14 de junio 2023 - 13:17

Malestar entre los productores por no participar de la definición de la compra de BPU

Los ganaderos reclaman que el Ministerio de Economía y Finanzas los excluyó de la ronda de consulta en la denuncia por limitación de la libre competencia.

A finales de enero de este año, la multinacional brasileña Minerva Foods confirmó la compra del frigorífico Breeders and Packers Uruguay (BPU) por 40 millones de dólares.

A finales de enero de este año, la multinacional brasileña Minerva Foods confirmó la compra del frigorífico Breeders and Packers Uruguay (BPU) por 40 millones de dólares.

Foto: Los Agronegocios

La Federación Rural y la Asociación Rural del Uruguay (ARU) recibieron con sorpresa y enojo el comunicado de la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) al no encontrarse entre las organizaciones convocadas para reunir más información en torno a la denuncia de que la adquisición del frigorífico Breeders and Packers Uruguay (BPU) por parte de la brasileña Minerva Foods atenta contra la libertad de competencia en el mercado local.

Los ganaderos son los que producen la materia prima y sin ellos no hay cadena. Esta es la postura de las dos principales instituciones rurales del país al no haber sido citadas por el MEF durante la fase de estudio en el caso que tiene al grupo ATHN Foods Holding S.A. —propietario de la empresa frigorífica Minerva— en el centro del reclamo del mercado de faena uruguayo.

Entre las entidades convocadas están el Instituto Nacional de la Carne (INAC), el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), la Cámara de la Industria Frigorífica, la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay, la Asociación de Consignatarios de Ganado y la Unión de Vendedores de Carne del Uruguay; pero no a los productores.

Al respecto, el presidente de la ARU, Patricio Cortabarría sostuvo que “la posición de los productores debería ser escuchada”. “Hay que entender lo que significa para el sector primario los cambios que están sucediendo en la propiedad de esta industria tan importante que tenemos en Durazno”, dijo en diálogo con Valor Agregado de Radio Carve.

Asimismo, señaló que “llama la atención que no estemos siendo citados cuando los productores somos los abastecedores primarios de estas industrias y en el caso de cuando hablamos de concentración de la industria, somos los más afectados, en el caso que así se entienda que está sucediendo”.

Los comentarios Cortabarría se refieren al escenario que abrió la compra del BPU por parte de Minerva Foods, confirmada el 31 de enero de este año por 40 millones de dólares, en el cual el 51% del mercado de faena de bovinos nacional podría quedar en manos de empresas brasileñas.

Por su parte, el vicepresidente de la Federación Rural, Emilio Mangarelli, sostuvo que “no se entiende” el motivo de por qué no se consulta a los ganaderos. En diálogo con el mismo programa radial expresó que si “la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia considera que los productores, que somos el eslabón primario de la cadena cárnica —sin los productores no existe cadena si no producen la materia prima—, no somos importantes, no vamos a ir a golpear la puerta. Si quieren saber nuestra opinión que nos convoquen”.

“Parece mentira que esto suceda”, añadió Mangarelli.

La preocupación por la salida de NH Foods

Otro tema de preocupación en la Federación Rural y en la ARU es la retirada del grupo japonés NH Foods, anterior dueño del BPU —la planta más moderna del país—, de Uruguay. Al respecto, Cortabarría consideró que es necesario entender por qué se va la empresa: “Hay que analizar a fondo por qué una empresa de este porte y nivel, que los productores nos habíamos alegrado de tener un competidor así en el mercado, que había realizado una inversión tan importante en Uruguay y que estaba interesado en nuestra proteína, ahora se retira”. Por eso insistió en “analizar qué está pasando y poner más el foco y trabajar en torno a esa problemática”.

Hay que ver qué condiciones tenemos que mejorar dentro de Uruguay para que estas cosas no sucedan y las empresas que vienen a invertir vean esa inversión en el largo plazo y como un punto de desarrollo para todos”, remarcó el titular de la ARU.

En la misma línea, Mangarelli señaló que la salida se debió a temas de ausentismo laboral. “Se habla de un ausentismo laboral de entre 25% y 35% y parece mentira, no podemos trabajar en esas condiciones. La Federación Rural había manifestado su preocupación en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes”, recordó el vicepresidente de la gremial.

Dejá tu comentario

Te puede interesar