Lacalle Pou defenderá ante Lula su plan de abrir Uruguay "al mundo"

Mundo

El presidente insistirá ante su par brasileño en la necesidad de una flexibilización y modernización del Mercosur.

El presidente Luis Lacalle Pou, aseguró que defenderá ante el mandatario brasileño, Lula da Silva, la necesidad de que el Uruguay “se abra al mundo”, según anticipó este jueves durante su recorrido por la inauguración de una planta de cemento en la localidad de Minas.

https://twitter.com/LuisLacallePou/status/1616100233347321859

"En pocos días viene el presidente de Brasil y vamos a insistir en que Uruguay se tiene que abrir al mundo. Y no es caprichoso, es porque nos tenemos fe.", afirmó el presidente Lacalle Pou. Además, remarcó otros temas de los que tratará con el mandatario brasileño como las exportaciones de energía eléctrica, la seguridad en la frontera y la salida al atlántico a través de la laguna Merín.

Lacalle Pou también aprovechó para referirse a la situación económica del Uruguay al establecer que el país creció el doble que la media mundial que registra un crecimiento del 2,5% a 2,7%. “Uruguay está en inmejorables condiciones de seguir recibiendo inversiones. Por supuesto que necesitamos temas para terminar. Por supuesto que necesitamos que nos dejen abrirnos al mundo”, insistió el mandatario.

Las influencias de Brasil

La agenda aperturista del presidente Lacalle Pou se podría ver dificultada frente a los planes de Lula. En primer lugar, el primer freno podría venir de las relaciones que tiene Brasil con China – ya que es el principal socio comercial del país carioca – donde la opinión del país vecino podría intervenir con la intenciones del gobierno de Lacalle Pou en participar del demorado Tratado de Libre Comercio (TLC).

Por otro lado, Uruguay continúa avanzando en su política aperturista pese a las advertencias de sus socios del Mercosur, quienes ya anticiparon que tomarían las "medidas que juzguen necesarias para defender sus intereses en los ámbitos jurídico y comercial". Ahora, con la llegada de Lula al poder, es de esperarse un rechazo de su parte a las posturas de “flexibilización” y “modernización”, propuestas por Lacalle Pou.

Cómo se gestó el viaje de Lula a Uruguay

Las agendas comenzaron a trabajarse cuando Lacalle Pou invitó a los ex presidentes Mujica y Julio María Sanguinetti a que lo acompañaran a la asunción de Lula da Silva el pasado 1° de enero, más allá de las diferencias existentes entre ellos y como un gesto diplomático al escenario internacional.

Por su parte, Mujica aceptó la propuesta —la más incierta de las dos invitaciones, en tanto Sanguinetti no generaba las mismas dudas por la cercanía política con el sector del presidente— por la importancia de mantener el gesto de continuidad democrática e institucional, sobre todo con un socio económico fundamental para el desarrollo local.

Coordinado el viaje conjunto, el referente del Frente Amplio afirmó que trabajaría en función de que Lula aceptara visitar el país luego de su viaje a Argentina, para participar de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) —bloque al que reingresó Brasil—, el 24 de enero.

Finalmente, la invitación diplomática fue aceptada, y el presidente brasileño se reunirá con su par local el 25 de enero, un encuentro muy importante para el futuro económico de Uruguay —con varias negociaciones en el marco del Mercosur por delante, y también por la estrecha relación comercial entre ambos países—; para el cual la presencia y trabajo de Mujica puede haber sido uno de los factores que influyeron en la aceptación.

Dejá tu comentario