26 de enero 2024 - 10:29

Unión de Exportadores del Uruguay: "El desafío es mejorar la inserción internacional y la competitividad"

Margarita Varela es la nueva gerenta de la UEU y repasó con Ámbito los desafíos que enfrenta el sector para el 2024, entre el atraso cambiario, la competitividad y Argentina.

Margarita Varela, gerenta de la Unión de Exportadores del Uruguay.

Margarita Varela, gerenta de la Unión de Exportadores del Uruguay.

Durante 13 años, Margarita Varela se desempeñó como responsable de Comercio Exterior de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU) y ahora enfrenta el desafío de asumir el rol de secretaria ejecutiva de la institución. En entrevista con Ámbito, repasa los principales desafíos en el cargo que van por el lado de asegurar la competitividad del país y seguir de cerca los cambios en la política argentina con notorio impacto local.

— ¿Qué significa asumir la responsabilidad de este cargo?

Si bien para mí los desafíos o las temáticas que implica el cargo no son nuevas, porque desde 2010 ha estado trabajando en la Unión de Exportadores como responsable de Comercio Exterior, sin duda este es un desafío, porque mi labor era exclusivamente técnica en todo lo que tiene que ver con exportación y ahora además tengo la responsabilidad institucional de gerenciamiento de la institución.

Nosotros tenemos una estructura donde por un lado está son los cargos electivos, que es el Consejo Directivo de la Unión de Exportadores y de allí surge el Presidente y el Vicepresidente; y después tenemos la parte de equipo técnico de la Unión, que es el staff permanente, que somos quienes ejecutamos las decisiones que toma el Consejo Directivo. Allí sin duda que Teresa (Aishemberg) fue una pionera en en abrir caminos, en abrir puertas para las mujeres en un sector tradicionalmente —cuando ella inició, más que nada— ocupado por hombres.

— ¿Qué análisis general hacen del estado de situación del sector a inicios de este 2024?

El 2023 cerramos con una caída en las exportaciones de bienes medida en dólares. Eso refleja varios factores pero, principalmente, la caída de algunos precios internacionales. Está también el efecto de la sequía tan grave que tuvimos y la caída de la demanda china, que son grandes factores.

Los datos que tenemos son hasta septiembre 2023, pero el sector servicios está mostrando un crecimiento, o sea que por un lado tenemos caída de bienes determinados por una coyuntura, y por otro lado tenemos incremento del sector servicios.

Pensamos que el 2024 va a ser mejor que el 2023, porque por lo pronto el efecto de la sequía no lo vamos a tener. Sí va a ser importante ver cómo evoluciona la demanda china, y cómo evolucionan también los precios internacionales que fue uno de los factores que determinó la caída, en términos muy globales. Después tenemos situaciones que afectan a determinados sectores en relación a determinados mercados, y después situaciones más puntuales que afectan a las empresas.

Nuestro objetivo principal es velar por el desarrollo de la exportación en el sentido de que esto aporta al crecimiento y desarrollo del país en general.

— ¿Qué expectativa tienen y que análisis hacen de los primeros pasos que ha dado el nuevo gobierno argentino de Javier Milei?

Es un tema que estamos siguiendo muy de cerca, la evolución de de la economía argentina nos impacta directamente y nos ha ocupado durante todo este tiempo.

Se abren oportunidades de flexibilización, porque una de las primeras medidas fue eliminar el sistema anterior de la SIRA, que era un permiso previo que tenía que pedir el importador argentino ante cada importación. Eso fue eliminado y fue sustituido por una medida de registro estadístico que, por lo que hemos monitoreado hasta el momento, es bastante automático. En este sentido, esta medida la vemos como positiva.

Por otro lado, está todo el tema de los pagos del lado argentino y de los cobros del lado nuestro. Ahí hay que distinguir dos situaciones: una la deuda que tienen los exportadores pendientes de cobro anterior a diciembre. Se puso en marcha una medida que es un sistema de bonos, que están pensados para pagarle la deuda a los exportadores. Esa medida la estamos monitoreando con mucha cautela porque la operación fue pactada en dólares. Entonces lo que pretende el exportador uruguayo es recibir esos dólares, pero de todas formas, como es un sistema muy reciente, no hay demasiado detalle de información de cómo está funcionando y qué valor realmente van a tener esos bonos.

Otra situación es la de las exportaciones generadas a partir del 13 de diciembre. Allí hubo un cambio en los plazos de pago. Antes el plazo de pago era en general a 180 días y ahora el nuevo régimen establece unos pagos escalonados que van de 30 a 120 días. Recién se están cumpliendo los primeros 30 días del nuevo sistema. Entonces estamos monitoreando con los exportadores, a ver si realmente están cobrando o no.

— ¿Qué visión tienen sobre el tipo de cambio? ¿Consideran que existe atraso cambiario?

Este es uno de los principales temas vinculados a la competitividad. Tenemos un diálogo permanente con las autoridades, monitoreando y haciendo propuestas para tratar de incidir en la parte que se puede incidir, a nivel interno, porque hay otros factores que son externos.

Cerramos el año con una caída del tipo de cambio real que fue una una caída moderada, si lo vemos solo para este año, pero en realidad venimos arrastrando una caída mucho más importante del año anterior que suma 24 meses. Estamos con un desfasaje de 14%.

Esto quiere decir que nos encarecemos con respecto al resto del mundo y que incide directamente en la competitividad de las exportaciones y en las inversiones, porque en la medida que las empresas exportadoras tienen peores resultados o que sus resultados se ven afectados, deciden retrasar las inversiones, entonces es un tema que vamos a seguir trabajando a lo largo de todo el 2024.

— ¿Cuál es, entonces, el desafío más importante para su gestión este 2024?

Sin duda es mejorar todo lo que tiene que ver con inserción internacional y competitividad. El dólar es una parte de la competitividad, pero no es solo el dólar, hay un montón de tarifas y costos de producción, los costos energéticos, de combustibles y logísticos. Nosotros hicimos mucho foco el año pasado en los costos portuarios y, a su vez, dentro de los costos portuarios en los costos de las tarifas terminales, pero también estamos analizando los costos aéreos y los costos terrestres.

Hay un montón de elementos como la facilitación de trámites que forma parte también de la competitividad, como evitar la duplicación de trámites, cuando un mismo organismo del Estado según distintos trámites que se vaya a a realizar, pide repetidamente la misma información. Entonces ahí hay una oportunidad de hacer esos trámites más eficientes. Han habido avances en ese sentido, pero queda mucho para hacer.

Tenemos pendiente el cierre del acuerdo con la Unión Europea, que es muy importante para el sector exportador. Hay otros que están en ciernes recién dando sus primeros pasos, como la solicitud que hicimos de ingreso al Acuerdo Transpacífico que representa un gigantesco mercado de potenciales consumidores. Para nosotros es muy importante todo eso, preservando la corriente comercial con el Mercosur, que es donde se dirige el trabajo de muchas empresas exportadoras y muchas inversiones que se realizan en Uruguay.

Dejá tu comentario

Te puede interesar