Montevideo, entre los 6 destinos foodies mundiales de 2023 según Lonely Planet

Mundo

La capital es definida por Lonely Planet como: vibrante, ecléctica y rica en vida cultural. Conocé la experiencia recomendada para amantes de la gastronomía.

Montevideo fue colocada entre lo más alto de los destinos mundiales por la guía Lonely Planet que optó por la capital de Uruguay como una de las seis ciudades del planeta que un buen foodie debe visitar durante 2023, la única de América Latina junto a Lima.

La prestigiosa guía de viajes destacó el carácter multifacético de Montevideo, con su puerto industrial hasta los barrios residenciales de Carrasco, así como el centro histórico con sus edificios estilo "art deco" y en el sur, los shoppings y barrios costeros de primer nivel mundial, como Punta Carretas o Pocitos, que recuerdan a Miami o Copacabana, además de los centros culturales y teatros de la capital.

La nueva lista de Lonely Planet contiene perspectivas locales y culturales diversas, que sea han calificado en 5 categorías: eat, journey, connect, learn y unwind. Montevideo entró en la categoría "Eat", compartida con centros de primer nivel global como: Umbría (Italia), Kuala Lumpur (Malasia), Fukuoka (Japón), Lima (Perú) y Sudáfrica.

Montevideo: 4 días, miles de sensaciones

Un itinerario de cuatro días es sugerido por Lonely Planet a través de Lola Méndez, quien detalladamente ha planeado desde costos hasta menús, rememorando historias y sumergiéndonos en una auténtica experiencia charrúa.

Día 1

Aunque la mayoría de los hoteles incluyen el momento del desayuno, la comunicadora especializada en turismo sugiere partir en una travesía de 90 minutos entre Ciudad Vieja y los barrios de Buceo. Es en este último destino donde realizaremos la parada, para tomar café de excelencia en Escaramuza Libros, una pintoresca tienda y biblioteca, que en su parte trasera cuenta con un mágico y tranquilo espacio donde es menester la orden de un cortado (mitad leche, mitad café), para el disfrute de la paz uruguaya, aún estando en la "gran ciudad".

Para la hora del almuerzo, no se puede pasar del Chivito. La sugerencia simplemente recae sobre La Pasiva, una de las más antiguas cadenas de comida del país, creada el 18 de julio de 1251, y ubicada a tan solo 25 minutos a pie desde Escaramuza. Una mesa en la ventana, y tu mundo se detendrá mientras afuera la gente sigue.

Lonely Planet destaca que "para los locales, las 21hs. son consideradas un horario temprano para la cena", por lo que luego de una puesta del sol en La Rambla, que con 22.2 kilómetros es el camino de costanera ininterrumpido más largo del mundo, recomienda ir a El Rastro Parrillita, a degustar asado, provoleta, y terminar con una flan con dulce de leche.

Día 2

Caminando a través de Puerta de La Ciudadela hasta Ciudad Vieja, se viaja en el tiempo donde se tiene lo mejor de Montevideo . Sin parar por el momento en el Café Brasilero (el más antiguo del Uruguay), el descanso es en Cafe La Farmacia, que tal como su nombre lo indica, sus orígenes no tienen nada que ver con el fantástico lugar que es ahora.

En los alrededores se encuentra el Museo Andes 1972, en honor al equipo de rugby local que perdió a 29 miembros en un accidente aéreo. Tan solo 16 pasajeros sobrevivieron, practicando el canibalismo por 72 días hasta ser rescatados.

Para sacar algo de sabor amargo, caminamos hasta Sarandí, donde estuvo el legendario Anthony Bourdain, quien compartió con Uruguay su obsesión por la carne (y la morcilla). Almorzá donde el chef lo hizo, en Jacinto, donde la sugerencia es la milanesa .

Por hoy salteate la siesta, por mucho que cueste, y pasá a la merienda directamente. En Ciudad Vieja, la parada predilecta es la panadería Federación, destacada por sus alfajores (especialmente de maicena).

Excelente, aunque algo costoso, el histórico Mercado del Puerto de Montevideo (desde 1868), es un lugar que vale la pena visitar. Una cena liviana recomendable son las Empanadas Carolina, especialmente las de carne con pasas o jamón con choclo. Con el ruido del agua contra la costa, zambullite en el Montevideo Wine Experience, aprendiendo todo sobre la cultura del vino uruguayo, y degustando varietales de las mejores bodegas del país directo en tu mesa. Como ejemplo de esto, Bodega Garzón, ha sido reconocida con premios internacionales, y posee la certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), siendo la primera en Sudamérica bajo este estándar.

Día 3

Apuntándonos a las tendencias actuales, en este día vamos hacia Parque Rodó, para arribar a The Lab Cofee Roasters situado en el corazón del parque, donde saborearemos café gourmet al aire libre. Al lado se encuentra el Museo Nacional de Artes Visuales, que ostenta la mayor colección de arte uruguayo. Incluyendo piezas de Pedro Figari y Juan Manuel Blanes. Si necesitas descansar a media mañana antes de continuar al almuerzo, podes comer alguna dona en el emprendimiento 100% de mujeres "In Her Oven".

Desde Parque Rodó, a 20 minutos a pie se encuentra Mercado Ferrando donde Il Gufo ofrecerá una de las especialidades culinarias de Uruguay: pizza a caballo. Casi la mitad de los uruguayos poseen ascendencia italiana, por lo que la influencia es altísima y permite originar diversos espacios para la cocina fusión. Si todavía te queda lugar, después de “la muzza”, fainá y los huevos fritos, se puede celebrar también la descendencia española, con unos buenos churros con dulce de leche.

https://twitter.com/lonelyplanet/status/1592622125432864768

Aunque los uruguayos estamos entre los principales consumidores de carne en el mundo, hay una creciente oferta vegana con varios restaurants Plant-based. Sugeridos para la cena, en La Temeraria hay una versión vegana de la clásica milanesa. Con galletitas de tipo manteca de maní y chocolate, no se puede creer que no contienen nada de origen animal. Luego de la cena, boulevard España espera para probar una de las mejores cervezas artesanales de Uruguay en la Montevideo Brewery Company.

Día 4

Montevideo cuenta con una gran población de inmigrantes armenios también, por lo que las influencias de medio oriente pisan fuerte en las alternativas fusión. El falafel es algo que no debes saltearte, y dado que Ararat (locación altamente recomendada) abre a las 11am, se puede ir directamente por el brunch acompañado con tabouli y hummus.

En un Uber con dirección al norte, en 30 minutos estas en Bodega Bouza: con origen en la colonización europea, la producción uruguaya de vinos y espumantes fue alzándose recientemente, aunque sin pérdida de nivel alguno. Tomá la experiencia con maridajes perfectos, que quizá incluyan magret de pato con Monte Vide Eu 2019 – aunque por favor, quedate para las visitas guiadas por la finca y viñedos.

De vuelta en la ciudad para la cena, si estás ahí “un 29”, pasa por Morelia y pedí los clásicos ñoquis, en donde, si dejas la moneda abajo del plato seguro tendrás buena suerte, y, si no es así, la suerte ya la tuviste de estar en Montevideo.

Dejá tu comentario