8 de junio 2024 - 09:12

¿Qué aprendió Uruguay de la última crisis hídrica?

La calidad del agua y la contaminación son las principales preocupaciones, según una encuesta del colectivo de empresas privadas Alianza por el Agua.

La crisis del agua dejó varias enseñanzas y los uruguayos las manifestaron en una encuesta.

La crisis del agua dejó varias enseñanzas y los uruguayos las manifestaron en una encuesta.

Foto: Freepik

Una encuesta realizada por el colectivo de empresas privadas Alianza por el Agua arrojó importantes datos sobre la mirada de la población uruguaya sobre el tema del agua, su consumo y la convivencia con este recurso natural.

La encuesta, cuyos resultados se presentaron en el marco del foro Uruguay Sustentable, se realizó en forma online durante el mes de mayo y se trató de 1.789 casos donde se buscó conocer la percepción de la gente en torno a la seguridad hídrica.

Una de las consultas más importantes es sobre la calidad del agua, donde la mayor parte de los encuestados responde que lo que más le preocupa es la calidad del agua potable (45%) y la existencia de contaminación por productos plásticos en los cursos de agua. También aparecen, aunque en menor grado, aspectos como falta de saneamiento, cianobacterias y otros tipos de contaminación.

La encuesta muestra, sin embargo, que más de un 47% confía en el agua potable o “de la canilla”, aunque un 53% dice que consume agua embotellada y un 22% agua de la canilla hervida o con filtro.

Otro dato importante del trabajo realizado por la Alianza Uruguaya por el Agua a la que accedió Ámbito es que el 60% de los consultados no cree que sea necesario reducir su consumo de agua potable. “Eso nos llamó la atención. La gente no cree que se esté siendo eficiente, pero a su vez piensa que no debería cambiar ninguno de sus hábitos”, dijo Mauro de la Vega, director ejecutivo de la Alianza.

“Esos son datos que nos llamaron mucho la atención, y que van en línea un poco con lo que preguntamos también sobre si creen que el tema tratado en los medios de comunicación como se debe y el 68% dijo que no. Entonces, no se habla del tema, no tienen conocimiento, las respuestas son de que ‘yo estoy haciendo las cosas bien porque no sé cómo sería de otra forma’, y esto muestra que falta una cultura importante” agregó.

Placa agua 2.jpeg

La sequía y la crisis del agua

Los encuestados fueron consultados también sobre si considera que puede volver a darse una crisis hídrica como la del pasado año. La mitad de los encuestados considera que es “muy probable” que eso suceda en los próximos cinco años.

Otro dato importante es que el 77% calificó a la sequía como un evento “muy relevante” por el cual cambió parte de los hábitos que tenía, incorporando un 32% el agua embotellada a sus compras, el 30% tuvo que dejar de usar el agua para fines recreativos y un 15% reemplazó sus calefones por diferentes averías.

Además, aproximadamente un 14% sufrió algún evento de inundación en el último año, número importante sobre todo en departamentos del interior del Uruguay.

Placa agua.jpeg

¿Pagar más por un mejor servicio?

De La Vega resaltó que el 59% de los consultados dijo estar dispuesto a pagar una tarifa de OSE más importante en los servicios de agua, de entre 10 al 30% más, para tener mayor calidad.

También se consultó si estaría dispuesta a abonar un importe mayor de dinero en impuestos para mejorar las condiciones del departamento y tener un drenaje fluvial adecuado, resultando un 60% con respuesta positiva, que es incluso mayor en los menores de 40 años.

La Niña y su posible impacto en Uruguay

Consultado por Ámbito sobre la posibilidad de que La Niña, prevista para el segundo semestre del año, pueda volver a producir algún efecto de sequía y por ende en la calidad del agua, De La Vega comentó que tuvieron reuniones con gente de Inumet y del Ministerio de Ganadería por el sistema de alertas tempranas. “Creemos que es una buena instancia para posicionar de nuevo el tema del agua. Podemos pensar que algo parecido va a pasar y tenemos que trabajar todos, sociedad civil, sector público, sector privado, en concientizar y generar cambios”, reflexionó.

El especialista informó que muchas de las empresas que acompañan a la Alianza Uruguaya por el Agua se vieron impactadas por la crisis hídrica. “Se quedaron sin agua, hubo procesos productivos frenados, gente en seguro de paro. Entonces, todos tenemos que trabajar en esa línea”, dijo.

“Las inversiones como el proyecto Neptuno se están empezando a trabajar y se están generando alternativas al consumo de Paso Severino y el Santa Lucía. Pero va a llevar tiempo. En cuanto a infraestructura estamos al mismo nivel, pero yo doy fe que en el sector público se está trabajando en un protocolo de sequía, por si se vuelve a una situación similar. Se han hecho cosas”, afirmó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar