23 de febrero 2024 - 10:17

Charlas de quincho en Uuguay

La actividad egresa de a poco a Montevideo, pero en el este siguen los debates. Los empresarios hacen sus apuestas en el año electoral.

Carolina Cosse, la intendenta de Montevideo.jpg

En Punta del Este las reuniones entre ejecutivos y empresarios son permanentes, y algunas se hacen regularmente. “Nos juntamos para intercambiar cuestiones que nos preocupan, en ambiente de camaradería”, explicó un ejecutivo tech, que participa en una de ellas, todas las semanas. Y la realidad política, frecuentemente, es el tema principal. Veamos:

En general, el panorama político y el escenario electoral se ven con relativa tranquilidad por los hombres de negocios, con una excepción. “Lo que preocupa… es Cosse”, dijo con tono austero otro de los empresarios participantes, inversor en construcción. Entre otras visiones, se considera que una eventual victoria de la ingeniera implicaría un gobierno más afín a los sindicatos. “Vemos más incógnitas que certezas en su propuesta”, terció otro.

Mientras aparecía claramente detrás de Orsi en las encuestas, la preocupación era escasa. “Pero ahora se la ve más competitiva en la interna del FA, y -además- Cosse se ha fortalecido en su imagen pública en estos últimos meses”, agregó el empresario inmobiliario.

El ejecutivo tech, que gusta de analizar la política, le pone un poco de paños fríos a la preocupación. “Es natural que en la interna del FA se busque ganar haciendo un discurso más radical, pero eso cambia de cara a la elección nacional. Lo hizo en su momento Tabaré Vázquez”, agregó con aires de politólogo. El resto lo miraba de reojo.

Fórmulas

La campaña electoral ya está lanzada y todos los actos de gobierno -también de la oposición- están teñidos de un contenido político a esta altura indisimulable. En el Partido Nacional un veterano militante recordaba la frase de Lacalle (padre) “vamos a dejar las tijeras mochas de tantas inauguraciones”. Con todas las diferencias que hay entre ambos, en este plano el hijo va por el mismo camino: el presidente Luis Lacalle Pou ha intensificado su agenda de actos en los que se lo ve cada vez más ágil para cortar la cinta.

Mientras, las internas de los distintos partidos van tomando cada vez más calor. Se miran cada vez con más ansiedad las encuestas y se especula con un asunto que siempre es complicado y sensible: ¿cuál será la fórmula? Elegido un candidato en las urnas, la definición de los candidatos a vicepresidente muchas veces se vuelve un asunto enredado.

En el caso del Frente Amplio, ya hay un compromiso para que quien entre segundo complete la fórmula presidencial, pero hay algunos que no vislumbran esto como del todo seguro. “Habrá que ver cómo se desarrolla la campaña”, comentaba una joven militante social y frenteamplista, que apoya la candidatura de Carolina Cosse.

En el caso del Partido Nacional, la mayoría ve como escenario más probable la victoria de Álvaro Delgado y una fórmula con Laura Raffo. Pero para algunos, esa fórmula no es “una fija”. “si la distancia con Raffo es muy alta en la interna, Álvaro va a tener más margen de maniobra”, decía un abogado nacionalista y cercano al precandidato.

Una figura que ha acumulado mayor respaldo en la interna blanca es la de la ministra de economía Azucena Arbeleche. En el Partido Nacional se valora especialmente su gestión y hay quienes la perciben como alternativa para completar la fórmula con Álvaro Delgado. “es mujer, con una trayectoria intachable y un compromiso con el gobierno que ha sido de los mayores”, agregaba un dirigente nacionalista de Montevideo. En el Partido Nacional miran a Arbeleche y también al ministro Paganini como dos piezas claves de apoyo que ha tenido Lacalle Pou. Sin embargo, fuentes del MEF señalan que la ministra no se ve en un cargo en el Palacio Legislativo.

Dólar

“Olvídense del dólar” comentó -enfático y trasluciendo cierta resignación- un empresario exportador, en una reunión con otros colegas. Atendían la conferencia de un economista que brindaba las proyecciones para este 2024. Uruguay se ha encarecido notoriamente en dólares, pero a esta altura son pocos los que vislumbran que esto pueda cambiar en el corto plazo. “En un año electoral, es casi imposible que tenga lugar una devaluación para corregir el atraso cambiario, salvo un hecho absolutamente imprevisto”, agregó, mientras rumbeaban al salón, para compartir un cocktail.

Una empresaria con negocios en el litoral terció en la conversación. “En Argentina subieron mucho los precios, la inflación es de casi 100% en poco más de 4 meses. Esto corrigió -al menos en algo- la brecha que teníamos con los vecinos. Tal vez este año no será tan malo como el pasado, que fue terrible”, comentó, mojando el arrolladito primavera en la salsa de soja.

“Si alguna duda quedaba, hoy el Banco Central mantuvo la tasa de interés. La cosa es clara: no les importa el tema competitividad, la prioridad es mantener baja la inflación”, agregó otro empresario agroexportador, que expresó sus resquemores de que esto no termine bien. “Este año la economía se va a recuperar, pero para el próximo gobierno va a quedar un nudo ahorcando la economía con este atraso cambiario, y va a ser difícil de desatar”, vaticinó, mientras ultimaba un par de bocaditos fríos y un refresco.

Dejá tu comentario

Te puede interesar