24 de agosto 2023 - 14:45

El Proyecto Arazatí tendrá un sobrecosto de u$s 300 M, advirtió Ortuño

El director de OSE por el Frente Amplio sostuvo que el gobierno eligió "el camino más caro" y que consiste en "hipotecar" a la empresa pública.

El director de OSE por el Frente Amplio, Edgardo Ortuño, criticó el sobrecosto que implica el Proyecto Arazatí para Uruguay.

El director de OSE por el Frente Amplio, Edgardo Ortuño, criticó el sobrecosto que implica el Proyecto Arazatí para Uruguay.

El director de la Administración Nacional de Obras Sanitarias del Estado (OSE) en representación del Frente Amplio (FA), Edgardo Ortuño, criticó una vez más el Proyecto Arazatí, recientemente adjudicado por la empresa estatal, y dijo que el gobierno de Uruguay está cometiendo “el error de hipotecar gran parte de las posibilidades de trabajo de OSE por los próximos 20 años”.

Las críticas de Ortuño al Poder Ejecutivo por el Proyecto Arazatí —también llamado Neptuno— no son recientes ni novedosas, pero en esta ocasión se dieron con el antecedente inmediato de la adjudicación de la obra al consorcio Aguas de Montevideo —conformado por Berkes, Saceem, Ciemsa y Fast.

En entrevista con Telemundo, el director frenteamplista consideró negativa la “prioridad” que el gobierno le da a este proyecto, que consiste en la construcción de una nueva planta potabilizadora de agua en el balneario Arazatí, en el departamento de San José; y que significará un inversión de aproximadamente 250 millones de dólares para el Estado. Asimismo, señaló que el Ejecutivo elige un camino equivocado porque “tendrá un sobrecosto”.

Los números excesivos que deberá enfrentar OSE, según Ortuño

“Al hacerse no con la gestión pública de OSE sino con un financiamiento, operación de la toma de agua y mantenimiento, todo tercerizado, eso implica que sea 300 millones de dólares más caro, que si fuese hecho por las mismas empresas constructoras, pero gestionado por OSE”, apuntó Ortuño, al respecto.

Según explicó el director de la empresa estatal, las compañías que participaron de la licitación “propusieron cinco caminos para implementar este proyecto, y el gobierno eligió el más caro”: “Esto tiene un costo por año para OSE de 50 millones de dólares, que se empezarán a pagar recién en el 2026 o 2027; es decir que el gobierno actual resuelve una obra millonaria, que impide realizar obras importantes, y se la hereda al próximo gobierno. Son 17 años y medio de estas cuotas de 50 millones de dólares, que al fin del contrato supondrán 890 millones de dólares que pagará la OSE”.

Esto supone un debilitamiento de la empresa pública que, además, tendrá como consecuencia la imposibilidad de realizar las obras necesarias para garantizar el abastecimiento de agua potable en un escenario futuro de eventos climáticos cada vez más extremos. “Con la crisis hídrica quedó claro que hay que guardar agua dulce, hacer represas para embalsar, además de reparar tuberías. Y no se podrán hacer obras de saneamiento que esperan departamentos del interior. Esto impacta en un mayor endeudamiento de nuestra empresa pública, que hoy no tiene los recursos para hacer frente a este gasto. O impactará en aumento de tarifas”, apuntó Ortuño.

“Todavía hay oportunidad para que el gobierno corrija este camino y no cometa el error de hipotecar gran parte de las posibilidades de trabajo de OSE por los próximos 20 años. En caso de insistir en la realización de la obra, que se haga con un menor costo, con gestión pública, que en el marco de un acuerdo nacional permita hacer las otras obras fundamentales para asegurar el abastecimiento de agua potable”, agregó el director en OSE por el Frente Amplio, en referencia a la revisión que deberá hacer el Tribunal de Cuentas y a la instancia de interpelación parlamentaria que deberá superar el Proyecto Arazatí para ser realizado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar