5 de agosto 2023 - 14:47

Sebastián Marset lleva una semana a la fuga en Bolvia

Tras escapar del allanamiento en Santa Cruz, el narcotraficante uruguayo siguen sin ser capturado. Ya se detuvieron a 15 personas, entre ellas, la mano derecha de Marset.

Sebastián Marset Narco

Hace una semana que la Policía de Bolivia localizó al narcotraficante Sebastián Marset en Santa Cruz de la Sierra, pero el criminal oriundo de Uruguay todavía no ha sido capturado. Sin embargo, el operativo avanza y, desde el fin de semana pasado, se lograron detener a 15 personas involucradas.

Marset eludió a las fuerzas de seguridad durante el allanamiento que se realizó en una lujosa mansión en la ciudad boliviana. Según cree la policía, el narcotraficante escapó junto a su esposa Gianine García Troche hacia Cochabamba en un vehículo Land Cruiser blanco. Más allá de esta hipótesis, y a casi siete días de aquella acción, todavía no se pudo dar con el prófugo.

Esa noche, sin embargo, sí se pudieron detener a otras 12 personas, dos de los cuales son futbolistas uruguayos: Christian Marcelo Latorre Long y Lucas Casavieja Grande —quienes, finalmente, terminaron en prisión y con causas abiertas, al igual que los demás aprehendidos. Tal y como informó el viceministro de Régimen Interior y Policía de Bolivia, Jhonny Aguilera, formaban parte de la red de vínculos que servían de protección para la vida del narcotraficante uruguayo en Santa Cruz.

Entre las otras tres personas que fueron detenidas está Erlan Ivar García López, hombre de 31 años conocido como "el Colla" en Bolivia y como el "Presidente" en Paraguay, a quien apuntan como segundo al mando de la organización de Marset, además de su testaferro y administrador financiero.

Además permanece también aprehendido y a la espera de su audiencia cautelar el ciudadano peruano Josimar Vicente Cartagena Rodríguez, guardaespaldas que se encargó de secuestrar a tres policías y ayudar a Marset a darse a la fuga el 29 de julio.

Una semana, cinco procesos penales

Según los medios locales, en esta semana en la que Marset se dio a la fuga, la Fiscalía abrió cinco procesos penales contra el narcotraficante uruguayo, lo que lo convierte en el hombre más buscado de Bolivia en este momento.

A partir de esto, se lo investiga en tres dependencias del ministerio público boliviano: la Fiscalía Especializada en Delitos de Narcotráfico, Medioambiente, Pérdida de Dominio, Financiamiento del Terrorismo y Legitimación de Ganancias Ilícitas; la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción, Tributarios, Aduaneros y Legitimación de Ganancias Ilícitas; y la Fiscalía Especializada en Delitos Patrimoniales y Solución Temprana.

Los delitos de los que se lo acusa en Bolivia son legitimación de ganancias ilícitas, tráfico de sustancias controladas, tráfico de armas, privación de libertad, robo agravado, lesiones graves y leves, organización criminal, asociación delictuosa y atentado contra los miembros de organismos de seguridad del estado.

La policía local informó que secuestró inmuebles vinculados a Marset en distintas zonas de la ciudad, además de quintas, 37 vehículos, 17 fusiles, dos pistolas, 1.915 municiones, 28 cargadores de fusiles y pistolas, cuatro chalecos antibalas, celulares y otros objetos. El gobierno boliviano estima que ya se incautaron más de 10 millones de dólares en propiedades de Marset, y que se ha logrado desarmar la red de protección que mantenía en el país andino. Asimismo, aseguran que ya tienen identificada a la cúpula de mando de la organización criminal que Marset lideraba en Bolivia.

Otros sospechosos

Además de buscar a Marset, las autoridades están en la búsqueda de su gente de confianza, su familia y el resto de la cúpula de mando. Uno de ellos es su cuñado, Sebastián Alberti Rossi, un ciudadano uruguayo que figura en informes policiales consignados como uno de los líderes de la organización criminal. Alberti, esposo de Jimena Katherin Marset, tiene una alerta roja y orden de captura de Interpol por un delito de homicidio.

Se especula que Marset sigue en Bolivia, con su esposa, sus cuatro hijos, sus hermanos y sus padres, todos integrantes de la operativa del Primer Cartel Uruguayo (PCU).

Dejá tu comentario

Te puede interesar