18 de febrero 2023 - 20:54

¿Cómo afecta la sequía a la producción de energía hidráulica?

Representa un 33% de la generación eléctrica del Uruguay, que durante la sequía de 2020-2022 tuvo los menores aportes hídricos de los últimos 75 años.

Los efectos de la sequía en la producción de energía hidroeléctrica en Uruguay.

Los efectos de la sequía en la producción de energía hidroeléctrica en Uruguay.

Marca País Uruguay

La sequía afecta de múltiples formas a la economía uruguaya. La cara más visible de las dramáticas consecuencias son los perjuicios que provoca en el campo. Sin embargo, el déficit hídrico también produce, naturalmente, efectos muy graves en la producción de energía hidráulica, que representa una tercera parte de las fuentes de generación eléctrica en el país.

La falta de precipitaciones afecta, en tanto, a la vida de todos los habitantes de manera casi directa, dado que reduce el caudal de los ríos y la capacidad de producción de hidroelectricidad.

Eso deriva, necesariamente, en una mayor presencia de fuentes no renovables, como la térmica –a través de combustibles fósiles que generan gases de efecto invernadero–, o en un aumento de importación de energía, que significa un mayor gasto para el Estado.

Los números detrás de las consecuencias de la sequía en la generación eléctrica

Según el informe “Indicadores Energéticos”, recientemente publicado por la consultora SEG Ingeniería, actualmente, las opciones renovables representan el 88% del total de la generación eléctrica del país. En el período entre septiembre de 2022 y el pasado 14 de febrero, la energía hidráulica representó el 33% de ese total, sólo superada por la eólica (43%) y seguida de la térmica (12%), la biomasa (7%) y la solar (3%).

Pero si solo se toma enero, la producción de energía a través de medios hídricos explicó solamente el 22% del total, muy por debajo del promedio histórico del 45%, según datos de UTE.

Cabe destacar que en los últimos 15 años la proporción referida a la hidroenergía mostró un retroceso en las respectivas sequías de cada período. Antes de la transición energética, entre marzo de 2008 y julio de 2009, fue del 49%; después de la transición, entre febrero de 2020 y marzo de 2022, del 34%, y ahora, un punto porcentual menos, al tiempo en que la eólica cobró mayor protagonismo.

image.png

El déficit hídrico produce efectos devastadores en la hidroelectricidad: en el trienio 2020-2021-2022, cuando ocurrió la peor sequía de la historia del Uruguay, fue el de menores aportes hídricos desde los últimos 75 años, es decir, desde 1947.

Desde el punto de vista de la generación, durante ese período la producción de hidroelectricidad cayó considerablemente. De representar el 59% entre 2015 y 2019 bajó al 34% durante la sequía de entre 2020 y 2022.

“Durante 26 meses, el generador eléctrico más potente del Uruguay, la represa de Salto Grande, recibió aportes hídricos 57% menores al promedio de la década anterior”, expresó el informe de SEG. “Responsable del 40% de la producción hidráulica, la cuenca del Río Negro mostró una situación similar, con registros de aportes 61% menores al promedio de 2010-2019”, agregó el documento.

image.png

Dejá tu comentario

Te puede interesar