17 de agosto 2023 - 09:08

Preocupa al Mides el aumento del consumo de pasta base en personas en situación de calle

El 77% de las personas sin techo dijo consumir esta droga, lo que implica un aumento del 20%, desde el último relevamiento.

La cantidad de personas que viven a la intemperie en Uruguay aumentó un 48%.

La cantidad de personas que viven a la intemperie en Uruguay aumentó un 48%.

Un estudio del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) constató que el 91% de las personas en situación de calle tienen problemas de alcohol y drogas, entre las sustancias más consumidas se destaca la pasta base con un 77%, logrando un aumento del 20% desde el último relevamiento de la cartera.

Según un relevamiento de la cartera de Desarrollo Social, difundida por El País, las razones por las cuales las personas terminaron viviendo en la calle son, en primer lugar, conflictos con vínculos familiares, con un 43%, mientras que es el segundo corresponde al consumo de drogas con el 35%.

De total de personas que viven en la calle, el 91% reconoció tener problemas con alcohol y drogas. De este número un 71% admitió que consume a diario alguna sustancia – un incremento del 12% respecto al relevamiento anterior –. Entre las drogas más utilizadas se encuentra, en primer lugar, la pasta base con el 77%, con un aumento del 20% respecto al último relevamiento.

En segundo lugar, se encuentra el alcohol con el 53% y le sigue la marihuana con el 48%. Por otro lado, el consumo de cocaína entre las personas en situación de calle alcanza los 23% logrando un aumento de 9 puntos en comparación al ultimo relevamiento.

En este sentido, la salud mental también es otro factor que incide en las personas en situación de calle ya que, del total de los encuestados, el 20% admitió haber tenido algún problema de este tipo. De ese número, un 36% dijo haber realizado algún tratamiento, mientras que el 43% admitió haber estado internado alguna vez.

Personas en situación de calle, un drama en aumento

A principio de mes se publicó un censo realizado por el Mides donde se constató un aumento del 48% de personas que viven a la intemperie y un 24% de personas en situación de calle.

Basado en datos preliminares del censo, este año se revelaron 1360 personas que viven en la calle, un aumento del 48% a diferencia de 2021 donde los números no superaban las 1000 personas, más específicamente, 920.

En cuanto a las personas que viven en refugios, el número aumentó en un 8% respecto a 2021 donde se revelaron un total de 1395 frente a 1295 personas. Con esto, entre las personas que viven en refugios y aquellas que duermen en la calle hubo un aumento del 24% pasando de 2215 personas en 2021 a 2755 en la actualidad.

El ministro del Mides, Martin Lema, remarcó que existe un problema estructural y que el ministerio se encuentra en búsqueda de solucionar las causas, que muchas veces tiene que ver con problemas de adicciones. “La maldita droga es lo que está destruyendo una cantidad de vidas de jóvenes que una vez que entra en el consumo ya no son libres de elegir el destino que quieren para su vida”, aseguró en rueda de prensa durante su comparecencia en la comisión de la Cámara de Diputados que analiza el proyecto de Rendición Cuentas.

Un ley que urge

En este sentido, a comienzos de este mes el líder de la cartera de Desarrollo Social remarcó la importancia de que se trate en el Parlamento la aprobación de un proyecto de ley de internación involuntaria a personas adictas que se encuentren en situación de calle.

El jerarca aseguró que estos tipos de situaciones no solamente son un peligro para la persona que es víctima de adicciones sino también para terceros. Es por eso que tienen previsto el diagnóstico de un médico en cada situación para poder determinar el destino de cada persona.

"Cuando hay una apariencia de situaciones que estén vinculadas a estos factores, se constata por parte de un médico. Una vez que el médico constata ese riesgo para sí o para terceros, independientemente de la voluntad se conduce a un centro de salud, Ahí se compensa a la persona y ahí se ven las alternativas", explicó Lema.

Para llevar a cabo este plan, el secretario de Estado aseguró que el ministerio tiene un convenio con la organización “Madres del Cerro” quienes tienen experiencia en situaciones de acciones. Esta cooperación ayudaría a complementar el trabajo de los equipos a convencer a las personas podrían ser dirigidas hacia un centro del Mides, hospitales o lugares de tratamiento para adicciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar