10 de mayo 2024 - 08:47

Charlas de quincho en Uruguay

Mientras Brasil agradece la ayuda uruguaya, la falta de consensos básicos y fake news "efectivas" preocupan entre los empresarios en pleno clima electoral.

Brasil agradeció la ayuda de Uruguay en medio de las inundaciones y cruces políticos menores.

Brasil agradeció la ayuda de Uruguay en medio de las inundaciones y cruces políticos menores.

Ante la catástrofe que está viviendo Rio Grande do Sul, con las peores inundaciones de la historia, Uruguay ofreció su ayuda, como no podía ser de otra manera. Un helicóptero de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) con efectivos y pertrechos de apoyo está ya operando en coordinación con los comandos que organizan la ayuda en el Estado vecino.

La situación es realmente muy grave, y Uruguay hizo un segundo ofrecimiento de ayuda, con la posibilidad de enviar un avión Hércules con drones y embarcaciones, para combinar búsqueda y rescate. Este segundo planteo fue en principio descartado por Brasil, lo que dio lugar a varias interpretaciones. “Cuando hay un episodio de este tipo, es siempre importante coordinar bien las ayudas, porque no se trata de sumar alocadamente una cosa sobre otra; pueden superponerse esfuerzos y generarse incluso más dificultades que soluciones", explicaba un militar uruguayo, veterano y conocedor de este tipo de circunstancias cuando hay colaboraciones múltiples en eventos críticos. “Lo que hizo Brasil tiene su lógica; y si realmente necesita más apoyo se lo pedirá a Uruguay que lo tiene a disposición”, agregó.

El asunto, sin embargo, despertó sensibilidades y motivó polémicas. Porque en redes sociales se acusó al gobierno brasileño de rechazar la ayuda de Uruguay. Fue particularmente escandaloso el diputado opositor por Rio Grande do Sul, Marcel van Hattem, muy activo en redes. De tal manera que el propio Presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, decidió responder a través de su propia cuenta de Twitter, donde subió una foto del helicóptero uruguayo, destacando y agradeciendo la ayuda; y desmintiendo lo que calificó como mentiras. “Es cierto que el primer ofrecimiento se concretó y el segundo quedó pendiente; seguramente en medio de ambos ofrecimientos se consolidó el comando militar brasileño, con la llegada de militares de alto rango del Ejército Federal, a coordinar la ayuda en Río Grande do Sul; es posible que eso haya frenado el segundo apoyo que ofreció Uruguay; finalmente, parece que sale el Hércules con potabilizadoras, que se necesitan mucho ahora”, comentó.

Mientras, las aguas bajan muy lentamente en Porto Alegre, donde persiste una situación angustiante, con falta de alimentos básicos y agua. Y la inundación está corriéndose hacia el sur, elevando el nivel de la Laguna Merín, lo que también complica al Uruguay. En la cuenca de dicha laguna, zona Este, hay muchas hectáreas de soja bajo agua. Recorriendo la zona, hasta donde el agua dejaba avanzar, un productor no pudo contener el llanto.

Fake news

El penoso episodio protagonizado por Romina Celeste y su falsa denuncia, motivó discusiones varias respecto a cómo manejar las fake news, las mentiras intencionadas y las informaciones falsas. En el episodio casi nadie quedó bien parado: ni la justicia, ni los periodistas, ni los actores políticos. Comentando la situación en un lunch organizado por entidades empresariales europeas, un periodista le pidió su visión a un importante diplomático europeo sobre el tema.

“No se confundan -respondió-: el tema de las fake news y la manipulación de información no se muestra de esta manera, en un episodio casi ridículo: las elecciones son dentro de pocos meses y lo que Uruguay debe vigilar es que no haya operaciones amplias y de alto nivel tecnológico, por supuesto anónimas y a través de redes sociales, para influir en el resultado electoral (…) así lo intentó Rusia en Estados Unidos y en algunos casos en elecciones europeas”. Su interlocutor quedó estático y sin pronunciar palabra. “Es así: este no es un asunto de farándula o de chismes, con gente que quiere 5 minutos de fama y no teme ir presa (bueno, al final ni eso…). Las fake news se establecen con herramientas de Inteligencia Artificial a través de internet; y Uruguay no está a salvo de operaciones de este tipo (…) El riesgo no vienen en paquetes como Romina Celeste: son bastante más sutiles y efectivas”, concluyó mientras preguntaba al mozo si el refresco era light o común.

Consenso

En la Cámara de Comercio están preocupados. En los últimos días la gremial empresarial divulgó un documento, titulado “Pacto por la Patria”, con planteos generales para los partidos políticos que comparecen este año en las elecciones. Pretendía que se genere un consenso, y que todos los precandidatos a la Presidencia lo firmen. Sin embargo -al menos por ahora- ese consenso es esquivo. Los principales precandidatos nacionalistas firmaron; lo mismo hizo el colorado Gabriel Gurméndez. Pero desde la izquierda, ni noticias. "¿Qué esperaban?", se preguntó mordaz una contadora, con trayectoria en cámaras empresariales, pero conocedora de la política y de la izquierda. “El panorama político está muy dividido y es una ilusión pensar en consensos”, agregó con más tono de politóloga que de experta en números. “La idea de bajar la carga tributaria y el gasto público no la llevan en el Frente”, agregó.

Antisionismo

La decisión del Consejo de la Facultad de Humanidades de la Udelar, de suspender la actividad en la que participaría el Dr. Alberto Spectorowsky, porque el gremio estudiantil lo acusó de sionista, está teniendo repercusiones profundas. “Es dramático: la Udelar está perdiendo ya todo atisbo de libertad”, se lamentó un legislador oficialista en diálogo con un integrante de la colectividad judía uruguaya. Éste respondió: “es terrible como se estigmatiza: yo soy sionista, no tengo el menor reparo en afirmarlo, defiendo la idea de un Estado judío que es Israel. Pero parecería que ser sionista es mala palabra (…) se ha impuesto un relato”.

Por el caso, las autoridades de la Udelar fueron convocadas al Parlamento e irán la semana que viene. Pero hay más: algunos estudiantes judíos de la mencionada Facultad han transmitido que han recibido amenazas y actitudes persecutorias. “Es parte de un problema más general: hay varios estudiantes judíos en la Udelar que ya no asisten a clases presenciales porque se sienten amedrentados”, comenta una abogada vinculada a la Udelar y a la colectividad. “Si nos parecen graves los acontecimientos en Harvard, Columbia, etc., aquí está pasando algo similar”, agregó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar