El BCU lanzó un plan para que las transferencias bancarias funcionen 24/7

Mundo

La entidad modernizará el sistema de pagos para acompañar el desarrollo en innovación que vive Uruguay. Cuáles son los principales puntos del proyecto.

El Banco Central del Uruguay (BCU) presentó en el día de hoy la Hoja de Ruta del Sistema de Pagos con las líneas de acción de 2023 a 2025, con especial énfasis en modernizar el sistema de pagos hasta lograr que las transferencias bancarias puedan realizarse los 365 días del año, las 24 horas del día.

En consonancia con un fenómeno a nivel mundial, desde el BCU explicaron que el objetivo es promover "las condiciones para que todas las personas y empresas dispongan de medios de pago modernos y eficientes que cumplan con altos estándares de seguridad y en línea con las mejores prácticas internacionales de regulación prudencial e innovación".

De la presentación participaron el presidente Luis Lacalle Pou; la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche; el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie; y el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini.

Diego Labat, presidente del BCU detalló que la agenda de trabajos anuales del organismo constará de 8 principios fundamentales, donde para cada etapa y período se especificarán las medidas y productos concretos a alcanzar y sus correspondientes cronogramas de desarrollo. En este sentido, los pilares son: la preservación de la estabilidad financiera, el respeto del ordenamiento jurídico, la accesibilidad, la promoción de la competencia, protección al consumidor, neutralidad respecto a la elección de la solución tecnológica, la promoción de la innovación y la prevención del lavado de activos y del financiamiento del terrorismo

El Banco Central orienta sus líneas de trabajo hacia el mercado

Además de los 8 puntos principales del modelo marco, la autoridad monetaria establece tres bases para el trabajo mancomunado en conjunto con todos los agentes, liderando la generación de las condiciones apropiadas para la introducción de nuevos productos o tecnologías por parte de inversores tanto públicos como privados.

El primer punto fundamental orientado al mercado es la promoción del desarrollo y la competencia, característica intrínseca que no siempre se da de forma natural en campos como fintech. En este sentido, el organismo se compromete a cumplir los estándares internacionales, avanzar en forma coordinada con la industria y analizar y monitorear los costos operacionales para mejorar la eficiencia del sistema.

En segundo lugar entiende como primordial la innovación e incorporación de nuevos productos, donde el compromiso se asume en la generación de condiciones para el desarrollo y la introducción de los mismos, así como la agilización del proceso de regulación para asegurar coordinación, y por último revisar el proceso de autorización para su introducción en forma oportuna.

En última instancia, aunque no menos importante, la promoción de seguridad e integridad del sistema se constituye como tercer lineamiento, donde se adaptará en forma permanente los sistemas de liquidación centralizados, se supervisará el cumplimiento de los estándares definidos, acompañarán los avances en materia de ciberseguridad y protección de los datos a nivel global.

Dejá tu comentario