5 de abril 2024 - 11:18

Charlas de quincho en Uruguay

En rondas de mate, en lujosos almuerzos...todos hablan de los mismo: campaña, campaña, campaña....aún cuando el tramo es largo nadie duda en hacer sus apuestas.

Urna Votación Elecciones Voto
Foto: Presidencia

“Estaban calladitos, ¿eh?”. El comentario surgió en rueda de mate entre militantes frenteamplistas y allegados al Frente, cuyos grupos están lanzados a pleno ya en la campaña electoral, de cara a las internas. El comentario, en un encuentro vespertino en el litoral, era dirigido a un productor agropecuario -votante del MPP hace años- y el tema en discusión era la cotización del dólar. “Tenemos un atraso cambiario fenomenal y las gremiales rurales venían muy mansas amigo ¿Será por afinidad al gobierno? -siguió el comentario-. Recién ahora la Federación Rural habla del asunto”. El productor se tomó uno segundos para responder. “Creo que tenés razón: si fuera un gobierno del FA, estarían en las cuchillas…” comentó. “Pero la cosa no es tan sencilla… además: si nos dejan el gobierno con esta situación ¿qué vamos a hacer? ¿salir a comprar dólares para devaluar?”, retrucó, cebó otro mate y esperó respuesta. No hubo.

“A los productores nos complica, pero más a las industrias y el empleo”, continuó. “Fijate además ahora, con el caso de la compra de los frigoríficos de Marfrig por Minerva… si además del asunto del dólar vamos a una industria concentrada, el sector ganadero está en problemas”.

“Bueno… los ganaderos siempre lloran, pero la carne está carísima”, dijo con sonrisa pícara otra asistente en la ronda. “Sabés que no es cierto: en realidad, la carne es de los alimentos que bajó en el último año”, respondió el productor. “En parte, obviamente, por la baja del dólar”, agregó.

A la charla se arrimó un veterano dirigente, que escuchaba atento. “Son temas clave y podemos tener allí una oportunidad de acercamiento a la producción”, planteó. La charla siguió hasta la noche.

Indecisos

Los principales dirigentes políticos ya están lanzados a pleno en la campaña electoral para las internas, pero todos miran de reojo las elecciones nacionales, donde el número de indecisos sigue siendo importante y serán los votos definitorios. Y quieren saber para dónde rumbearán.

En un almuerzo en un restaurante de alta categoría en Punta Carretas, ese era el asunto que se comentaba entre varios amigos. “Leí que entre los indecisos hay una mayoría que tiene más afinidad hacia los partidos de la coalición de gobierno”, comentó un gerente financiero, mientras daba cuenta de una bresaola con verdes. “Hay que tener cuidado con algunas interpretaciones”, respondió un integrante de una de las consultoras de opinión pública que recurrentemente aparecen en la televisión abierta. “¿Por qué lo decís? preguntó otro comensal, contador él, mientras relojeaba en el menú los platos principales. “Los indecisos son indecisos, ciertamente puede haber personas con más afinidad hacia un partido u otro, pero si por ejemplo una persona no logra definirse entre los partidos de la coalición, quiere decir que también puede tener posibilidades de volcarse hacia la oposición si alguna circunstancia personal o en la campaña o que suceda en la economía los próximos meses así lo impulsa. Los indecisos son indecisos”, sentenció.

Ante la escucha atenta del resto, agregó: “conquistar a los indecisos es clave, pero eso depende en buena medida de cómo actúen los que ya están decididos, es decir la militancia y los dirigentes. El mensaje tiene estar muy bien articulado en la campaña electoral, porque la elección será muy pareja”, culminó.

“Interesante…”, comentó el contador. “Bueno, por lo pronto yo ya me decidí por el baby beef ¿ustedes?”, preguntó entre risas.

Geopolítica

El empresario volvió de un viaje de negocios a Europa, donde está gestionando la llega de una importante cadena internacional a Uruguay. Y volvió muy preocupado. “Me parece que no nos estamos dando cuenta de lo difícil que se ha vuelto el mundo”, dijo lacónico. Su abogado -que lo acompañaba en la oficina en la mañana siguiente a su arribo- le preguntó: “¿está complicándose el negocio?”. “No se trata de eso -respondió el empresario-, estos asuntos llevan tiempo. Lo que me preocupa es que vamos a estar ahora varios meses en campaña electoral, en la que me temo que habrá poca discusión de fondo y mucho de política menor…”, se lamentó. “Mientras, Europa está en un conflicto histórico con Rusia y en Estados Unidos se viene una elección con un grado de confrontación pocas veces visto. Hay mucho en juego, en temas donde Uruguay tiene poca incidencia, y no veo propuestas políticas que tengan en cuenta el nuevo escenario externo”. “¿No estarás exagerando? Le preguntó su colaborador. “Eso espero”, respondió el empresario sin cambiar el semblante.

Dejá tu comentario

Te puede interesar