7 de junio 2023 - 14:04

La calificadora Fitch subió la nota de deuda de Uruguay

La agencia más exigente mejoró la calificación del país a BBB y se convirtió en la quinta entidad en hacerlo en los últimos 18 meses.

Fitch

La agencia calificadora Fitch subió la nota crediticia de Uruguay a BBB, con perspectiva estable, tras varios años de mantener al país al borde de quitarle el grado de inversión (BBB-). Es la tercera mejora por parte de organismos financieros internacionales de la que se beneficia el país este año, y la quinta en los últimos 18 meses.

La economía uruguaya fue reconocida una vez más por una de las calificadoras más reconocidas del mundo. Esta vez, por parte de Fitch, que siguió el ejemplo de Standard & Poor’s (S&P) y de Moody’s —tal y como se esperaba entre autoridades y economistas—, y elevó la nota del país un grado por encima del mínimo, alcanzando así la calificación más alta otorgada por esta entidad desde que comenzó medir al país, en 1995.

El informe de la agencia destacó la resiliencia del desempeño fiscal del país tras la pandemia de Covid-19, así como la significativa consolidación fiscal llevada a cabo por el gobierno en los últimos años. Según Fitch, Uruguay logró “reforzar la credibilidad fiscal, incrementar la resiliencia ante las crisis económicas y reducir el riesgo de un potencial aumento en el stock de la deuda pública”.

Asimismo, la reforma de la seguridad social votada a fines de abril en el Parlamento —y su consecuente impacto en la sostenibilidad del sistema previsional del país— fue señalada por la agencia de calificación crediticia de Estados Unidos como una “fuerte demostración de la responsabilidad fiscal, en contraste con años anteriores donde las reglas previsionales fueron flexibilizadas”.

Otros elementos destacados por Fitch fueron la dinámica estable de deuda del gobierno —si bien llamaron la atención sobre su sensibilidad ante los movimientos del tipo de cambio—; las finanzas externas robustas y el accionar del Banco Central del Uruguay (BCU) en términos de política monetaria.

La última vez que la calificadora estadounidense había mejorado la calificación fue en marzo de 2013, más de 10 años atrás, cuando Uruguay recuperó el grado de inversión (BBB-).

Embed

Una mejora esperada

La suba en la nota crediticia por parte de Fitch era algo esperado, si bien las proyecciones la preveían posterior a la ley de Rendición de Cuentas de junio próximo. Algunos días adelantada, la agencia es la última de las consideradas como las “tres grandes agencias de calificación crediticias” en respaldar la economía uruguaya —S&P y Moody's lo hicieron durante este año—; y también la última de las cinco calificadoras en mejorar su nota de deuda en los últimos 18 meses (R&I en octubre y DBRS Morningstar en noviembre).

En 2019, la entidad históricamente más exigente, estuvo a punto de quitarle el grado inversor al país. Y en diciembre del 2021, había mejorado la perspectiva de Negativa a Estable. Ahora, reafirma el compromiso fiscal del gobierno y sigue el ejemplo de las demás calificadoras.

Asimismo, la mejores expectativas de inflación publicadas por el BCU a mediados de mayo impulsaron también los análisis positivos por parte de las calificadoras, ya que luego del Informe de Política Monetaria (IPoM) del primer trimestre, tanto Fitch como Moody’s elevaron por encima del grado mínimo inversor al país —BBB (Estable) y Baa2 (Positiva), respectivamente.

Dejá tu comentario

Te puede interesar