctrica durante algunos momentos del día para abastecer el consumo interno. Los intercambios comenzaron en los primeros días de mayo, cuando Brasil requirió energía en modalidad de emergencia para garantizar el suministro en el sur del país. Según los registros oficiales, la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas del Estado (UTE) despachó motores de Central Batlle para atender el pedido de 1,26 GWh.

Desde entonces, Brasil continuó comprando energía uruguaya y, en lo que va del mes, UTE lleva exportados 7,5 GWh a través de la conversora de Melo-Candiota. Las ventas se producen, generalmente, durante la tarde, en tanto es el momento en que comienza la mayor demanda eléctrica.

Por su parte, las importaciones desde el país norteño buscan evitar la sobrecarga del sistema de Rio Grande do Sul que, luego de las inundaciones, reportó cuatro plantas hidráulicas —UHE Monte Claro, 14 de Julio, Jacuí y Dona Francisca—, tres subestaciones —SE Nova Santa Rita, Canoas 1 y Candelária—, 10 transformadores y 24 líneas de transmisión en situación de indisponibilidad debido a los daños sufridos. De acuerdo al último reporte del Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) de Brasil, no hay previsión sobre cuándo estos activos volverán a estar operativos.

En tanto, para esta semana se espera que continúa la exportación de energía uruguaya hacia Brasil, mientras siga la emergencia.

Por las inundaciones, Brasil también importará arroz desde Uruguay

La energía no es lo único que Uruguay estará exportando en el contexto de emergencia que atraviesa, principalmente, el sur de Brasil debido a las graves inundaciones sufridas: la semana pasada, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva anunció ante los líderes del Congreso que enviará una medida provisional para permitir la importación de arroz desde Uruguay y el resto de los países del Mercosur (Argentina, Paraguay y Bolivia) con el fin de bajar el precio del producto en el vecino país.

El gobierno federal decidió importar arroz en un intento de evitar que el precio del grano aumente tras las lluvias e inundaciones que devastaron Rio Grande do Sul, estado que produce el 70% del cereal del país.

"Hoy lo envío al diputado a Arthur Lira para someterlo a votación. Vamos a tener que importar arroz de Bolivia, Paraguay, Uruguay, Argentina, para bajar el precio del arroz y los frijoles en este país, que es un alimento esencial para la gente", afirmó Lula da Silva, informó Valor Económico.

El ministro de Agricultura, Carlos Fávaro, había anticipado, el martes, que el gobierno pretendía permitir la compra de hasta 1 millón de toneladas de arroz para compensar el fracaso de la cosecha de Rio Grande do Sul.

De todos modos, y más allá de esto, en Uruguay hay preocupación entre los productores sobre cómo las inundaciones en el país norteño y en el propio territorio nacional puedan afectar las cosechas de granos. En ese sentido, hasta el momento se logró cosechar ya el 90% de la superficie total de arroz. El 10% restante representa unas 15.000 hectáreas del cereal cuyas pérdidas no se han podido cuantificar aún.

Dejá tu comentario

Te puede interesar