Edición Impresa

Dubái se transforma de cara al futuro

POR EL MUNDO - Si los pronósticos de los ingenieros se cumplen y en un futuro cercano todos los vehículos funcionarán a electricidad, no quiere ser esta la última ciudad petrolera en quedarse sin ingresos. Abrirse al turismo internacional implica ablandar mucho el rigor religioso, por ejemplo.

Mientras otros emiratos continúan en versión ortodoxa del Islam, en Dubái funcionan discotecas hasta las tres de la mañana, se puede beber alcohol y utilizar bikinis en las playas. Antigua aldea de pescadores y buzos de perlas, se complicó la economía en 1930 cuando los japoneses inventan las perlas cultivadas.

POBLACIÓN EXTRANJERA

Hasta los años sesenta existía la esclavitud y no habían encontrado petróleo. Hoy el emirato es riquísimo y atrae gente de las más variadas partes del mundo. En concreto 90 por ciento de los habitantes son extranjeros. Los emiratíes se dedican a los negocios y la política, mientras que europeos, filipinos, pakistaníes, chinos, americanos, iraníes, serbios, ciudadanos de la India y de Sri Lanka desarrollan los trabajos clásicos. En total 3 millones cien mil personas producen 105 mil millones de dólares por año en bienes y servicios, tal que le corresponden unos 29 mil a cada uno.

La industria del petróleo va dejando paso a la del aluminio, muy importante, la del oro –que traen de Sudáfrica-, el creciente turismo, el comercio y la inmobiliaria que completan la actividad económica. Por asesinato, tráfico de drogas y violación rige la pena de muerte, aunque la sociedad se encuentra claramente estratificada: los emiratíes ocupan la cúspide de la pirámide, los europeos en sentido amplio el segundo nivel, y los asiáticos trabajadores el tercero, de manera que no resulta lo mismo un accidente de tránsito o un problema legal entre integrantes de los diferentes estratos.

DUBAI PALMERA.jpg

El famoso Burj Arab, el hotel 7 estrellas más sofisticado del mundo no da ganancias debido a sus costos excesivos, por ejemplo un camarero para cada habitación las 24 horas del día. Cuentan que el arquitecto constructor quedó muy disgustado con la decoración estilo Las Vegas de mármoles, dorados y palmeras que le dio la encargada del aspecto interior.

Las paradas de transporte público son cerradas y con aire acondicionado, porque en verano la sensación térmica alcanza fácilmente los 50 grados. No hay casinos ni juego por dinero en Dubái (que significa “Dos hermanos”) pero las carreras de caballos y de camellos son muy populares. Corren por un premio que aporta el Estado.

AL DESIERTO, EN 4X4

Una visita al desierto resulta fundamental. Las camionetas 4x4 desinflan los neumáticos antes de ingresar, la arena es muy fina, se pasea en dóciles camellos y se cena una barbacoa multi animal. Puede pernoctarse o regresar a la ciudad, y una odalisca baila la danza de los siete velos, aunque suelen ser brasileñas por cuestión de moral.

Una casa en la llamada palmera, la construcción holandesa sobre el mar en forma de hojas de palma, cuesta de dos a cuatro millones de dólares. Las mujeres emiratíes trabajan, son mayoritarias en la universidad, piden el divorcio y conducen sus propios automóviles. Entre los varones jóvenes se estila la monogamia aunque la ley autoriza hasta cuatro esposas, siempre que el marido pague por ellas.

Nadie ingresa al país sin contrato de trabajo previo y ningún hombre que gane menos de 1000 dólares por mes puede traer a su familia, y por esto 75 por ciento de los habitantes de Dubái son de sexo masculino. Respecto de la playa ocurre un hecho curioso, y es que los árabes como los chinos, japoneses y habitantes del sudeste asiático en general idolatran la blancura y detestan el bronceado, de manera que los únicos que disfrutan del mar son los turistas europeos y americanos.

Otra curiosidad es que los emiratos importan barro del exterior para las plantaciones de vegetales. Cuanto más bajos son la letra y el número de las patentes del automóvil, tanto mayor la importancia del dueño, y es así el Rolls Royce del príncipe heredero lleva la A 11 en su chapa.

Se ven películas de Hollywood en cine aunque cortan las escenas de sexo, drogas y violencia. Algunas duran una hora. En teatro predominan las comedias musicales adaptadas de Occidente y han venido a dar conciertos Madonna, Elton John, Coldplay, los Rolling Stones y Andrea Bocelli. Existe una línea de taxis rosas que manejan mujeres, y vagones del modernísimo monorraíl sin conductor también exclusivos para sexo femenino.

DUBAI1.jpg
Panorámica. Desde lo alto, las vistas de la ciudad son imperdibles.
Panorámica. Desde lo alto, las vistas de la ciudad son imperdibles.

El edificio Burj Khalifa de 821 metros presenta unas vistas maravillosas de la ciudad noche y día. El shopping donde se practica ski de nieve permanece a dos grados bajo cero constantes. La liberalidad de las costumbres y la presencia de las más reconocidas marcas internacionales producen una última curiosidad, y es que los árabes saudíes constituyen el turismo mayoritario a Dubái, porque los hombres hacen lo que en su tierra se encuentra vedado y las mujeres adquieren lo que no hay en su país.

TRES IMPRESCINDIBLES

Tres paseos imperdibles deben realizarse en el vecino Abu Dhabi, y son la afamada mezquita de Zayed, el Museo del Louvre y el pabellón de Ferrari cerca del autódromo. La mezquita fue construida en mármol, oro y lapislázuli, con gigantescas lámparas de cristal Swarovski, ventanales de Murano, la alfombra más extensa jamás tejida y capacidad para 42 mil creyentes, a un costo de 545 millones de dólares. El emir logró convencer al ministro de cultura francés para abrir el único Louvre en el exterior y exhibir las colecciones que no tienen espacio en París, y el pabellón de Ferrari junto al autódromo alberga las montañas rusas más rápidas del mundo, que alcanzan 240 kilómetros por hora en escasos segundos.

DUBAI LUVRE.jpg

Los emiratos son conscientes de que algún día el petróleo dejará de ser oro negro y reconvierten sus economías hacia el turismo y los servicios financieros, desarrollando la aerolínea de mayor confort que traiga visitantes e inversores de todo el planeta a conocer sus muchos puntos de interés.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario