22 de octubre 2023 - 16:42

¿Qué espera el mercado argentino que ocurra con el dólar y cómo afectará a la brecha de precios?

Argentina vota este domingo con la mirada atenta a lo que ocurra mañana con sus tipos de cambio. Atención local.

Dólares Tipo De Cambio Divisa Mercado Cambiario
Foto: Freepik

El impacto local de la inestabilidad económica en Argentina es indudable: desvío de consumo, golpe a la competitividad, limitación a las exportaciones, desempleo y hasta baja de la recaudación fiscal.

Con las elecciones presidenciales de este domingo, la incertidumbre llega a niveles máximos y la atención, tanto en este como en el otro lado del Río de La Plata, está puesta por el mercado y los analistas en lo que ocurra a partir del lunes poselectoral y el período de desenlace hasta que asuma el próximo gobierno argentino, el 10 de diciembre.

Expertos consultados por Ámbito en Argentina estiman que la corrección del tipo de cambio oficial (hoy en 368 pesos argentinos) será en noviembre y en diciembre. Así lo demuestra el mercado de futuros de dólar que prevé una devaluación del 8% hasta fines de octubre, con un acumulado de 116%, en tres meses del 178% y en cuatro meses del 218%. Estamos hablando que para agosto próximo la devaluación del dólar oficial podría alcanzar el 300%.

El banco JPMorgan, por su parte, estima que a fin de año el dólar oficial se ubicará en 750 pesos argentinos. Mientras que para marzo 2024 prevé que esté en $1.100 y en junio en $1.350.

¿Qué pasará con el dólar blue?

Luego de que el dólar blue tocará el máximo histórico de los 1.000 pesos argentinos hace uso 10 días, su cotización ha ido a la baja de la mano de numerosos controles y operativos de detención en las llamadas “cuevas”, bajando su valor.

Los analistas coinciden en que es incierto el escenario de cómo reaccionará el dólar blue mañana o de aquí en más hasta que asuma el nuevo gobierno. Cabe recordar que, según las encuestas de opinión, el libertario Javier Milei es el favorito, seguido por el ministro de Economía, Sergio Massa. De haber balotaje, sería el 19 de noviembre.

El jefe de Estrategia de GMA Capital, Nery Persichini, aseguró a Ámbito en Argentina que el mercado está huérfano de anclas para las expectativas. Para el economista, las herramientas del Gobierno para estabilizar ya tienen poca tracción porque, dados los resultados de las PASO, empresas e inversores prestan más atención a lo que diga la oposición. “Los drivers de este sprint del dólar ya escapan a los fundamentos y se relacionan más con el pánico”, analizó.

La brecha de precios entre Uruguay y Argentina en su máximo histórico

La brecha de precios con Argentina alcanzó su máximo valor histórico desde que el Observatorio Económico de la UCU en Salto realiza la medición (2015), llegando al 180% en setiembre, impulsada por la fuerte devaluación que experimenta el país vecino tras las elecciones PASO de agosto.

Cabe destacar que ese porcentaje, para el cual la Universidad Católica del Uruguay toma de base el promedio mensual de la cotización del dólar blue, no incluyó el pico histórico de los 1.000 pesos de octubre por lo que, en los hechos, la brecha es mayor.

“Esperamos que la situación en Argentina continúe en deterioro el año próximo. Aunque difieren en las posibles medidas a implementar, no hay una salida inmediata de la situación actual, por lo que en la medida que continúe empeorando, los efectos sobre Uruguay se van a seguir sintiendo”, consideró Florencia Zufiría, economista del área de Servicio de Análisis y Proyecciones Económicas de CPA Ferrere, en diálogo con Ámbito.

Por su parte, Ignacio Umpiérrez, economista del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), consideró que “un plan de estabilización creíble que combine un ancla nominal (el tipo de cambio) y real (ajuste fiscal), tras unificación del mercado cambiario y un sinceramiento de tarifas”, sumado a que el próximo presidente se asegure la gobernabilidad política, debería encauzar la situación en Argentina.

No obstante ese escenario se cumpliera, el especialista remarcó en su cuenta en Twitter: “insisto en que hay que internalizar que el vecino es y será una economía significativamente más empobrecida y barata que Uruguay. Quizá lo que hizo transable a los no transables se aminore, pero tiendo a creer que la brecha cambiaria seguirá siendo elevada”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar