6 de diciembre 2023 - 09:06

¿Qué cambios propone la nueva ley de usura que obtuvo media sanción en Diputados?

La cámara votó en general la propuesta que llevaba tres años archivada y mientras Cabildo Abierto junta firmas por un plebiscito.

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto que topea las tasas de usura en Uruguay.

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto que topea las tasas de usura en Uruguay.

Foto: Parlamento

La Cámara de Diputados aprobó con algunas tensiones en el recinto el proyecto de ley que modifica la ley de usura del primer gobierno del Frente Amplio, y que impone un tope a las tasas de interés en los créditos que otorgan bancos y financieras en Uruguay.

Luego de que fuera anunciado como el primer gran consenso tras el tratamiento de la Ley de Urgente Consideración (LUC), y tras intensas negociaciones entre todos los partidos para lograr los votos que implicaron, además, modificaciones durante su tratamiento en la Comisión de Hacienda; la Cámara Baja aprobó en general el proyecto cuya redacción estuvo a cargo del diputado del Partido de la Gente, Daniel Peña, y que estuvo trabado durante más de tres años.

Su tratamiento mismo generó sorpresa entre algunos sectores como Cabildo Abierto que, a pesar de acompañar la iniciativa —a diferencia de lo que sucedió en comisión y a pesar de llevar a cabo su propia medida en contra de la usura, en forma de la campaña de junta de firmas para el plebiscito—, señaló la forma en que “se desarchivó de forma exprés” y no se tuvo en cuenta a los cabildantes para el tratamiento, según consideró Álvaro Perrone.

“El proyecto sale porque se está dando en la calle la junta de firmas que está haciendo Cabildo Abierto, un verdadero tope a la usura, no como este proyecto en que no se da realmente un tope importante", añadió.

¿Qué cambios propone el proyecto?

Si bien ahora está a cargo del Senado, el proyecto aprobado en Diputados tiene entre sus cambios más importantes que el Banco Central del Uruguay (BCU) "deberá excluir" del cálculo de las tasas medias de interés —con las que se definen luego las tasas que los bancos aplican al consumo— "aquellas operaciones de crédito" que, a su entender, "distorsionan el mercado" y "en particular" a aquellos créditos que correspondan a las administradoras de crédito. Un aditivo agregado en el plenario establece que los bancos quedan obligados "a reportar los datos sin las referidas distorsiones".

La premisa detrás de esta modificación es que los bancos privados son, en su mayoría, dueños de las administradoras de crédito que suelen tener tasas más altas, por estar trabajando con un segmento de mayor riesgo. Por lo tanto, el objetivo es que el reporte de esas financieras no impacte en la confección de la tasa media, en tanto elevan el promedio. “Provocará una reducción significativa de las tasas medias, lo que también contribuirá a reducir el tope de usura”, sostiene la exposición de motivos del proyecto.

Otros cambios sustanciales son nuevos topes máximos a la usura, admitiendo hasta un 30% por encima de la media informada por el BCU en los sectores con riesgo más bajo y hasta un 55% para los deudores con riesgo más alto. En caso de que haya mora, se considerará que existen intereses usurarios cuando se exceda un porcentaje del 50% en los deudores con menor riesgo y del 75% en los restantes segmentos.

Otras de las novedades es que no se permite la exigibilidad del crédito hasta que no pasen 120 días del incumplimiento de la última cuota, considerando que con la normativa vigente basta con atrasarse una cuota para que ya se exija el 100% del crédito.

Las tensiones por el articulado

Si bien todos los partidos políticos acompañaron a nivel general el proyecto, al momento de votar el articulado, las diferencias se hicieron notar, sobre todo, en el Partido Nacional, cuyos legisladores ingresaron al recinto con la recomendación del presidente del BCU, Diego Labat, de no acompañar los puntos más sensibles del proyecto.

En la misma línea, tanto la Administración de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) como los bancos privados alertaron previamente que topear las tasas puede conducir a restringir el crédito y empujar a los más necesitados a un peligroso mercado informal.

De todos modos, hubo diputados blancos que dieron su apoyo a los artículos centrales para reducir las tasas de interés, como Álvaro Viviano (Por la Patria), Marcos Portillo y Carmen Tort (Mejor País), Nancy Núñez (Alianza Nacional) y Alexandra Inzaurralde (Herrerismo), entre otros.

Por su parte, los diputados de la 404, entre ellos Pedro Jisdonian, no acompañaron. Tampoco lo hizo el independiente Iván Posada.

Viviano, que en comisión trabajó codo con codo junto a Posada en la redacción del proyecto, pasó un mensaje crítico con el gobierno y con el propio Labat respecto a cómo manejaron el tema: "Cuando el proyecto salió de comisión se prendieron todas las luces, que no se habían prendido en cuatro años", dijo. También fundamentó que en un país con una inflación de menos de dos dígitos, cobrar tasas de tres dígitos "es una verdadera estafa al ciudadano".

El Partido Colorado, en tanto, acompañó los nuevos topes de interés, aunque dio su negativa a la disposición referida a la nueva forma de informar las tasas medias de interés. Finalmente, Cabildo Abierto apoyó incluso los artículos sensibles, aunque presentó aditivos, con medidas aún más restrictivas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar