13 de abril 2024 - 14:57

¿Qué puede pasar con el dólar en las próximas semanas?

Tras el recorte de las tasas de interés por parte del Banco Central del Uruguay, las expectativas por el tipo de cambio crecieron. ¿El impacto puede ser significativo?

El dólar viene aumentando y crecen las expectativas sobre su valor futuro.

El dólar viene aumentando y crecen las expectativas sobre su valor futuro.

Foto: Pixabay

El futuro próximo del dólar es el tema que más expectativas genera en la actualidad económica de Uruguay, luego de que el Banco Central (BCU) decidiera un recorte del 0,5% en las tasas de interés de referencia como una “señal” para apaciguar los ánimos caldeados de los sectores exportadores ante el atraso cambiario y la pérdida de competitividad constante. ¿Puede esperarse, efectivamente, que la divisa estadounidense suba por esta medida?

El dólar cerró su segunda semana al alza en medio de unos días ajetreados a nivel de expectativas cambiarias, y pareciera empezar a recorrer un camino más alineado con el que esperan los exportadores: el viernes subió un 0,32% respecto del jueves y cerró en 38,788 pesos, acercándose a la franja de los 39 pesos. Aunque el agro no pretenden una cotización menor a los 45 pesos, este comportamiento positivo ya es una buena noticia, considerando que marzo estuvo marcado por la devaluación del billete verde frente al peso.

En ese sentido, la divisa estadounidense subió un 0,69% en la semana, mientras que en lo que va de abril acumula una apreciación del 3,29%. Esto hace que el retroceso del año se redujera al 0,6%.

¿Puede mantenerse la tendencia alcista?

Lo cierto es que, más allá del ruido que generó el recorte en la Tasa de Política Monetaria (TPM) por parte del BCU, la apreciación del dólar en la semana no se debió, necesariamente, a una respuesta del mercado cambiario local a la decisión de política monetaria. Sino, más bien, a un efecto de acople del mercado internacional y los movimientos de la divisa estadounidense a nivel global.

Al respecto, el billete verde alcanzó su mayor suba semanal desde setiembre del 2022, impulsado por la certeza de que la Reserva Federal (Fed) no bajará, en el corto plazo, las tasas de interés que se encuentran en su máximo rango histórico. De esta forma, el índice dólar —que mide al billete verde en relación con una canasta de otras seis monedas internacionales— se ubicó en 106,02 unidades, por encima de su récord del día previo; y el avance semanal superó el 1,6%, un comportamiento que también impactó en las cotizaciones locales.

Esto es importante a tener en cuenta ya que, de mantenerse la tendencia en Estados Unidos —inflación más alta de la esperada y postergación de la baja de tasas—, el dólar seguirá teniendo buenos rendimientos a nivel internacional y, por lo tanto, seguirá siendo elegido por los inversores para sus colocaciones, lo que apuntala su cotización. En consecuencia, el contexto internacional a nivel monetaria es favorable a una apreciación también en Uruguay —importante si se recuerda que la baja de la divisa a nivel local durante el 2023 fue casi la misma que a nivel global en ese mismo año.

El impacto de la baja en la TPM también puede ser significativo en el tipo de cambio uruguayo. Sin embargo, no hay que caer en el error de relacionar exclusivamente la cotización del dólar al nivel que tienen las tasas de interés de referencia que fija el BCU, tal y como advirtió el presidente de la Bolsa de Valores de Montevideo, Ángel Urraburu, en Radio Carve.

“Es uno de los elementos que influye pero quizás hay otros que influyen muchos más”, consideró el analista financiero. Al respecto, pueden mencionarse, por ejemplo, esta situación de la política monetaria de la Fed y su influencia en la cotización del dólar a nivel global o, en el plano local, el comportamiento de la inflación, que puede presentar un rebote y requerir de medidas puntuales para su control.

Asimismo, otros factores internacionales que escapan a las decisiones de política monetaria del BCU que pueden impactar en el valor de la divisa estadounidense son los conflictos geopolíticos actuales, sobre todo la guerra entre Israel y Hamás en Gaza, así como el incremento de las tensiones con Irán, que pueden generar una suba en el precio del petróleo y, por lo tanto, de la energía; llevando, en consecuencia, a un aumento de la inflación.

“Vamos a ver qué sucede, hasta ahora vemos un mercado alineado a lo que pasa en los otros emergentes, a lo que pasa con el dólar en el mundo y en el país que emite el dólar, Estados Unidos”, señaló Urraburu. “Ese simplismo o simplicidad con la que se analiza la incidencia o la relación entre el dólar y la tasa de interés no me deja muy cómodo. Sin bien influye, influyen mucho más otros factores”, cerró.

Dejá tu comentario

Te puede interesar