CASELLA: “Es un error contestarle a Clarín día por medio”

Edición Impresa

Sin perder detalle, Beto Casella termina de cerrar la rutina de su programa “Bendita TV” junto a sus productores. Luego recibe a Viernes en una de las oficinas de producción de Canal 9. Falta una hora para salir al aire y no se lo nota ni ansioso ni apresurado.

Viernes: ¿Cómo es su relación con la política?

Beto Casella:
Me encanta, soy un apasionado por la política. Soy siempre oficialista de cada uno de los gobiernos, en un país políticamente delicado. Yo siempre quise que todos los presidentes terminen su mandato. Por eso, cuando veo que un Gobierno puede tambalear por algo, me preocupa.

V.: ¿En qué temas no se siente nada oficialista con este Gobierno?

B.C.: Por ejemplo, cómo se restringió la importación, tan violentamente, que no haya sido de forma gradual. Y cómo comunican. Todo el mundo comunica mal, el Gobierno, las empresas...

V.: ¿Por ejemplo?

B.C.: A mí el sistema de propaganda durante las transmisiones de fútbol me parece grotesco. Está bien que difundan, pero a la gente le cae mal. Tal vez se podrían vender esos entretiempos y recaudar dinero.

V.: ¿Y lo que comparte?

B.C.: Varios puntos. El presupuesto que se ofrece para la educación, la inclusión de la tercera edad, que en su momento estaba fuera del sistema y hoy puede acceder a una jubilación. Los planes sociales, el beneficio que se otorga por hijo.

V.: Hay un sector del periodismo que le reclama a Cristina más conferencias de prensa y con posibilidad de preguntar.

B.C.: La Presidente es una mujer formada y capacitada para enfrentar una conferencia de prensa, debe estar mal aconsejada, porque además le gusta hablar y expresarse. La experiencia en la Universidad de Harvard fue fallida; ella tendría que haberse relajado y contestar. Creo que desconfía de algunos periodistas que cree que le van a embarrar la cancha, pero ella tiene que hablar.

V.: ¿Se puede definir políticamente?

B.C.: Me gusta el peronismo que pensó Perón, pero hoy por hoy lo viven manipulando. Yo soy de la idea de que Perón tenía un plan que Evita se lo hizo explotar en las manos por su perfil combativo, y este Gobierno tiene características del evitismo por su carácter de confrontar. También entiendo que tiene enfrente uno de los grandes multimedios más importante del mundo, como es el Grupo Clarín, que es un verdadero partido político de oposición y comprendo que se quiera defender. Pero podrían ser más cancheros. Por ejemplo, 6,7,8 debería a abrirle el juego a la oposición para discutir. Ojo, tal vez los invitaron y no quisieron ir, no sé.

V.: ¿Por qué denomina a Clarín como un partido político?

B.C.: Está claro, tiene una posición tomada, no la oculta, y está en la militancia antikirchnerista. Hay un círculo vicioso en el que permanentemente se atacan el Gobierno y Clarín. El grupo se siente herido por la ley de medios; no le pidan ninguna tregua. Hay que asumir que es un grupo de oposición. Y esto no sólo pasa en la Argentina; en muchos países del mundo se definen políticamente los medios periodísticos. Para mí es un error salir a contestarle a Clarín día por medio. Si bien el grupo tiene importancia, a veces se los ve demasiado preocupados, hasta por un pirulo.

V.: ¿Cuál es su postura frente a la ley de medios?

B.C.: Estoy a favor de la ley, pero hay que verla funcionando. Si sirve para que tengan menos poder algunos monopolios, bien; para que tengan más trabajo un locutor u operador de La Pampa, bienvenida sea. A mí en algunos puntos no me beneficia; por ejemplo, si me paso de los 30 segundos de un PNT multan al canal, si saludo y agradezco a algún medio que me hizo una nota y lo menciono, me facturan: eso es un papelón. Pude comentárselo al aire en mi programa de radio a Martín Sabbatella. Esos puntos irritan a los que trabajamos en el medio. Como concepto está bien, es una ley democrática que deja atrás una ley de la dictadura.

V.: ¿Tiene relación con el empresario Cristóbal López, dueño de Grupo Indalo, que posee, entre otros medios, Pop Radio, donde usted trabaja?

B.C. Lo conocí y me cayó muy bien. Le aconsejé que comunique más. Vos lo escuchás hablar y te explica cómo creció como empresario y te cierra todo. Sin embargo, hay personas que lo han llamado el Yabrán de los Kirchner. Sé que de los medios que tienen debe vender dos radios, y que está en plan de venderlas para adecuarse a la nueva ley.

V.: Nómbreme políticos que valora.

B.C.: Me gusta Sergio Massa, me parece que se está moviendo inteligentemente Daniel Scioli. La Presidente tiene un nivel de dirigencia diferente, una persona muy formada. Me parece interesante Rodríguez Larreta, son personas que están gestionando. Sí me parece que debiera tener más fuerza la oposición. Ricardo Alfonsín creo que se sumergió en un discurso radical que lo diluyó; Lilita Carrió se diluyó sola. No hay oposición fuerte y eso es fatal. Moyano es interesante; si sabe moverse y buscar alianzas, puede ser un interesante candidato a presidente. Sin peronismo no se va a poder gobernar este país en los próximos cincuenta años. No lo veo a Mauricio Macri, salvo que vaya de Ushuaia a la Quiaca buscando alianzas.

V.: ¿A quién respeta periodísticamente?

B.C.: Julio Ramos fue uno de los tipos más interesantes que conocí, un periodista con mayúsculas. Primero, porque hizo el diario con nada. Respeto a quien viajó 10 años en el tren Sarmiento como lo hizo él. Era brillante. Yo trabajé en una biografía sobre su persona que se publicó en su momento en la revista Somos. Recuerdo que tenía una placa de bronce sobre su escritorio que decía Hable con copete. Yo hoy lo rescato y digo: ¿Podés hablar con copete (texto introductorio de una nota) que no tenemos mucho tiempo?. Un hombre de una gran visión y muy valiente.

V.: Usted declaró que el periodista Víctor Hugo Morales se enamoró de este Gobierno.

B.C: Sí, claro, y lo reafirmo. Víctor Hugo se enamoró en serio de este Gobierno, y no es solapado. Sale y lo dice. Yo creo que Kirchner lo convenció. Y no creo que lo hayan comprado, tal vez soy medio inocente, pero no lo creo. Yo hablé varias veces en privado, tres, con Néstor Kirchner, y la verdad no fui más porque iba a terminar militando en La Cámpora (risas). Tenía un poder de convencimiento enorme.

V.: ¿Jorge Lanata?

B.C.: Lanata es un gran periodista, que ante el vértigo de quedar fuera de los medios, probó con un diario al que le fue mal. Muchos lo criticaron por el cierre de Crítica, pero reivindico al tipo que hizo el intento. Todavía me hace ruido verlo en este lugar que lo veo hoy. Creo que ante la posibilidad de volver a vender libros en la calle, optó por el lugar donde se paró ahora. Es una jugada inteligente, con todo lo que significa porque si tomás un archivo, él mostraba el mapa de los medios y decía que Clarín era casi delincuente. Tal vez si tomás un archivo mío de hace seis o siete años, todos nos contradecimos. Yo lo entiendo, no lo juzgo.

V.: ¿Marcelo Tinelli es un político?

B.C.: No, el pase de canal puede ser un hecho político. Hay que ver para dónde va. Tinelli no le sirve a un Gobierno. n

@andretaboada



BIO



Alberto Bautista Casella



Ramos Mejía, Marzo de 1960.




Estudios: Escuela República de Japón de Villa Luzuriaga (primario), Instituto Padre Osimato de Haedo (secundario). TEA (periodismo).



Rutina informativa: Desde muy temprano con la radio, TN y C5N, todos los diarios y los portales de internet.



Trabajos: Conducción de Bendita TV Canal 9 y Bien levantado en Pop Radio.



Está leyendo: Biografía de Steve Jobs de Walter Isaacson.



¿6,7, 8 o Periodismo para todos? Ninguno, prefiero el fútbol.

Dejá tu comentario