31 de enero 2024 - 10:47

Expectativas ante una nueva reunión de la Fed, ¿qué ven los operadores?

El banco central estadounidense terminará de definir hoy el rumbo de su política monetaria para este año, con el fin del ciclo de alzas en las tasas en la mira.

La baja de la inflación en Estados Unidos es una buena noticia en Uruguay.

La baja de la inflación en Estados Unidos es una buena noticia en Uruguay.

Foto: AP

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) está a pocas horas de concluir una nueva reunión de política monetaria en la cual, con los datos macroeconómicos actualizados sobre la mesa, deberán tomar una decisión que tendrá impacto en los mercados: cuánto y, sobre todo, cuándo comenzará el ciclo de recortes en las tasas de interés de referencia.

Los indicios de desaceleración de la inflación, junto con la continua fortaleza del mercado laboral y el aumento de la confianza de los consumidores —sumado a un mejor desempeño de la economía general al esperado, registrado en el aumento del Producto Bruto Interno (PBI) del cuarto trimestre— son datos fundamentales para que la Fed planifique el tan esperado cronograma de rebajas para este año, luego de que no realizara modificaciones en la última reunión.

Si bien la expectativa general es que, en esta ocasión, tampoco se anuncien variaciones en las tasas —que se encuentran en el rango histórico de 5,25% - 5,5%—, la atención de los operadores está puesta en otras señales: el punto de vista de los responsables de la política monetaria respecto de la economía actual, el cual pueda permitir inferir qué pasará durante el año.

Lo cierto es que la inflación se está desacelerando a la par del crecimiento económico y la estabilidad laboral, un escenario que algunos economistas bautizaron como “desinflación inmaculada” y que pone a prueba a las autoridades de la Fed y su confianza —o no— de que el estado de situación actual se prolongue en el tiempo.

En principio, el primer desafío será dar detalles sobre una decisión que puede plantear la difícil tarea de intentar conciliar un giro hacia tasas más bajas en una economía que muestra un impulso que, a su vez, mantendría la inflación por encima del rango meta de la entidad, del 2%.

¿Qué datos tiene en cuenta la Fed?

Por un lado, además de una desaceleración de la inflación evidente, la Fed deberá tener en cuenta, por ejemplo, que el PBI de Estados Unidos creció un 3,3% interanual en el último trimestre del 2023, muy por encima de lo que se considera la tasa de crecimiento no inflacionista a largo plazo, que es del 1,8%.

Asimismo, la tasa de desempleo se mantuvo en 3,7%, mientras que las ofertas de empleo volvieron a superar los 9 millones. Esto sucede a la par de que la confianza de los consumidores tocó un máximo de dos años, según una encuesta reciente del Conference Board, lo que podría apuntar a un aumento del gasto de los consumidores en un momento en que las autoridades monetarias siguen pensando que la demanda agregada debe relajarse —en tanto puede hacer subir la inflación.

Los operadores, en tanto, siguen reduciendo sus expectativas de que la Fed realice el primer recorte en marzo, pero las aumentaron hacia la reunión que tendrá lugar entre el 30 de abril y el 1° de mayo.

Al respecto, el presidente de la Fed, Jerome Powell, deberá ser cuidadoso también en cómo anuncia el fin de las alzas de las tasas de interés y la preparación de los próximos recortes, ya que la noticia puede desatar a los mercados —como ya se ha visto en ocasiones anteriores, con apenas rumores y proyecciones— que lleven a una caída importante del dólar.

Dejá tu comentario

Te puede interesar