4 de mayo 2023 - 14:53

Las decisiones sobre las tasas de interés empujan el dólar al alza

La baja de las tasas del Banco Central del Uruguay y el aumento por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos tuvieron un impacto en el comportamiento de la divisa en los últimos días.

El atraso cambiario en Uruguay es uno de los principales problemas económicos del país en la actualidad.

El atraso cambiario en Uruguay es uno de los principales problemas económicos del país en la actualidad.

Foto: LaRepublica.pe

El dólar logró su tercera suba consecutiva con la apreciación del 1,07% al cierre de la jornada de ayer, y la incipiente racha alcista comienza a generar expectativas en los sectores productivos y exportadores de Uruguay, que reclaman por la mejora del tipo de cambio para una mayor competitividad internacional. ¿A qué se debe esta suba tras una larga tendencia bajista?

La segunda jornada de mayo cerró con buenas noticias: con un aumento del 1,07%, el dólar alcanzó su tercera suba consecutiva —contando también la última jornada de abril— y un valor de 39,517 pesos, según el informe diario de cotizaciones del Banco Central del Uruguay (BCU). Si bien el incremento no fue suficiente como para romper el piso de los 40 pesos, luego de más de un mes sin poder superar la línea de los 39 pesos, la cotización actual parece estar respondiendo, finalmente, a la baja de la Tasa de Política Monetaria (TPM) por parte de la autoridad monetaria.

Esta es la percepción de Francisco Echegoyen, analista de la financiera Gastón Bengochea, quien señaló a Ámbito.com que “cuando el BCU recorta la tasa de referencia en pesos, eso de a poco, gradualmente va desincentivando la venta de dólares para la colocación en pesos”. Por esta menor venta de divisa extranjera, “el dólar empezó a reflotar, porque no es tan atractivo colocarse en pesos” como lo era antes, explicó.

En líneas similares se expresó el economista del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), Adrián Fernández, para quien, sin embargo, es necesario “ser cautelosos sobre los movimientos de los últimos días”, ya que “hemos tenido episodios de jornadas de alza anteriormente, y el dólar sigue en terreno negativo desde el comienzo del año”. Aún así, señaló que “es posible que esta última reacción del mercado se explique por el cambio en la política monetaria, con la decisión de reducción de la TPM”.

Una opinión diferenciada la dio Giuliano Cantisani, economista de CPA Ferrere: “Si bien es difícil precisar con certeza las causas de las variaciones del dólar, en especial en plazos tan cortos, una de las principales razones se asocia a las especulaciones con lo que ocurriría con la reunión de la FED, que tuvo lugar el día de ayer. En esta ocasión, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) decidió aumentar su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos. El dólar tendió a fortalecerse a nivel internacional luego de esta decisión”, reflexionó, en diálogo con este medio.

¿El dólar está a las puertas de una tendencia alcista?

Si bien la moneda estadounidense se apreció por tres jornadas consecutivas, los analistas no se animan a tomar una perspectiva de lleno optimista.

Desde el Cinve esperan un crecimiento del dólar en el año, “pero el incremento, si se mantienen reducciones tímidas de la TPM, no será elevado, probablemente por debajo de la inflación”, tal y como explicó a Ámbito.com Fernández.

Por su parte, Echegoyen consideró que “estamos en una tendencia estable, ni a la baja ni al alza”. Entre sus argumentos, destacó la reciente mejora histórica en la calificación crediticia del país por parte de la agencia Standard & Poor’s (S&P) que genera mayor confianza en los inversores internacionales y, por ende, un incremento en la entrada de capitales que condiciona a la baja la cotización del dólar. Y, al mismo tiempo, señaló las posibles medidas que pueda tomar el gobierno respecto del tipo de cambio en favor del sector exportador nacional, como factor al alza.

En CPA Ferrere, más allá de los factores puntuales del contexto inmediato, creen que el peso uruguayo tenderá a depreciarse levemente este año, en favor del dólar. Por un lado, por un menor saldo neto de divisas en comparación con el 2022 como año récord de exportaciones de bienes y de servicios globales, de la mano de los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) que se acercaron a los máximos históricos.

“Esto no se repetiría este año debido a una corrección a la baja de los precios de exportación, sumado a los efectos de la sequía. Si bien la reactivación de China y el comienzo de las exportaciones de UPM 2 compensarán parcialmente, no serán suficientes para contrarrestar lo anterior, por lo que las exportaciones de bienes caerían este año en relación con el año pasado”, señaló Cantisani. También se refirió a una menor IED por la finalización de las obras vinculadas a UPM 2. “En suma, luego de un año con abundancia de divisas como fue el 2022, este año el saldo de financiamiento externo tendería a normalizarse”, explicó.

Por supuesto, otro factor que podría impulsar el dólar este año es el cambio en el sesgo de la política monetaria que habría iniciado su recorrido menos contractivo con la decisión del BCU de bajar la TPM en 25 puntos básicos.

La situación argentina y su posible impacto en el país

Frente a la consulta sobre el posible impacto de la situación cambiaria y económica de Argentina sobre la cotización local de la moneda estadounidense, sobre todo en el mercado minorista, los analistas coincidieron en que tal condicionamiento no ocurrirá.

Para Echegoyen, “estamos en carriles opuestos”; mientras que para Fernández el contexto en el país vecino “se agrega como un factor más que está presionando en el mercado de cambios, en este caso al alza del dólar. Pero son montos muy menores a los movimientos financieros inducidos por la política monetaria. Así que no creemos que tenga un impacto significativo”.

“En principio, no se esperan grandes impactos del tipo “efecto contagio” desde Argentina hacia Uruguay. Argentina ha sufrido depreciaciones intensas en el pasado reciente que no se han traducido en depreciaciones del peso uruguayo, debido a los distintos fundamentos macroeconómicos”, señaló Cantesani, al respecto, y consideró que el mayor impacto potencial podría estar relacionado a la salida de divisas desde Uruguay hacia Argentina vía turismo emisivo o compras de frontera; situaciones que, a su vez, ya están presentes desde el fin de las restricciones sanitarias en el contexto de la pandemia de Covid-19, por lo que no implicaría mayores presiones adicionales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar